Recién atravesamos el solsticio el pasado 21 de Junio cuando el Sol ingresó en el grado 0 de Cáncer y con ello iniciamos el camino hacía la cuarta estación en nuestro viaje del héroe, con su consiguiente trabajo a realizar. Pero Cáncer es una estación que invita hacer una paradita en el camino para descansar. Es un oasis en el desierto que te aporta todo lo que necesitas en este momento para recargar pilas, para nutrirte, hidratarte, oxigenarte, súpervitaminarte y mineralizarte y salir de aquí completamente renovado para continuar con nuestra aventura con más fuerza que cuando empezamos porque Cáncer y la Luna (cuerpo celeste que rige este signo) representan a la madre universal (como energía arquetípica), y también a la madre física, la que nutre y protege, la que sabe darte exactamente todo lo que necesitas para recuperarte, para que crezcas fuerte y sano y te conviertas en un adulto serio y responsable capaz de cuidar de ti mismo. Y ya te adelanto que eso forma parte de su opuesto complementario Capricornio, el adulto, el padre, el sabio anciano; pero eso lo veremos en el siguiente artículo cuando hablemos del eje Cáncer-Capricornio, ahora toca ser niño y que nos mimen y nos cuiden un rato.

Cáncer por tanto es el niño que necesita ser cuidado y como todos tenemos los 12 signos en nuestra carta natal, deberíamos de asumir que por muy adultos, maduros y responsables que seamos (Capricornio), siempre…, insisto.., SIEMPRE vamos a tener un niño interior que llora, que pide, y que necesita ser mimado y cuidado. Y eso es y será así hasta el último de nuestros días. Mejor asúmelo. Puede que si no tienes planetas en ese signo no predomine demasiado en ti esa energía y sientas que no es tan así, que en verdad no lo necesitas. También puede darse esto cuando se tiene un Capricornio fuerte y predominante, pero Cáncer también está, en mayor o menor medida, junto a los restantes signos y como vengo diciendo en todos los artículos desde que empezamos el viaje del héroe, saber cómo te afectan esas 12 energías te ayuda a conocerte mejor a ti mismo, a entender tu psique y tu forma de ser y estar en el mundo, «the way you are»… y eso te permite sacar lo mejor de ti, potenciando tus facultades y minimizando las taras, ese talón de Aquiles que TODOS traemos de fábrica y que podemos ubicar en ciertos puntos de nuestra carta natal. Pero conocer cómo nos afecta el signo de Cáncer en particular es de vital importancia, nunca mejor dicho, porque es la energía que nos nutre y nos da la vida, es nuestra gasolina personal. Sin eso…, ufff…, es como echarte gasoil al coche cuando necesita gasolina 98 super sin plomo. Normal que de vez en cuando gripes. Es lo que pasa cuando no sabes qué te pide tu Luna natal y le das cualquier cosa que se te antoje; y puede que algunas veces aciertes pero otras igual no; y entonces es cuando comes y sientes que eso no te sacias o no te satisface,  y buscas el dulce a ver si te va mejor, y quien dice comida dice otras cosas, beber, fumar, sexo, irse de tiendas y un largo etc… pero como no sepas exactamente lo que necesitas, ni el shoping, ni la comida, ni la bebida van satisfacer tu vacío, porque esto no funciona así. Las cabras necesitan leche de cabra, los terceros leche de vaca, los gatitos leche de gato… Y tú la leche de tu luna natal.

Tanto el signo de Cáncer como nuestra Luna, nos hablan precisamente de eso, de cuáles son esas necesidades específicas que tenemos que cubrir sí o sí, si queremos llevar un estilo de vida saludable, equilibrado y con cierta estabilidad emocional, pues Cáncer y la Luna también tienen que ver con los sentimientos y las emociones, tiene que ver con las necesidades que nuestra alma tiene que tener cubiertas en esta encarnación, fíjate si es importante. En nuestra infancia nos lo aporta la madre pero de adultos somos nosotros lo que tenemos que hacernos cargo de ello; y esas necesidades básicas, como ya habrás podido comprobar, no solo tienen que ver con la nutrición física sino también con lo que cada uno necesita a nivel energético y emocional. Por eso es que la comida a veces no funciona, porque el alma tiene otras necesidades más trascendentales, y si tu no sabes darte lo que necesitas créeme que nadie más lo hará. Y esa es la clave para que te vaya bien en una relación. A veces esperamos que el otro nos cubra esa necesidad lunar pero después resulta que las expectativas nunca se asemejan a la realidad, y si a la madre que te parió ya le cuesta estar a la altura de tus expectativas y créeme que por una mística razón toda madre tiene el don de dar a su hijo la energía lunar que necesita, imagina otra persona, ¿no?… Pues eso, ¡no! Demasiada responsabilidad. Eso es algo que tienes que aprender a dártelo tú mism@. Cuando vas por la vida con tus necesidades ya cubiertas no esperas nada de nadie y tus relaciones mejoran. El problema aquí está en que a veces no lo sabes ni tú, pero esperas que el otro lo sepa… ¿Alguna vez te has parado a pensar en eso?…, ¿sabes realmente lo que necesitas?…, ¿lo que te hace sentir plenamente satisfecho como al bebé que le acaban de dar el pecho?… Porque esto funciona así, cuando no lo sabes y no te lo das es cuando vas amargado por la vida. Los bebés cuando tienen su necesidad lunar cubierta están felices y contentos, cuando no la tienen, lloran y berrean sin parar hasta que lo consiguen. Instinto de supervivencia. Pues contigo pasa igual. Así que volvemos al mismo punto…, el único modo de saber cuál es tu gasolina es viendo donde tienes ubicado el signo de Cáncer y la Luna en tu carta natal. No te queda otra que visitar al Astrólogo… ¿Qué?…,¿fuiste ya?…

—No. Aún no.

—¿No piensas ir?…¿No quieres saber cuál es la gasolina que necesita tu motor?

—Yo utilizo queroseno. Mi motor es de reacción.

—Sí. Seguro. Por eso fuiste enseguida a hacerte tu carta astral, sabiendo que es tu mapa de ruta, el manual de tu juego personal, y llevamos ¿qué?…, ¿cuatro estaciones?

—Es que he estado muy liado.

—Tú sin prisas. Como las tortugas o como los caracoles, animales muy cancerianos porque llevan su casa a cuestas. ¿No serás Cáncer por un casual?

—Pues de Sol no, de Luna o Ascendente no lo sé. Cuando lo averigüe te lo diré.

—Anda, entra en la página carta natal, pon tus datos de nacimiento y averigua por lo menos cuál es tu signo lunar. Es importante, créeme.

—Está bien, ahora lo miro.

—Pues venga. Avancemos que aún nos queda mucho por ver. Cáncer también está relacionado con los orígenes, con las memorias ancestrales, con nuestro árbol genealógico y con nuestro pasado personal, con las memorias y los recuerdos; es el reencuentro con algo del pasado, el regreso al hogar, ese punto al que siempre terminamos volviendo porque es nuestro oasis en el desierto, nuestra zona de confort, nuestro refugio personal, nuestra batcueva. Está muy bien eso de salir de casa para tener aventuras y nuevas experiencias pero la necesidad canceriana siempre te hace regresar. Y si eres un ermitaño errante de los que no vuelve a su hogar de origen, da igual, eso es porque lo llevas a cuestas, como el cangrejo ermitaño, o no tienes ningún problema en crearla donde quiera vayas pero hay que aceptar que todos necesitamos una zona de confort en la que refugiarnos. Ahora se ha comercializado mucho la frase: «Hay que salir de la zona de confort si quieres crecer a nivel personal»… Y esto tiene su parte de cierto, por supuesto, pero solo es una cara de la moneda, la otra siempre es el regreso, aunque se olviden de nombrarla es igual de importante y cómo estamos viendo el signo de Cáncer, lo tenía que resaltar. Puedes irte de aventuras por Australia como Nemo, pero vuelvas a no a tu lugar de origen, siempre necesitarás una anémona. Esa peli de Disney refleja precisamente esta idea. Marvin aunque es el papá hace el papel de mami Cáncer superprotectora, temerosa de los peligros del mundo exterior. Neno, el hijo que tiene ganas de dejar su anémona porque siente que ya es mayor (está en la etapa de Leo) y que toca salir al mundo exterior y descubrir lo que en verdad puede o puede hacer por si mismo, y quiere aprender y divertirse y por supuesto no contempla en ningún momento la opción «peligro» algo muy típico de Leo y el Sol, y algo que Cáncer y la Luna siempre van a tener muy presente antes de tomar cualquier decisión. Si no fuera porque nuestra parte leonina  tira de nosotros hacia afuera, no saldríamos jamás de la anémona. Así que, ni tanto ni tan calvo. El perfecto equilibrio para el crecimiento personal es salir de la anémona y luego volver, y así una y otra vez, porque las experiencias que te hacen crecer están ahí afuera, eso es un hecho, pero se necesita la paradita en boxes para repostar, descansar y recuperarse antes de continuar la marcha; porque solo cuando paramos es que integramos y asimilamos como Dios manda lo aprendido. Ambas partes son necesarias. Cada noche cuando duermes tu alma vuelve a su anemona e integra lo aprendido a lo largo del día, por eso tenemos la NECESIDAD de dormir, porque es el modo en que el alma asimila el aprendizaje de cada vivencia. Cada noche hacemos ese proceso lunar, y cada mañana nuestro Sol nos hace dejar la anémona para salir al mundo a seguir experimentando, es un proceso solar. Y por eso relacionamos la noche con la Luna 🌝 y el día con el Sol🌞, aunque la Luna también sale de día, en el novilunio los dos están juntos, surcando el cielo diurno pero los procesos que hacen son diametralmente opuestos. Uno invita hacer y otro a no hacer. Suerte que ahora nos toca la parte lunar, de no hacer, de descansar, de integrar. Así que aprovecha esa dispensación extra de energía canceriana, ábrete a ella y permite que te dé exactamente lo que sea que necesites. Confía en que llegarán a tu vida las personas o circunstancias que necesites en ese momento y no otras; la cosa funciona así, tampoco hay que hacer nada especial más que estar atent@ a lo que acontece en tu vida para verlas venir, porque a veces estamos tan ensimismados en nuestros asuntos que no vemos lo que hay que ver, y muchísimas veces la vida nos pone un tronco al que agarrarnos para no ahogarnos pero no somos capaces de mirar un palmo más allá de nuestro ombligo y no vemos el tronco. Y luego mueres ahogado y te pasa la del chiste, le pides cuentas a Dios y él te contesta: tres barcas te mandé y las tres rechazaste. A veces la solución la tenemos  delante de nuestras narices y no la vemos porque nuestras expectativas nos hacen pensar que la ayuda va a ser algo más trascendental, como en el chiste, que se van a abrir los cielos y bajará Zeus a rescatarte, cuando la ayuda puede ser un simple tronco o la mano del cualquier hijo de vecino, estás en la Tierra, Zeus no va a bajar porque tiene otros modos de actuar. Pero seguro que esta vez reconoces el tronco que la vida te ofrece; párate y mira a ver dónde está porque estar está. Acabamos de pasar por el solsticio, del 21 al 23 de Junio. Hay mucha energía de Cáncer en el ambiente. Tres días en los que el Sol nos da la misma cantidad de luz y energía antes de empezar otra vez con la disminución de luz.  Además en unos pocos días se da el novilunio, donde el Sol y la Luna hacen conjunción esta vez en el signo que ella regenta, o sea, en su lugar de origen, en su hogar. Así que hay muuuucha energía de Cáncer, aprovéchala.

Cáncer en el ciclo evolutivo de la energía

horoscopo_2053388195

 

Para seguir en la línea de lo que veníamos viendo en los artículos anteriores vamos a dar un repaso al proceso evolutivo desde Aries hasta Cáncer.

Aries es la etapa del inicio, de la penetración de la energía en la realidad física, del nacimiento, del surgimiento de la vida. Es donde la semilla rompe su cáscara para empezar a germinar.

En Tauro el brote sale a la superficie donde podemos verlo pero a su vez echa sus raíces a tierra; en esa otra parte que ya no percibimos pero que es lo que le permite anclarse con fuerza a la realidad 3D. Y es la fase donde todo proyecto se materializa, se estabiliza y se fortifica. En el niño es la etapa donde empieza el desarrollo de los 5 sentidos y descubre las sensaciones y también el placer, lo que le agrada y lo que le disgusta.

En Géminis la planta reconoce su entorno y se adapta a él. El niño juega, aprende, curiosea y descubre el mundo cercano que le rodea. Y entonces llegamos al cuarto signo y ésta es la etapa de los cuidados, las atenciones y la nutrición que necesita «la cosa en cuestión» para poder crecer y desarrollarse. Aunque sea un proyecto también necesita de tu atención para nutrirse. En la planta es la parte donde profundiza con sus raíces en la tierra para buscar nutrientes. Y el niño llora para que lo nutra y lo atienda su madre. Y en el adulto, como ya hemos visto antes, depende de su luna natal.

Y como los ejemplos ayudan a comprender mejor, voy a citar algunas de las diferentes necesidades lunares de cada signo en momentos de crisis. Y voy a empezar por la mía. Sí, te voy decir cual es mi gasolina principal: Luna en Géminis, si no leo, escribo, me documento o te cuento una larga historia como esta, siento que me falta algo, es como si no hubiera comido o dormido, vamos que no he saciado mi necesidad lunar y me siento insatisfecha. Y cuando tengo un mal día prefiero antes un libro que una cerveza, me reconforta mucho más leer, es lo que hay, cada uno tenemos una necesidad distinta. Una Luna en Tauro igual sí prefiere esa cerveza o disfrutar de una buena comida, o irse de tiendas. Una Luna en Libra también preferiría la cerveza pero solo por estar en compañía. Una Luna en Piscis por el contrario prefiere que lo dejen en paz, disfruta de estar solo y tranquilo en plan zen total, y si accede a tener compañía es porque se va de retiro de Yoga, o de spa. Una Luna en Aries necesita desfogarse y salir a correr o hacer algún deporte de intensidad, o de riesgo, necesita la adrenalina corriendo por sus venas. Una Luna en Virgo si está mal se va poner a limpiar y a ordenar, o a tratará de estabilizar sus emociones pensando en cómo solucionar el problema. Una Luna en Cáncer directamente se pone a llorar y quiere que la dejen en paz, muy parecido a Piscis, los dos son de agua y lo de llorar les nutre; pero es que a veces llorar no es tan mala opción, también es necesario para desahogarse, y en ese caso es mejor dejarlos llorar en paz. Escorpio aunque también es de agua, aguanta mejor la compostura, pero también busca huir del mundo físico para adentrarse en las profundidades de la psique; el sexo a veces también es su vía de escape o una forma de nutrirse porque hay que reconocer que el orgasmo aporta mucha energía y además de nutrir también rejuvenece. Una Luna en Leo necesita expresar su creatividad, jugar a algo divertido que le haga olvidarse de los problemas o los estreses, pero sobre todo que le presten atención. La Luna en Sagitario si puede se larga del foco de su perturbación, a otra ciudad, a otro país o hace también como el geminiano pilla un libro de filosofía y escapa con su mente hacia un estado de conciencia más trascendental, más elevado y alejado de mundano, porque eso siempre lo tenemos disponible, puede que con el cuerpo no podamos desplazarnos pero con la mente sí podemos, hasta el infinito y más allá. La Luna en Capricornio necesita tenerlo todo controlado, y muy bien organizados, y si algo no va bien lo que necesita es revisar lo que salió mal y buscar una posible solución al  problema, es muy  parecida a la Virginiana. Y Acuario, bueno, esta Luna necesita desconectar de su realidad, montándose su propia película personal y adornándola de fantasías o a veces utopías que aunque nunca llegarán a realizarse, no le preocupa lo más mínimo porque el hecho de evadirse mentalmente ya le hace sentir bien, una buena meditación visualizándose en una playa paradisíaca es más que suficiente para sentirse mejor porque en verdad el cuerpo no distingue realidad de ficción, entiende solo de sensaciones y si lo disfrutas el cuerpo segrega la misma química que sí fuera real y a fin de cuentas es lo que necesitamos todos para ser felices, química de la buena circulando por nuestras venas, dopamina, serotonina, oxitocina y endorfinas.

Y bueno, esto no son más que sutiles pinceladas, cada signo da para mucho más, pero la idea no era profundizar en las características de cada necesidad lunar sino entender que cada persona tiene unas necesidades distintas y la solución a las crisis eventuales por las que vamos pasando no se solucionan todas pillándose una cogorza, o tomando un helado, o sacando a alguien de su casa a la fuerza, porque a lo mejor necesita estar solo y llorar, o meditar, o hacer introspección. Si resulta ser Libra o Leo o un Géminis de los que los que necesitan hablar y hablar y no callar, pues sí; pero como es algo que no sabes, a menos que entiendas algo de Astrología, mejor deja que la otra persona sea la que decida que le apetece hacer y que no. Y si prefiere quedarse en casa leyendo pues ea… le dejas que lea. Que lástima no saber el signo lunar de cada persona con la que te relacionas ¿verdad?, porque en estos casos haríamos sugerencias más acertadas o según qué signo tal vez ninguna, el silencio a veces puede ser la mejor opción.

Y respecto a las características de la energía de Cáncer poco más tengo que añadir. Así que estamos más que preparados para ir a por el trabajo de Hércules correspondiente a este signo.

 

La captura de la cierva  Cerinea

pinturamuralheraclescap

 

En este trabajo se le pide a Hércules que capture a la Cierva de Cerinea, un animal sagrado con cuernos de oro y pezuñas de broce; que había sido consagrada a Artemisa, diosa de los bosques y protectora de los animales, y que está relacionada con el signo de Cáncer y con una de las fases lunares, pues por su incesante carácter cambiante a la Luna se la asocia con cuatro diosas distintas, una por cada cuarto. Pero para esta historia sólo nos interesa Artemisa🌝 y sobre todo Cerinea, que era tan ágil, diestra y escurridiza que ni la propia Artemisa había logrado jamás cogerla. Cazar a la cierva por tanto no era tarea fácil y en esta ocasión de poco le servía a Hércules su fuerza y valentía pues se trataba más bien de una prueba de destreza. Pero como nuestro héroe también era astuto, perseverante y paciente; la estuvo persiguiendo durante un largo periodo de tiempo (1 año cuenta la historia) hasta que un día por fin la pilló bebiendo agua con la guardia bajada y aprovechó el momento para capturarla sin hacerle daño, pues ese era el trato, de lo contrario sufriría la furia de Artemisa; y presto se la llevó a Micenas para entregársela a Euristeo, pero una vez la desató la cierva logró escabullirse para regresar nuevamente su hogar. Los bosques de Artemisa.

 

¿Cuál es el trabajo aquí?… En realidad resaltan dos aspectos o cualidades. Por un lado está claro que la paciencia. Pues como suele decirse, no fue llegar y besar el santo. Le costó bastante tiempo encontrar el momento adecuado donde poder actuar con una destreza física inferior a la de su presa logrando finalmente que no se le escapara. Así funciona la caza, muchos depredadores son más lentos que sus presas pero acechan y esperan el momento adecuado y con un poco de astucia al final lo logran. Así que una parte a tener muy en cuenta en este trabajo es precisamente la paciencia. El que la sigue la consigue, ya lo vimos en el artículo anterior, persistencia vence a resistencia; ante ciertas circunstancias la persistencia es mucho mejor aliada que la fuerza. Es algo que conoce muy bien toda madre, y es una cualidad del signo de Cáncer, poco le cuesta entrar en letargo y esperar el momento adecuado, por largo que sea; una madre o alguien con mucha energía de Cáncer espera ese regreso eternamente y además con cierto desapego lo que nos lleva al segundo aspecto que por cierto es la parte más importante y significativa tanto del signo de Cáncer como de este trabajo y es:

          «El amor incondicional»

Algo muy complicado para el ser humano porque se trata de amar y dejar ir en libertad. Esa misma libertad de la que disfrutan los animales en su hábitat natural. Pero el hombre no puede evitar sacarlos de su hogar, de su zona de confort, de su lugar sagrado que es su hábitat natural; para egoístamente poder disfrutar de ellos a pesar de que profanan algo muy sagrado: La libertad. Y eso no es nada ético; pero por desgracia pasa, y lo peor de todo, y es ese precisamente el trasfondo que tiene esta historia, también pasa entre humanos. Todos somos almas libres, nadie pertenece a nadie, en todo caso a Dios que nos ha creado y casi que tampoco porque fue él quien nos dio el libre albedrío. Eres libre de nacer o no nacer y de actuar con cierta libertad, él te deja ir y venir y que experimentes libremente cuanto quieras. Otra cosa muy distinta es que luego hay leyes que rigen el Universo para que esto no sea un puto caos, como la ley de causa y efecto; todas nuestras acciones tienen una repercusión que nos toca asumir, forma parte de este juego al que libremente accedimos a participar. Pero somos completamente libres de actuar como nos dé la gana y sembrar orquídeas o arbustos con espinas que cada vez que te rozas con ellos te hacen sangrar. Dios nos dio plena libertad para actuar como queramos y que sembremos lo que nos plazca, y en verdad es lo que hacemos. Sin embargo, en el humano lo de respetar la libertad de otros seres, es una asignatura pendiente desde la noche de los tiempos te diría yo. Eso de no poseer lo que se desea o se quiere o se ama es algo que no se lleva nada bien.  Queremos a los leones en un zoo para poder disfrutar de su presencia o peor, mucho peor, porque hacemos lo mismo con nuestros hijos. Porque los has traído al mundo te crees con derechos de profanar su libertad, y quieres que hagan lo que tu deseas, que estudien lo que tú piensas que es mejor o que coman carne cuando ellos en verdad aman tanto los animales (Cáncer) que consideran eso una aberración. Pero tus hijos no te pertenecen, todos somos almas libres que vamos y venimos y encarnamos y desencarnamos. Para el espíritu, una vida no es más que un rato que pasa en la Tierra teniendo una experiencia, vamos, como el que se va de spa, y en cada visita toma unos padres distintos, un hogar diferente, un spa distinto con otras instalaciones. Los padres por tanto no son más que el medio que necesitamos para encargar, y en la mátrix somos padres e hijos pero en una dimensión más elevada, la del espíritu, todos somos almas hermanas, nadie es hijo de nadie más que de la fuente creadora que es la que nos parió como la esencia que en verdad somos. Y mientras sigas sintiéndote hijo de humano no saldrás de la 3D. El salto cuántico a la quinta dimensión empieza precisamente con la liberación de esos patrones mentales. ¡Oye que no perteneces a nadie!… Ni a tu padre, ni a tu madre biológicos, ni a ningún parentesco adquirido. No eres distinto de la cierva Cerinea, un animal sagrado a la custodia de otros seres, pues todo ser cuando llega a este mundo necesita ser custodiado cuando no tiene la capacidad de enfrentarse solo al mundo (Cáncer), pero observa el modus operandi de la naturaleza, la mamá pájaro llegado el momento invita a salir del nido a su bebé pájaro. Ese es el salto de Cáncer a Leo, invitarle a qué salga del nido y se conozca a sí mismo. La sobreprotección no es sana, con ello sólo se consigue que ese espíritu no llegue a conectar con su verdadera esencia y se convierta en un clon del los padres. No, por Dios. Conecta con tu verdadera esencia (Leo), conócete a ti mismo y deja que tanto tus hijos como los demás seres que te rodean se muevan libremente como Cerinea. Y hablo como madre que soy de dos niñas Cáncer que me han mostrado a todo detalle el significado de la palabra «libertad» 🗽  Nacidas, como no, un 4 de Julio, día de independencia americana, pero mucho mas allá de etiquetas hay un enorme simbolismo detrás del suceso que se dio en esa fecha y que se festeja cada año, realmente es una exaltación a la libertad y por eso se dio en el mes de Cáncer, nada en esta vida sucede por casualidad, detrás de esa celebración está el: «Dejemos de someter a otros humanos a nuestra voluntad personal». Pero lo irónico es que festejan algo que no entienden porque a día de hoy seguimos pensando que los seres queridos son una posesión, entonces no tiene sentido esa celebración, no se han dado cuenta que la verdadera libertad que hay que buscar es la del alma… ¿Crees que llegaremos a celebrar auténticamente el día de la independencia del alma como seres verdaderamente libres?… ¿O es una utopía?… No sé, pero yo desde luego es lo que pienso cada 4 de Julio y te animo hacer lo mismo, pues lo que no se sostiene en el pensamiento jamás se hace realidad. Y cuantos más seamos pensando lo mismo, más posibilidades hay de precipitar ese nuevo paradigma de «libertad» imprescindible para dar el salto cuántico al siguiente nivel de conciencia, a la quinta dimensión. Tú solo piénsalo. Todos, ya sean seres queridos, o desconocidos, o nosotros mismos, tenemos derecho a vivir nuestra vida como nos plazca. Dios lo permite, ¿por qué nosotros no podemos actuar igual?…¿Crees que hay mucha diferencia entre lo que hicieron los colonos hace 500 años y lo que hacemos nosotros a nuestros seres queridos?… Pues no es muy distinto no, como tampoco lo es encerrar a un león en un zoo o peor aún, en un circo (que es en lo que se ha convertido nuestra sociedad, un circo en el que y se encierra y esclaviza a las almas). Pero por desgracia los circos aún existen y los toros, vamos que decir de eso, tremenda aberración, arrebatar una vida por entretenimiento y diversión, no tengo palabras, bueno sí…»Neandertales»… ¡Pero que involucionados por Dios!… La energía se mueve justo en la dirección opuesta, hacia el amor y el respeto a los animales (Cáncer), porque también son seres vivos como nosotros. Y por eso hay dioses como Artemisa y leyes universales como: «El que a hierro mata a hierro muere». El que arrebata vidas de ese modo está condenado a sufrir ese mismo fin en la siguiente. Pero luego, como no podemos recordar lo que hicimos, ni siquiera en esta misma vida, es muy fácil echarle la culpa a Dios de nuestro destino; cuando en verdad son las leyes universales las que se encargan de ese cometido, de forjar justamente ese destino que te permite enfrentar lo que sea que te toque saldar con el Universo. Se encarga de hacer todos esos reajustes en nuestras circunstancias cotidianas para que recojamos lo que un día sembramos o simplemente para que aprendamos las lecciones que tocan y que parece que nos cuesta enfrentar aun sabiendo que debemos de hacerlo. Como ésta de la que estamos hablando hoy, pues hay que reconocer que es la que peor llevamos como humanidad. Es la asignatura suspensa por excelencia y no te liberas del Samsara hasta que no hayas pasado las 12 pruebas con nota. Y ahora toca «momento reflexión», párate y piensa. ¿Cómo llevas tú esta asignatura?… ¿Puedes amar de forma incondicional?… ¿Puedes hacer como Artemisa, custodia y protectora de los animales, disfrutar de la cierva viéndola correr en libertad?… Ese es el trabajo de Cáncer, disfrutar de todas las cosas que por destino te sean dadas o se crucen eventualmente en tu camino, pero sin apego, dejando que la cierva se mueva libremente y que vaya y que vuelva. Ese es nuestro trabajo de este mes; respetar la libertad de las personas aunque sean «algo tuyo» y formen parte de tu vida y de tu realidad, eso es respetar a Dios. No hacerlo es una profanación, por eso la cierva es nombrada en el cuento como animal sagrado, pero en verdad habla de almas … ¿puedes amarlas sin coartar su libertad?… Y ahí lo dejo por hoy. Por cierto…¡Qué calladito estás!… No me has preguntado nada.

—Después de llamarme el otro día porquetero he preferido no hacerlo.

—¡Hey! Que no lo dije por ti, era algo genérico.

—¡Que no!… Es broma. No he dicho nada porque me ha quedado bastante claro. ¡It ‘s time to rest! Por eso no pregunté, ya hace rato que me puse en modo relax a reflexionar sobre el amor incondicional. Hoy no hay preguntas, solo reflexiones personales que no compartiré.

—Bien. Pues sí no hay preguntas tampoco respuestas. Cáncer además es un signo de interiorizar, lo de hablar y comunicar es más de Géminis, en Cáncer tendemos a meternos en nuestro caparazón, en nuestra zona de confort, en soledad, con nuestras emociones, nuestros sentimientos y nuestra vulnerabilidad; a veces también con nuestro dolor, pero esa es la mejor forma de reflexionar e integrar lo que vamos aprendiendo tras cada vivencia; sin un periodo de asimilación y reflexión, de nada sirve estudiar pues por un lado entra y por otro sale, o se va a lo más profundo de tu subconsciente donde tu consciencia «con s» no puede llegar. La etapa canceriana es por tanto imprescindible en el proceso de crecimiento personal, es donde verdaderamente asimilamos la lección aprendida y hacemos que forme parte de nuestro consciente y no del inconsciente. En la etapa de Cáncer asimilamos los nutrientes (el conocimiento nutre al alma) y eso es lo que nos permite crecer y evolucionar, es análogo al proceso de digestión de los alimentos. Sin asimilación no hay evolución. Y hemos estado moviendo mucha teoría en las tres etapas anteriores del viaje del héroe, es cierto que ahora toca descansar; creo que me voy a poner en modo relax yo también, que aún tengo muchas cosas que asimilar en esta nueva aventura de héroes que empezamos juntos hace unos cuantos meses. Nos vemos para el plenilunio en el signo de Capricornio, donde nos tocará ponernos nuevamente a currar, esta vez a construyendo sólidos cimientos que sostengan bien nuestros proyectos. Es el cerdito de la casa de ladrillos, sí, eso es Capricornio. Algo que se agradece cuando llega el lobo y por más que sople, si está bien construido no se derribará la cosa así tan fácilmente, porque lo que construye Saturno, el señor de los anillos y del tiempo, es para toda la vida. Pero eso ya lo veremos en el siguiente artículo ahora toca descansar en paz y armonía la mayor parte posible del día. Feliz solsticio, feliz día de San Juan, y feliz 4 de Julio, día de la independencia del alma, que aunque aún no se festeja así, algún día se dará. XOXO.

Un cordial saludo.

Patrícia Pérez.

 

Summary
Article Name
El solsticio de verano y la luna nueva en Cáncer
Description
Recién atravesamos el solsticio el pasado 21 de Junio cuando el Sol ingresó en el grado 0 de Cáncer y con ello iniciamos el camino hacía la cuarta estación en nuestro viaje del héroe, con su consiguiente trabajo a realizar, pero Cáncer es una estación que invita hacer una paradita en el camino para descansar. Es un oasis en el desierto que te aporta todo lo que necesitas en este momento para recargar pilas, para nutrirte, hidratarte, oxigenarte, súpervitaminarte y mineralizarte...
Author
Publisher Name
La Expansión del Ser
Publisher Logo
Compartir: