La festividad de San Juan Bautista, que se celebra cada año con la llegada del solsticio de verano, trae tras de sí mucho simbolismo, no es una simple festividad; aunque en la actualidad la conozcamos por el nombre de un santo cristiano, su origen es pagano y ocurrió como con otras muchas festividades y cultos astrales que estaban muy arraigadas en el pueblo, cuando la iglesia no podía luchar contra ellas las adaptaban al cristianismo. Pero retomemos su verdadero valor como culto astral y festividad en honor al Sol; su auténtico simbolismo corresponde al inicio del verano, realmente la fecha más aproximada al evento es el 21 de Junio, pero cada año la entrada del Sol en Cancer que marca el solsticio de verano puede variar, e independiente estas fechas de solsticios y equinoccios que nos influencian energéticamente de una forma muy peculiar ejercen un efecto con una durabilidad de 2 o 3 días por lo cual en el día 24 de Junio o la víspera, la madrugada de San Juan, donde la gente se reúne en la playa para realizar el rito de saltar la hoguera y mojarse los pies, aún nos encontramos oficialmente bajo la influencia del solsticio.
Muchos son los rituales que se realizan por San Juan, pero siempre tiene que ver con el fuego; aquí en Alicante hacemos la cremá de la hoguera el día 24 pero también festejamos la víspera con las hogueras en la playa; puede decirse que es la fiesta del fuego por autonomasia.
Pero analicemos la palabra Solsticio; ésta deriva del latín “solstitium”~ “Sol” (astro) y “stitum” (detención) y marca el día en el que el poder del Sol comienza a decrecer y los días se hacen más cortos hasta alcanzar el punto más bajo de su carrera anual el 22 de diciembre, el solsticio de invierno. Y para asegurar el retorno del astro rey, así como para propiciar la fertilidad de la tierra y la abundancia de las cosechas, nuestros antepasados llevaban a cabo ceremonias donde el fuego era el protagonista en representación y como símbolo del Sol.
Por eso, estos tres días posteriores al solsticio marcan un periodo especial, también a nivel de crecimiento personal, para revisar internamente las semillas que hemos estado plantado los meses previos y es un buen momento para retomar los proyectos que se hayan podido quedar pendientes y que nos gustaría ver cómo dan frutos, aprovechando que hay un enorme potencial energético que nos envuelve y podemos utilizar a nuestro favor.

 

Ya en los tiempos de cultos paganos se tenía constancia de dicho potencial de ahí que lo aprovecharan para sus rituales, pero sobre todo era considerado un momento ideal para la purificación; simbólicamente, el fuego es el elemento purificador por excelencia y el que nos puede ayudar a quemar y desprendernos de todo lo que queremos dejar atrás en nuestra vida. De ahí nace la idea de recrear un fuego haciendo una hoguera en la que poder quemar esas cosas de las que nos queremos desprender, las que nos gustaría alejar de nuestras vidas; y una vez quemadas se solía saltar sobre la hoguera en señal de la superación de lo que hemos dejado atrás o purificado a través de las llamas del fuego.

 

El Sol es una bola fuego, que no deja de darnos energía, esa que necesitamos para la vida, y que crea sin descanso mediante la fusión de átomos de hidrógeno, esa misma energía de la famosa ecuación de Einstein E=mc2 pero ya no se trata sólo de conceptos de física nuclear sino que detrás de lo puramente físico siempre hay más profundidad a niveles superiores de conciencia y desde la noche de los tiempos es conocida la estrecha relación que existe entre el fuego solar o sencillamente “el fuego” y todo lo espiritual, pues es éste elemento el que da la vida y lo anima todo como también, del mismo modo, puede desintegrar la materia a la que tiempo antes dio la vida y transmutarla.

 

Al Sol es a quien debemos nuestra existencia física en la Tierra así que por qué no iba la humanidad a rendirle culto; si rezar y dar gracias a Dios por la existencia está ya no solo bien visto sino considerado como un deber moral, ¿por qué el hacer una representación de un fuego sagrado mediante una hoguera no puede tener también un cierto cariz de “deber moral” para con nuestro Sol o para con la divinidad suprema?…. ¿No se le apareció Dios a Moises en forma de fuego, en una zarza ardiendo?…

 

Fuera ya del folclore popular y puestos a indagar en los orígenes de esta festividad, la esencia de hacer un fuego es conectar con lo sagrado de la divinidad provenga de donde provenga, de nuestro Sol o del cualquier otro Sol de la galaxia o del Universo, o de la mismísima fuerza creadora del Universo. Lo que está clarísimo es que es pura Magia y eso, hace algunos siglos, les daba miedo a los que gobernaban y dirigían a la población, por lo que siempre se ha tratado de ocultar dándole un enfoque más negativo a todo lo que podía dotar a las castas inferiores de cierto poder,  para que no se sublevaran y es una completa controversia el como ellos mismos hacían hogueras, haciendo uso de ese poder purificador y de transformación para quemar a todos aquellos que podían ser una amenaza para la supremacía de castas dominantes…. “el fuego da la vida y el fuego la quita”…. ¿Y el sacrificar a gente en la hoguera no deja ver un claro indicio de que también eran conocedores de las mismas verdades por las que ellos justificaban esas aniquilaciones?….

 

Por ventura, en los tiempos actuales disfrutamos de ciertas libertades y no se juzga, ni castiga a nadie por hacer una hoguera, claro está siempre y cuando se respeten las leyes establecidas para la seguridad y el bienestar de la población; así pues, sin saltarnos las leyes de las autoridades locales, prendamos hoy una hoguera con plena conciencia de esa sacralidad que tiene el fuego, conectemos con todo ese potencial energético que pone el astro Sol a nuestra disposición y usemos esas llamas purificadoras para que consuman todo aquello que queremos dejar atrás y construyamos un futuro sobre esas cenizas, para que podamos resurgir de ellas cual Fénix, y como en última instancia todo se reduce a energías y la energía siempre se trasforma,…. Transformémonos bajo el fuego purificador de las hogueras de San Juan!

Feliz Solsticio de verano y feliz noche mágica de San Juan!!!

Un Saludo!!!

Patricia Pérez

Summary
Article Name
El Solsticio de verano y la mágica noche de San Juan
Description
La festividad de San Juan Bautista, que se celebra cada año con la llegada del solsticio de verano, trae tras de sí mucho simbolismo, no es una simple festividad; aunque en la actualidad la conozcamos por el nombre de un santo cristiano, su origen es pagano y ocurrió como con otras muchas festividades y cultos astrales que estaban muy arraigadas en el pueblo, cuando la iglesia no podía luchar contra ellas las adaptaban al cristianismo. Pero retomemos su verdadero valor como culto astral y festividad en honor al Sol; su auténtico simbolismo corresponde al inicio del verano, realmente la fecha más aproximada al evento es el 21 de Junio, pero cada año la entrada del Sol en Cancer que marca el solsticio de verano puede variar,
Author
Publisher Name
La expansión del Ser
Publisher Logo
Compartir: