6. El viaje del héroe: Aries 13 《Tauro, el poder de materializar》

Espero que hayas estado practicando todo lo que te recomendé en el artículo anterior para familiarizarte tanto con la energía de Tauro como con los escenarios de la vida donde se manifiesta esta energía taurina. En este artículo veremos más a fondo todas las características de este signo, pero primero tenemos que recordar de dónde venimos, para tomar conciencia de lo que sucede en ese salto que da la energía de Aries a Tauro. Recuerda que esa era la finalidad de esta serie de artículos, ver el comportamiento de la energía en cada signo y cómo va evolucionando signo tras signo, pues todo proceso evolutivo pasa siempre por estas mismas etapas. Y este salto en particular tiene además bastante relevancia en nuestra vida cotidiana porque de ello depende que seamos capaces o no de materializar esas cosas qué tanto deseamos  pues es Tauro precisamente el signo donde se produce ese fenómeno de materialización.

 Todos hemos oído mucho hablar del libro «El secreto» y de «La ley de la atracción», por nuestra naturaleza divina podemos crear realidad propia, es cierto sí, pero para lograr tal proeza hay que tener claro que lo de «co-crear» es en verdad «el arte de manipular esa energía que da forma a la materia», o sea, energética pura y dura; y para ello, obviamente, necesitas conocer muy bien el comportamiento de la misma. Especialmente este salto cuántico de Aries a Tauro, pues ahí es donde la energía se densifica creando materia. Donde algo aparece de la nada. Donde se da ese fenómeno que algunos llaman magia, otros simplemente materialización, y tú puedes llamarlo como prefieras mientras tengas claro que esa es la clave de la co-creación. 

¿Y cómo se produce la materialización?

Como ya vimos en los artículos anteriores, en Aries es donde todo se inicia. Siempre a través de un pensamiento que surge fuera del plano físico, a nivel mental. Y esa idea a su vez genera un impulso. La palabra más simbólica de la  energía ariana es: Impulsividad. Pero es precisamente esa impulsividad la que ejerce la fuerza necesaria para que una «idea», algo no físico, pueda dar ese salto dimensional y pasar al plano de la materia y manifestarse. Y creo que todos estaremos de acuerdo en afirmar que tarea fácil no es, la cosa tiene cierto grado de complejidad. Sin embargo sucede de forma natural y constante en nuestra realidad. En la naturaleza lo vemos cada día, pero claro ahí no hay libre albedrío. Y el desafío para nosotros, seres creados a imagen y semejanza de Dios con el don de la creación, es justamente ese, tomar el control absoluto de la mente y los pensamientos. Nuestra psique tiene un enorme potencial pero si no la controlas, que es lo que suele pasar, tu mayor don se convierte en tu mayor debilidad, o en tu peor enemigo porque tratas de levantar castillos que tú mism@ derribas con pensamientos contradictorios nada más poner un par de ladrillos y al final no creas nada y terminas diciendo: ¡Vaya miéeeercoles lo de la «co-creacion» …. Es completamente falso, no funciona…. «emosido engañados»… XD… ¡Pero no!… En esto no hemos sido engañados, por supuesto que funciona, lo que pasa es que por un pensamiento creativo que emites generas cientos que van en contra, como por ejemplo: «seguro que no funciona, seguro que  sale mal, esto tiene muy pocas probabilidades de alcanzar el éxito, no sé qué hago perdiendo el tiempo, parezco idiota…, etc, etc…

Y a veces lo repites y lo repites y ni siquiera te das cuenta de que lo haces porque está muy automatizado en tu psique, pero nada es inocuo. Cada vez que haces eso tiras el ladrillo que acababas de poner y así no creas nada, nada bueno claro, porque esas palabras antagonistas también crean realidad, justo la que tú no quieres crear; sin embargo le das más poder a esas «frases terminator» que a las frases constructivas. Las repites mucho más, las verbalizas cuando hablas con otras personas, las piensas y repiensas, y allá donde pones tu atención ahí se dirige tu energía, esa misma que crea la realidad, entonces se crea la realidad que no te gusta y terminas diciendo que tenías razón, que ya sabías que eso iba a pasar…. Pero la cuestión es: ¿Lo sabías o lo has atraído tú al invocarlo?…  Lo que crees es lo que creas, lo que vibras es lo que atraes, todas esas cosas que dices y sostienes en tu mente siembran semillas que son nutridas con tu propia energía cada vez que las piensas. Y ya te lo dije en el artículo anterior, no se riegan las malas hierbas, así que con respecto a tu realidad personal, si no puedes decir (o pensar) nada bueno, mejor no digas (o pienses) nada. Recuerda que cualquier cosa negativa que digas será utilizada en tu contra, no seas tu peor enemigo. 

Y es por eso que en Aries te puse a trabajar sobre los pensamientos. ¿Recuerdas el trabajo de Hércules de Aries «Las yeguas de Diógenes»?…, pues bien, ese trabajo no lo puedes dejar nunca… no te lo dije en su día para no agobiarte pero eso en particular, no puedes dejar de trabajarlo jamás. Es de vital importancia controlar la mente si quieres crear realidad. Si no la controlas pondrás ladrillos y ella los derribará con su viejo sistema de creencias y frases terminator. Así que, aunque cambiemos de signo, cosa que ya hemos hecho, tú sigue ahí, domando a las yeguas, dándolo todo en ese trabajo. Hay que currarse mucho el poder mental, que controlar el pensamiento no es tarea fácil, de hecho es el trabajo de Hércules más complicado, pero no es algo imposible, con paciencia y constancia se logra. Persistencia vence a resistencia. Si lo trabajas durante todo el año, verás tremendo avance …

Un cohete espacial 🚀

falcon-heavy-despegue-spaceX

Muy bien, entonces tienes que entender que Aries es crucial en toda esta historia; la primera y principal porque hay que controlar lo que se sostiene en el pensamiento y la segunda, no menos importante, porque sin esa potente fuerza de empuje Ariana no generas realidad. Podrás tener mil ideas en tu cabeza pero como no controles ese proceso, ese salto cuántico de Aries a Tauro, no podrán materializarse y se quedarán en simples ideas que terminarán alejándose de ti cómo las nubes cuando sopla el viento, hasta que desaparezcan por completo y ni te acuerdes que un día las pensaste. Es triste pero cierto, y pasa mucho más de lo que debería, pero bueno, a partir de ahora cambiará, una vez que se es consciente, ya no nos resulta indiferente.

En el primer artículo comparé esa energía de Aries con la de un cohete. Esa es una magnífica analogía para que entiendas cómo funciona. Tu idea es como un astronauta en la Tierra y la órbita en la que quedan atrapados los satélites dando vueltas alrededor de la Tierra es tu realidad. Pues bien, se necesita de la Impulsividad de Aries para lanzar ese cohete con la fuerza necesaria para que llegue a tu realidad. Y ahí entra en juego tu intención. Tienes que tener muy muy claro en tu cabeza lo que quieres. «El qué» (el Yang). Pero nunca «El cómo» (el Yin), eso ya no depende de ti. Y ni se te ocurra pensar en ello porque entonces tu Yang pierde fuerza y no despega el cohete. Tú solo piensa en «El qué» con intensidad, y sostenlo el tiempo que haga falta hasta que entre en juego la otra fuerza…. La fuerza de atracción que hará que eso se quede dando vueltas alrededor de tu realidad, y eso es Tauro, el deseo que atrae esa energía ariana a tu campo gravitacional. Lo que todos conocemos como: La ley de atracción.

Después es la Tierra la que se encarga de darle la forma a lo que pides, porque siempre hacen falta dos partes para crear algo. Una Yin y una Yang. ¿Sabes cómo se hacen los niños ¿no?… Uno sólo no puede ¿verdad?… Pues con esto sucede igual. Solo que tienes que tener bien claro quién eres o no funciona. Y la parte del trabajo que te toca hacer a ti es meter la idea dentro de tu campo magnético y sostenerlo ahí, poco más. De la forma que va tomando el bebe no nos encargamos nosotros, pues de la forma que van tomando esas cosas que queremos materializar tampoco nos podemos encargar, eso hay que aceptarlo. En los procesos de co-creación la Tierra es el vientre, ella se encarga de gestar tu idea y parirla. Tú ahí poco más puedes hacer que pedir y esperar…, y saldrá rubio, moreno o pelirrojo dependiendo de un código genético llamado «tu destino». 

Bueno, ¿quedó claro tu rol aquí, no?… Igualmente repasaremos para que no quede duda alguna. Tienes que tener bien claro cómo se hace la cosa. Necesitas sostener con intensidad una intención pura. Lo que vibras es lo que atraes, y es la perseverancia, el no tirar la toalla…, vamos, lo que viene a ser la cabezonería típica taurina, lo que genera el salto cuántico de la energía hacia el signo siguiente o la siguiente etapa: La de la  materialización. Si te sostienes como un auténtico cabezón taurino la Tierra le dará forma a tu idea. Conoces la parábola de Jesús del amigo inoportuno. Si no la conoces te recomiendo que leas el artículo que escribí sobre esa parábola  http://www.laexpansiondelser.com/la-parabola-del-amigo-inoportuno/ Si ya predicaba Jesús sobre esto hace 2000 años es porque algo de verdad tendrá.  Ya sabes… «El que la sigue la consigue», tú insiste que «con paciencia y una caña hasta las más verdes caen». Esa es una cualidad de Tauro y como todos tenemos a Tauro en nuestra carta…, tú ahí, sostente, se cabezona o cabezón. 

Tiempo de gestación 

Luego, una vez has hecho tu demanda, también tienes que tener bien presente que el periodo de gestación lleva su tiempo y no precisamente son 9 meses. Puede ser bastante menos, tal vez semanas, o meses, o puede que años, eso nunca se sabe. Te toca esperar sin desesperar. No es algo inmediato. Y pasado ese periodo pueden suceder varias cosas: Que cuando se manifiesta en la realidad igual tus deseos han cambiado y ya no te interesa y lo rechazas, pues del mismo modo que cambiamos y evolucionamos nosotros, también lo hacen nuestros deseos. O igual lo que te llega no es exactamente lo que tú pensabas, las expectativas no siempre concuerdan con la realidad y resulta que tampoco lo quieres ya, o igual ha pasado tanto tiempo que ni te acuerdas bien de lo que pediste y se manifiesta y ni te enteras o bien, lo tachas de algo casual y no provocado por ti. 

Pero muchísimas son las situaciones  provocadas por nosotros mismos con nuestros pensamientos y comentarios positivos, o negativos y nocivos; lo que como el efecto no es inmediato, no lo relacionamos con algo que hayamos podido pensar o decir, pero si el Universo hablara seguro que te lo confirmaba: ¡Ya no te acuerdas pero eso lo verbalizaste tú! Por eso hay que tener cuidado con lo que se dice. Y no me canso de citar a Sócrates. «Si no puedes decir nada bueno mejor no digas nada». Con ello no haces otra cosa que arrojar piedras a tu propio tejado. Pero eso es otro tema y no quiero salirme de lo que estamos viendo ahora. Así que volvamos a centrarnos. Pides algo, y por fin llega, nace en el plano de la materia y …, tenga la forma que tenga es tuyo (como los hijos), cuanto menos deberías de estar agradecido y valorar que has podido materializar algo… ¡¿Qué no te gusta?!… Oye, la siguiente vez saldrá mejor, pero reconoce que es una creación tuya y no te desentiendas y menos aún te lamentes que eso genera Karma negativo y perderás crédito ante el Universo, y cuando vuelvas a pedir no se te dará. Recuerda la parábola de los talentos: Al que tenga se le dará y al que no tenga se le quitará… ¿Y a qué se refiere ese tener?… Pues a lo que se espera que tenga un padre, madurez, responsabilidad, compromiso, palabra de honor y valor personal, sobre todo eso, que seas una persona de palabra y de gran valor, que seas de los que suma y no de los que resta. Si tienes esas cualidades y demuestras ser un buen padre creador/a se te darán más oportunidades para co-crear, el Universo te dará crédito, porque sin el crédito universal lo tienes bastante complicado. En realidad necesitamos el vientre de la madre (Tierra) y la bendición del Padre(Universo), no es tan sencillo como soplar las velas de la tarta de cumpleaños, pedir un deseo y ya, necesitas crédito que el Universo te da con gusto cuando tu palabra tiene valor. 

Pues en verdad creamos a través de la palabra y el Universo mira con lupa el valor que le das a todas las cosas que dices. Es Cierto que las situaciones a veces cambian, y lo que dijiste o pediste en un tiempo pasado resulta que no encaja en tu tiempo presente, vale, no pasa nada, mira entonces el resultado de tu creación, reconoce el valor que tiene el hecho de haber creado algo y di: ¡Me alegro de haberlo logrado y lo agradezco pero mi situación actual a cambiado mucho y eso ya no encaja en mi realidad!… Con ello al menos estás dando a ese asunto «el valor que se merece»…,  y puede que en el fondo el verdadero premio para ti sea ese cambio que dio tu realidad y que hace que ya no necesites lo que pediste…. ¡Quien sabe!… Los caminos de Dios son inescrutables pero tú igualmente no dejes de valorar las cosas como se merecen porque «conforme tratéis seréis tratados»… y según valores tú, así también se te valorará. Lo que nos llega al siguiente punto de Tauro: Los valores.

Una cuestión de valor 

Tauro también tiene que ver con el valor que le damos a todo en la vida, tanto a las cosas materiales como a los asuntos éticos, morales o espirituales. Porque Tauro, aunque no lo parezca también es bastante espiritual, no es por casualidad que sea el mes de la iluminación, que va. Es a través de la experiencia material que vas aprendiendo y te vas iluminando, sin eso ni hay vivencias ni te puedes iluminar. Así que sí, ahí encontramos la clave de la realización personal, ese es el primer paso hacia la trascendencia pues nada puedes trascender si no has tenido antes la experiencia, recuerda que Buda vivió primero en la opulencia y luego pasó a la austeridad, solo así pudo adquirir la ecuanimidad que le permitió desarrollar su enseñanza del camino del medio. 

Además, Tauro es un signo de fuertes principios éticos y morales. Y en verdad, no es que Tauro sea materialista así sin más, suele serlo más bien por una cuestión de valores personales, eso prima siempre por encima de todo lo demás. Si tiene apego a algo (una cualidad típica de Tauro) es más bien por el valor (a veces sentimental) que pueda tener esa cosa para él. Si el valor lo tiene puesto en la familia, antepondrá eso por encima de sus necesidades o intereses materiales y económicos, si el valor lo tiene puesto en el disfrute de la vida y del tiempo libre, antepondrá eso a trabajar más horas para ganar más dinero. Lo que me recuerda una historia que leí una vez en un libro, hace mucho tiempo, no la recuerdo a todo detalle pero la historia más o menos decía algo así: 

Había una vez un hombre que vivía de una forma muy humilde, lo cual le permitía tener más tiempo libre y solía tumbarse todas las mañanas debajo de un árbol a relajarse y disfrutar de la naturaleza y de su paz y su tranquilidad. Por allí también pasaba todas mañana un hombre a toda prisa y con cierto nivel de estrés ya acumulado. Un día, el hombre que estaba tumbado, no pudo evitar preguntarle al otro hombre a dónde iba todos los días con tanta prisa.

— A trabajar, una jornada de 10 horas —le respondió.

—¿Y para qué trabajas tanto?

—Para ganar más dinero.

—¿Y para qué quieres más dinero?

—Para poder comprar más cosas.

—¿Y para qué quieres comprar más cosas? 

—Para tener una mejor calidad de vida y poder irme de vacaciones y disfrutar de mi tiempo libre. 

A lo que el hombre contestó:

—Pues mi estilo de vida me permite tener mucho tiempo libre y completa libertad para hacer lo que me plazca y disfrutar de estar en la naturaleza en paz y tranquilidad. ¿No llegamos al mismo sitio sin tener que trabajar tanto?… Yo valoro mi tiempo, mi paz y mi tranquilidad por encima de cualquier otra cosa, eso es para mi tener calidad de vida. 

Ambos son Tauro, pero con diferentes valores. Porque a fin de cuenta todo es una cuestión de valores personales, unos prefieren tener más dinero y otros valoran mucho más tener tiempo libre. Y para gustos colores, lo que a unos les agrada a otros les desagrada y todo eso es Tauro. Como ya dije en el artículo anterior: El deleite de los cinco sentidos, lo que nos resulta placentero, lo que verdaderamente disfrutamos, pero también lo que nos resulta desagradable o nos da asco. 

 

 Venus/Afrodita 

venus-afrodita

 

El planeta regente del signo de Tauro es Venus y su correspondencia con los dioses griegos es Afrodita. Y el regente de cada signo siempre nos da pistas del comportamiento de esa energía. A Afrodita se la relaciona con el placer, la belleza y la sensualidad y por eso Tauro tiene que ver con la belleza estética, con el deleite a través de los cinco sentidos y el gozo y el disfrute de la vida, bien sea currando para ganar dinero y darte caprichos o bien tumbándote debajo de un árbol como hacen los toros a disfrutar del gozo y el placer de hacer nada. 

 

Y por eso se relaciona esta etapa de la energía con lo estático, lo que se frena, «la parada de burro» después del arranque de caballo de Aries, pero eso es precisamente lo que permite que las plantas puedan echar raíces y se genere esa estabilidad para que funcionen los proyectos. La fuerza y la estabilidad del toro. Y es por eso que en Wall Street lo tienen como icono de una economía fuerte, robusta y estable. Los recursos tanto económicos como personales, ese valérselas de mañas para salir siempre adelante pertenecen al signo de Tauro. Y eso nos lleva a nuestro último punto de hoy que es el trabajo de Hércules

La Captura del Toro de Creta.

toro+creta2

 

En este trabajo Hércules tenía que capturar el Toro de Creta. Y esta historia tiene mucho trasfondo porque el Toro en cuestión era el que Poseidón dio a Minos para que lo ofreciera en sacrificio, pero éste no pudo deshacerse de tan hermoso ejemplar y trató de darle el cambiazo para poder quedárselo; ahí vemos el apego característico del signo de Tauro. Poseidón para castigarle volvió al Toro más bravo y el animal enfurecido tenía a todo el  pueblo atemorizado. Y Euristeo mandó a Hércules a capturarlo. El Toro era fuerte pero Hércules lo era aún más, por lo que no le costó mucho realizar este trabajo. A la fuerza lo tomó entre sus brazos y se lo echó a la espalda, cruzó el mar en barco y se lo entregó a Euristeo. Una vez hecho el trabajo se tumbó tranquilamente a descansar.

 

¿Dónde está aquí el reto?… 

Pues hay un doble reto en este trabajo. Por un lado, entender que es necesaria la fuerza o el esfuerzo para hacer bien el trabajo pero también es importante tener un rato de quietud, paz y tranquilidad para recuperarse del esfuerzo. Ambas cosas son igual de importantes y hay que practicarlas sin irse a los extremos, ni pasarse el día entero bajo un árbol, ni tampoco trabajando todo el día sin parar. Ni lo uno, ni lo otro sino un poco de los dos. Ecuanimidad.  «Ora et labora».  Un tiempo para trabajar y un tiempo para meditar. 

Por otro lado, y aunque no tiene que ver con Hércules, sí tiene que ver con Tauro, tenemos el tema del apego a las cosas materiales y la falta de principios éticos y morales del Rey Minos. ¡Anda que tratar de engañar a un dios!… ¿Cómo se le ocurre?… Pero es que esto le pasa a más de una y más de uno. Poseidón, dios de los océanos, es también dios de ese Océano cósmico que llamamos Universo, y querida, querido…, ¡al Universo no lo engañas! Te crees que le puedes darle el cambiazo pero no, no puedes y encima se enfada. Es mejor que te comportes en base a unos buenos valores éticos y morales, que trates a otros cómo te gustaría que te trataran, que siembres solo aquellas semillas cuyos frutos sabes de sobra que te agradan, y te responsabilices de todo lo que siembras. Si está en tú realidad tú lo has vibrado y lo has atraído, a veces movido por el miedo y sin ser consciente de lo que haces, pero todo lo que piensas termina atrayendo ciertas circunstancias a tu vida, a veces más para mal que para bien. Así que mejor piensa en positivo. Respétate a ti y a los demás, y nunca juzgues nada, que conforme juzgues serás juzgado y para gustos colores. Disfruta de la vida con todos tus sentidos que para eso has venido, vibra en armonía con tu entorno y atraerás a tu vida prosperidad, y agradece y disfruta lo que te llegue que sí lo valoras el Universo te dará más, pero eso sí hazlo sin apegos porque estás aquí de prestado. En verdad nada es tuyo, ni siquiera tu cuerpo y antes o después lo tendrás que devolver todo a la Tierra, a ella es a quien le pertenece, tú en verdad no posees nada. Tienes el privilegio de poder disfrutar de todo lo que ella ha creado en la materia, pero sabiendo que lo único que te puedes llevar al otro lado del velo son las vivencias y aprendizajes de todo lo que vas experimentando con tu cuerpo físico y las cosas materiales, pero como ya te dije antes, el verdadero premio, o regalo o presente,  puede que no sea la cosa material sino la experiencia que esa cosa material te aporta, eso es lo único que te llevas, lo que verdaderamente te pertenece. Así que haz uso de las cosas materiales, y valora poder hacerlo, y disfruta de cada momento, o regalo o presente, y ten la experiencia con la materia lo más placenteramente que puedas.  La materia ha sido creada para eso y haciéndolo honras ese regalo, y también a la Tierra que lo ha parido y al Universo que lo ha ideado. Además es un mandamiento que nos fue dado, hay que horrar a la madre y al padre y las cosas que nos han dado.

Y cómo todo es una cuestión de valores…, mi recomendación para este mes de Tauro es que te tumbes debajo de un árbol a meditar sobre cuales son en verdad tus valores y que vivas acorde a ellos. Eso mismo fue lo que hizo Buda, debajo del árbol bohdi. Y recuerda que a Poseidón no le engañas y él puede hacer que tu Toro se vuelva fiero y muy bravo y tire por tierra toda tu realidad, o peor que eso… ya conoces la historia del Minotauro ¿no?… hijo de susodicho Toro y la mujer de Minos, un monstruo que él mismo mandó encerrar en un laberinto para no tener que ver las fatales consecuencias de su egoico acto. Pero seguro que tú no eres de es@s ¿a qué no?… si me lees es que tú también eres más de pensamiento positivo y del seamos felices y comamos perdices o tofu si eres vegano. Igualmente todo eso es Tauro. Disfrutar del estar vivo y de cada presente, haciendo lo que en verdad te place.

Y ya me despido hasta el siguiente artículo que será para la Luna llena en Escorpio. Mi luna favorita del año. La festividad del Weesak. Hasta más ver, o más leer. XOXO.

Un saludo.

Patricia Pérez.

Summary
Article Name
Tauro, el poder de materializar
Description
En este artículo veremos más a fondo todo lo referente a la energía de Tauro en nuestra vida cotidiana.
Author
Publisher Name
La Expansión del Ser
Publisher Logo
Compartir: