4. El viaje del héroe: Aries13  «Templanza»

Ahora que ya conoces ese salto evolutivo que va realizando la energía de signo a signo, entenderás mucho mejor que la energía es manipulable. Aunque ese es un concepto que no te resultará novedoso porque se aprende en la escuela: «La energía ni se crea ni se destruye, solo se transforma»… típica frase de dominio público. Pero lo más probable es que solo sea el título de un libro que aún no has leido. Claro que se transforma, pero…, ¿sabes cómo?… Pues para saber eso hay que leer el libro cometo; y por eso te invito hacerlo. Detrás de esas míticas frases que todos hemos oído hasta la saciedad siempre hay profundos contenidos que nunca llegarás a conocer si te quedas solo en la portada de ese libro, mirando únicamente la punta del iceberg en vez de bucear por sus profundidades. Hay que aprender a bucear en la sabiduría oculta detrás de esas míticas frases. Como decía Antoine de Saint-Exupéry en el Principito: “Lo esencial es invisible a los ojos”… Lo más interesante de esta vida reside ahí, en todas esas cosas que no se pueden ver con el ojo humano porque lo que los cincos sentidos nos pueden mostrar no es más que la punta del iceberg. Pero es en las profundidades donde hallamos el verdadero sentido tanto de las situaciones que vivimos cada día cómo de nuestra propia existencia. Y es de eso de lo qué va este libro. De sumergirnos en las profundidades del océano cósmico… y ¿qué hay detrás de todo lo creado, eso que se escapa al ojo humano?….ENERGÍA. Todo en la creación es energía vibrando a diferentes frecuencias. Y ¿qué nos diferencia a unos de otros?… Pues la diferente proporción que tengamos, en nuestra configuración genética, de esas 12 energías del mandala astrológico. Ese es el ADN cósmico. Y te diré una cosa más sobre otra frase mítica que seguro conoces: ¡Hombre conócete a ti mismo!… Escrita en el pronaos del templo de Delfos. Pues… Jamás de los jamases el hombre va a poder conocerse a sí mismo hasta que entienda de Astrología y conozca las profundidades de esas 12 energías de las que está configurado. Sí, sí, de los 12 signos del zodiaco. Y es por eso, creo yo, que han pasado miles de años y el hombre sigue igual de perdido. Aún no se ha encontrado. ¿Qué sucedió en el camino desde aquellos tiempos del templo de Delfos y de la hegemonía de los antiguos filósofos donde el conocimiento y la sabiduría eran el pilar sobre el que se sostenía la sociedad? …Pues que nos robaron todos esos manuales de instrucciones y aniquilaron toda posibilidad de adquirir ese conocimiento. En las antiguas civilizaciones el saber astrológico era de dominio público, o al menos estaba bastante más al alcance del colectivo…, pero desde aquellos funestos años en que los mejores libros fueron quemados en la hoguera, se le privó al hombre del crecimiento personal y el autoconocimiento que surgía como fruto de cultivar cierto grado de sabiduría. Y lo más irónico de todo era la finalidad con que se hacía: Para acercar al pueblo a Dios. ¿¡Perdona!?…. ¿¡Qué parte de «Dios está dentro de nosotros» no entendieron!?… ¿¡Qué parte de no idolatreis imágenes externas no comprendieron!?… Qué poco hemos evolucionado desde que Moisés subió al Sinaí y a bajar las Tablas de la Ley y encontró a ese pueblo al que se había tomado la molestia de liberar, nuevamente esclavizado en la idolatría adorando algo externo. Qué poco hemos evolucionado. Moisés, Jesús, Buda…, todos los grandes maestros hablaron de lo mismo. De realizar esa búsqueda interior, y en ese conocer tu propia naturaleza es que en última instancia encuentras a Dios, pero solo lo lograrás si profundizas en ti mismo. Dios, la fuente o la inteligencia creadora, llámalo como quieras, es esa última capa de la cebolla. Es esa muñeca matrioska grande donde todas las demás están contenidas. Tú y todo lo creado, eso es Dios. Es adentro y no afuera donde lo encuentras, en lo más profundo de ti, y créeme que hay que bucear mucho en nuestro interior para poder conectar con lo divino, con esa mente superior; y lo peor de todo es que los grandes maestros lo dejaron bien claro, Jesús también hacía meditación, se retiraba en soledad para hacer conexión con lo divino. Qué crees que hay detrás de la oración que él enseñó, que no es distinto de recitar un mantra…, ambas son herramienta para hacer esa conexión con nuestro interior, si lo haces bien entras en estados alterados de conciencia y ahí es donde conectas con lo divino. Pero se perdió la verdadera esencia de la oración, o no la entendieron bien y se quedaron únicamente en la punta del iceberg sin ver lo trascendental. No sé trata de repetir palabras como un loro así sin más, se trata de vibrar esas palabras desde la consciencia para realizar una conexión con lo que hay detrás de ellas. ¿¡Qué narices le pasa al humano!?…. Qué parte de «Dios está dentro de ti» no ha entendido… ¿Cuándo cesará la idolatría?… (Ya sé que me repito como un loro, pero lo hago intencionadamente para que se te grabe en subconsciente)… ¡Qué narices le pasa al humano!… Es broma, es broma, no me voy a repetir otra vez, te voy a decir más bien lo que le pasa al hombre. Que fue manipulado. Se le arrebató todo aquello que pudiera empoderarle porque siempre han habido jerarquías de poder y para que ellos pudieran estar en la cima hacía falta crear un «rebaño» como bien argumentó Nietche, y la ignorancia es lo único que permite que se mantenga esa jerarquía de sometedor y sublevado. Suerte que la luz (conocimiento) siempre vence y no lograron eliminar de la faz de la tierra todo ese saber astrológico, cada vez más en auge, por cierto. Pues la astrología es mucho más que un arte de adivinación. Es conocimiento, es sabiduría, es mitología, es filosofía, es psicología, es física y metafísica, también religión. Los planetas eran los dioses de los romanos, completamente análogos a los dioses del Olimpo de los griegos: Júpiter es Zeus, Saturno Cronos, Mercurio Hermes, Venus Afrodita, Marte es Ares, Plutón Hades, Neptuno Poseidón… y la Astrología encierra el misterio de la creación, es la paleta de colores con la que este Universo ha sido creado y para nosotros la herramienta que permite el autoconocimiento, la conexión con lo divino y nuestra salida del rebaño.

 

Y hecha la introducción, vayamos con el tema que hoy nos ocupa. «El temple». El jugar con esas energías para empezar a mezclar colores y dar otro tono distinto a nuestra realidad. Como ya comenté en el primer artículo no hay 12 signos distintos sino 6 pares de signos opuestos y a la vez complementarios. Eso quiere decir que uno de ellos es como el agua fría del grifo y el otro como la caliente. Entre ellos se neutralizan y alcanzamos «La templanza» … y esa era la enseñanza principal del Buda, saber alcanzar el punto de equilibrio entre las polaridades. Pues bien, dentro de esa rueda astrológica, el mandala del zodiaco (necesito que veas esto de manera circular y no lineal) los signos opuestos quedan a 180 grados uno del otro. Y esa línea que corta la circunferencia es dos mitades y une dos grados del círculo zodiacal es lo que se denomina en Astrología  «eje astrológico». Graba bien este concepto porque lo utilizaré mucho a partir de ahora. En cada artículo que vayamos viendo sobre la información correspondiente de esta segunda parte del trabajo que es la del temple. Y que subiré en cada plenilunio porque una Luna llena se da cuando ésta se coloca a 180° del Sol, activado por tanto uno de los 6 ejes y eso hace que haya mucha más cantidad de esas dos energías en el ambiente y eso nos permite jugar con ambas. Ojo, al dato: No necesariamente se tiene que dar un plenilunio para jugar con las energías de dos signos en nuestra vida cotidiana, no tendría mucho valor entonces la astrología como herramienta en nuestro día a día, en verdad siempre puedes tirar del temple ante cualquier vicisitud de la vida y en cualquier momento, faltaba más. Es solo que cuando EL ASTRO REY pasa por un signo y LA LUNA por su signo opuesto hay muchísima más energía disponible de estos dos signos y para practicar como aprendices en el manejo de energías nos viene genial, eso facilita mucho el trabajo. Es como conducir en la autoescuela con el profesor al lado, difícilmente te vas a piñar con el coche. Y una vez aprendes ya te puedes mover por donde te dé la gana. Pues con esto es igual. Así que aprovechando la energía del plenilunio de hoy vayamos a por el primer eje.

 

Sol en Aries y Luna en Libra.

 

Este es uno de los ejes más fáciles de entender, puede que no tanto de llevar a cabo, pero podemos comprender con mucha facilidad cómo ambas energías se neutralizan y nos permiten alcanzar cierto grado de equilibrio y armonía, porque es una idea que ya está muy anclada en nuestro subconsciente. Todo hijo de vecino conoce perfectamente la templanza de estos dos signos que podríamos resumir perfectamente en una única frase: Hacer lo políticamente correcto, ya que el signo de Libra también es de los pocos que se pueden definir muy bien con una única palabra: Diplomacia. El símbolo de este signo representado por una balanza (equilibrio), ya dice mucho sobre Libra. Y esto eso es lo que lo hace más facil, pero insisto, solo en lo referente a entender la teoría, la práctica ya es otra historia mucho más complicada, sino que se lo digan a Will Smith, que siendo de signo Libra le pudo el impulso ariano y se le fue la mano. Pero qué quieres que te diga, todos somos humanos y en un momento determinado a todos se nos puede ir, porque eso es Aries y todos lo tenemos en nuestra carta natal. «El que esté libre de pecado que arroje la primera piedra»… Yo desde luego no lo juzgo, es un actor, cantante y personaje público que me gusta. Solo lo voy a utilizar de ejemplo porque… joder, es que viene a huevo para entender bien este eje y si la vida te da limones… hagamos pues limonada. Por tanto, aclaro de antemano, que más allá de juicios y prejuicios, cito este caso sólo como alusión al tema que hoy tratamos porque es sumamente esclarecedor. Sino ahora lo verás.

 

Andaba el Sol por el grado 7 Aries ese día de la gala de los Oscar. Y no estaba sólo, habían allí más cuerpos celestes con él (Mercurio, Quirón y Palas Atenea). Eso hace que haya muchísima más cantidad de esa energía y si en ese momento, por más Libra y diplomático que seas resulta que el signo contrario que equilibra la balanza está vacío y no pesa, la balanza se inclina del lado ariano y fácilmente se te sube la sangre a la cabeza y sin premeditar (cosa que no sucede en Libra, sino en Aries regido por Ares, dios de la guerra)… se te puede ir la mano, y eso en el mejor de los casos, la energía ariana descontrolada es una bomba nuclear lanzada y eso puede arrasar una ciudad entera. Pero claro, qué podemos esperar de Ares dios de la guerra cuando está en duelo, pues eso, guerra y destrucción.

 

Pero todos los signos sin excepción tienen un lado positivo y uno negativo. No demonicemos. Que la energía de Aries también tiene cosas muy buenas, ya lo cité en el primer artículo, no me quiero repetir, pero sí resaltaré la cualidad de esta energía que más me mola: Aries hace posible lo que parece imposible ( tanto para bien como para mal, claro esta, eso ya depende de cómo maneje uno esa energía ariana). Hace lo «POSIMPOSIBLE» como diría Barney, personaje de cómo conocí a vuestra madre y que define perfectamente bien esa cualidad ariana. Para alguien con mucha energía de Aries en su carta natal, no hay montaña lo suficientemente alta, ni valle lo suficiente profundo, ni río lo suficientemente ancho …. nada lo puede frenar … Me encanta esa canción, es muy ariana; escucha y analiza la profundidad que tienen esas palabras. https://youtu.be/IC5PL0XImjw que muestran además el aspecto positivo de Aries en perfecto equilibrio con la energía de su signo opuesto Libra, que por cierto también tiene que ver con cupido y el amor. …. Es este eje la principal causa de todas esas locuras que somos capaces de hacer por amor, como escalar el Everest si hace falta. Si no has visto la película de «El ascenso»… te la recomiendo encarecidamente. Son hechos reales, y podemos ver bien ese eje, Aries(yo)–Libra(tú) en todo su esplendor. Ya hay que tener un par de huevos para subir la montaña más alta del planeta, sin haber escalado antes ninguna otra y sin preparación alguna. Sólo un Aries puede hacer algo así, poner su vida en peligro sin pensar en las consecuencias de sus actos. Pero el amor a veces nos nubla la razón y en ese punto Libra y Aries se vuelven análogos, y en vez de contrarrestarse se apoyan y llegamos a hacer auténticas locuras por amor, o proezas podríamos también decir, porque por conseguir «una princesa» como desarrollé en el artículo 2: http://www.laexpansiondelser.com/hacerlo-hagamoslo-bien-make-it-rigth-bts/  … recorremos mares y océanos, y hacemos lo posimposible, algo que por nosotros mismos no haríamos, pero sí por un otro. ¡Qué bonito es el amor!… Y por eso es útil la Astrología, sabiendo cómo funciona esa energía, sabrás ponerte la zanahoria adecuada que te permita subir al Everest.

 

Pero este caso se da cuando ambas energías son llevadas al extremo. Con ambos platos de la balanza cargados, se junta el hambre con la gana de comer. Podríamos decir que es una cualidad de ese eje (si el desenlace es feliz, claro está), pero eso no es para nada aplicar el temple de las dos aguas. El arte de equilibrar opuestos lo aplicamos cuando la balanza ya se nos ha ido hacia un lado. Pongamos primero el caso ariano. Si no hay nada en el lado de la balanza correspondiente al signo de Libra (que nos haga pensar en el otro), la energía de Aries es bastante egoica. Es el que actúa de manera reactiva sin pensar si se lleva a alguien por delante, si sus actos van a afectar negativamente a los que están al lado. De hecho la sangre se le sube a la cabeza y todo lo que hay a su alrededor simplemente desaparece. Y pasado ese subidón de cortisol y adrenalina le preguntas por la situación y ni se acuerda de cómo llegó hacer eso, cómo puedo reaccionar diciendo o haciendo tal o cual cosa. Por eso estoy segura que Will Smith hubiera reaccionado de un modo distinto si todos esos cuerpo celestes hubieran estado en Libra en vez de en Aries. Peeo seguro que en algún momento de tu vida a ti también te ha pasado algo así… seguro que has reaccinado mal y luego te has arrepentido; todos tenemos a Aries en nuestra carta y además un cerebro reptiliano que anula por completo las funciones del neocórtex esa parte de nuestro cerebro más racional y más libriana.

 

Por tanto las aguas calientes de Aries se templan con un poco de Libra. Si te ves en esa tesitura, primero que nada respira, porque la falta de oxígeno te pone en modo «cerebro primitivo» con su química correspondiente y tus pulsaciones se aceleran, tus venas se contraen para que no pierdas demasiada sangre en caso de salir mal parad@ en la batalla. Y tu respiración es muy superficial y sin oxígeno no funciona el neocórtex, si quieres pensar con claridad necesitas respirar profundamente, a la mayor capacidad pulmonar que puedas y después piensa en el signo opuesto y actúas desde ahí. Desde Libra con raciocinio y diplomacia. Ya estudiaremos en profundidad todos los aspectos de esta energía cuando estemos en el mes de Libra. Pero para templar a Aries con que sepas eso ya es más que suficiente. Y aunque no entremos en profundidad sí hay que comentar que ninguno de los opuestos en exceso es bueno. El de Libra tampoco por supuesto. Inclinarse por completo del lado de la balanza pensando únicamente en los demás también trae un problema y es que nos anulamos por completo como persona. Si anteponemos siempre a los demás sobre nosotros mismos donde cabe ahí nuestro crecimiento personal. Ahí no puedes hacer una meditación, ni la conexión con lo espiritual porque eso es algo que uno hace en soledad, por eso ni tanto ni tan calvo, se trata de buscar el punto medio, de jugar con las dos aguas, de disfrutar de la compañía de un otro pero también saber estar solo y disfrutar de tu soledad. De relacionarte con otros pensando tanto en tu bienestar como en el suyo y tener siempre presente el cómo tus actos pueden afectar a los demás  porque nada es inocuo. Si afectas a los que te rodean de forma positiva, oye mejor para ti, generas Karma positivo, lo que siembras es lo que recoges. Que una persona se sienta mejor solo por el hecho de haber estado en contacto contigo, a nivel energético os beneficia a ambos. Pero tienes que pensar, que para salir a la calle y afectar de forma positiva a los demás primero tienes que afectarte de forma positiva a ti mismo. Tienes que tener tus momentos de soledad, de estar contigo mismo en paz y tranquilidad, y en conexión con tu espíritu para alcanzar ecuanimidad. Y sí sales así a la calle afectarás con esa frecuencia a los demás. Pero si sales malhumorado, cabreado con la vida, agobiado, estresado y utilizas a los demás como cubo de basura y haces que esa persona después de interactuar contigo se sienta peor, le baje la vibración y tenga ganas de echarse a llorar (por decir algo)… lo que siembras es lo que recoges, así generas karma negativo y no haces otra cosa que perpetuar tu situación, pues lo que vibras es lo que atraes. Si vibras bajo atraerás a tu vida personas y situaciones de esa misma vibración y los que vibran un poco más alto que tú te evitarán. A nadie nos gusta que nos tomen de cubo de basura. Nos gusta relacionarnos con gente que nos haga sentir bien, que nos hagan reír y pasar un momento agradable precisamente para desconectar de las saturaciones mentales del día a día. ¿No es mejor para todos hablar de cosas agradables?… Te voy a contar una cosa. Los Japoneses cuidan mucho esos detalles, son el vivo ejemplo de lo que es una sociedad diplomática, y muy de pensar en cómo sus actos afectan a su entorno, algo muy libriano. Tratan a otros cómo les gustarían ser tratados, no hacen nada que desfavorezca lo más mínimo a otra persona y por encima de todo y esto es importante, nunca, NUNCA, utilizan a otra persona de cubo de basura para contarle sus problemas. Se juntan con amigos para pasarlo bien, para influenciarse positivamente unos a otros. Imagina ahora la situación y esto es real, contado por un chico español que estuvo un tiempo viviendo allí y se hizo un grupo de amigos japoneses, y como aquí es costumbre eso de andar contando los problemas, lo hizo. ¿Y cómo crees que responde el japonés?… Desapareciendo de tu vida, porque allí eso no se hace, es una cuestión de cultura, pero que bien podríamos aprender de ellos y ademas en todos los aspectos, educados y muy disciplinados, trabajadores, emprendedores y con elevados ideales y principios…  un magnífico ejemplo de lo que es el eje Aries–Libra perfectamente equilibrado. Porque cuando se comportan diplomáticamente lo hacen pensado también en ellos mismos (Aries)… No hacen a otros (Libra) lo que no les gusta que otros les hagan a ellos (Aries)

 

Moraleja. No utilices a otros de cubo de basura, que para eso hay terapeutas, les pagas y eso te da derecho (sin que generes Karma) a contarles tus problemas. Un amigo solo te escucha, un terapeuta puede además asesorarte y te permite salir de ese circulo vicioso en el que te estás metiendo. Pues si sigues vibrándolo seguirás atrayéndolo. Y piensa que todos tenemos nuestros problemas. TODOS. Porque la vida nos pone a trabajar en nuestro crecimiento personal y en nuestras lecciones de vida a través de las circunstancias de cada día, por lo que tus circunstancias no son tus problemas sino tus deberes, están ahí para que te lo trabajes no para que te límites a quejarte de ellos con terceros. Que los terceros también tienen sus deberes, puede que diferentes de los tuyos pero a fin de cuentas son deberes, todos los tenemos. Y te diré otra cosa más, donde pones tu atención ahí se dirige tu energía, si te centras en lo malo ¿qué crees que se va a fortalecer en tu vida?…Y otra, y ésta ya es la última, te lo prometo. Seguro que ya la conoces, pero no viene mal recordarlo. Es una historia que cuentan los indios Cherokee: Todos tenemos dos lobos dentro, uno blanco y uno negro y… ¿cuál de ellos es el que se manifiesta en ti? Solo al que tu alimentas, con tu atención, con tu energía, con cada palabra que salga de tu boca, con cada pensamiento, con cada sentimiento. Sí…, todo eso lo alimenta y hace que crezca fuerte y robusto. Y es que las malas hierbas no se riegan. Si quieres que en tu realidad solo crezcan rosas haz como el Principito, retira las semillas de las malas hierbas o todas aquellas que puedan destrozar tu realidad, como hacía él con los baobabs. Deja ya de regar las cosas que no quieres si en verdad deseas que desaparezcan. Y voy a cumplir mi palabra y con ésto ya me despido. Recordándote nuevamente que si aún no te has unido a nuestro grupo de Facebook La Expansión del Ser: Aries 13, te animes a hacerlo y compartas tu opinión personal o tus experiencias o simplemente nos aportes buenas vibras con tu presencia.

 

Un cordial saludo.

Patricia Pérez.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Summary
Article Name
Templanza
Description
En esta ocasion abordamos el tema: Eje astrológico Aries-Libra. Cómo equibrar esas energías en día a día para poder alcanzar la armonía.
Author
Publisher Name
La Expansión del Ser
Publisher Logo
Compartir: