SAT NAM, es un mantra muy utilizado en Kundalini Yoga y que significa la verdad es mi única identidad y nos ayuda a conectar con nuestro Ser Superior, con ese ser espiritual que verdaderamente somos.

Una de las frases dichas por Jesus, que desde temprana edad me llamaba la atención y me gustaba, sin saber exactamente cuánto significado encerraba tan sencilla afirmación, era: “La verdad os hará libres”

“La Verdad” y qué es la verdad?…. Una compleja pregunta cuya respuesta siempre es relativa a nuestro grado de evolución personal. Conforme vamos madurando a nivel metal y emocional vamos ampliando nuestro campo de visión y solamente después de tener  ya un cierto grado de madurez y experiencia recorriendo los senderos de la vida, es que uno termina por cuestionarse qué hay de verdad en todo aquello que es percibido por los cinco sentidos y que crea esa realidad aparentemente tan sólida y estable que da la forma a ese escenario en el que vivimos e interactuamos con otros seres y donde tiene lugar nuestra experiencia sobre este plano tridimensional en la Tierra.

Nacemos y a través de los cinco sentidos vamos captando la información del mundo que nos rodea; crecemos y vamos aprendiendo a través de esas experiencias en dicho plano tridimensional;  y de este modo resulta muy fácil creer que todo eso percibido por nuestros sentidos físicos es la única realidad que existe, que ese escenario por el que nos movemos e interactuamos con otras personas es completamente verdadero y no hay nada más allá de lo que perciben nuestros cinco sentidos. Pero por suerte vinimos con un sexto sentido (no físico) de serie, que nos conecta con esa otra realidad no visual. En algunas personas se desarrolla a más temprana edad y en otras puede tardar más en despertar e incluso puede llevar varias vidas, pero como he dicho, viene de serie y antes o después se despierta y empieza a cuestionar esa realidad percibida por los sentidos físicos, ya que éste no pertenece en absoluto al plano tridimensional, y cuando analizamos bajo ese otro sentido empezamos a darnos cuenta de que esa realidad hace aguas. La materia física, aparentemente tan sólida, resulta que tiene más cantidad de espacio vacío que de materia. Los electrones de cada átomo que forman la materia no se tocan y están en continuo movimiento alrededor del núcleo en un amplio espacio o vacío que le permite moverse,… Y qué tiene eso de sólido y estable si en su mayoría es espacio un vacío!… denominado también materia negra. La ciencia por tanto ya demuestra que la realidad percibida por los sentidos físicos no es la verdad, en verdad somos más bien un 4% materia y un 96% espacio vacío, pero vacío solo a los ojos tridimensionales porque lo que compone ese vacío no es perceptible en la tercera dimensión; la vista humana solo puede ver lo que el haz de luz ilumina, y todo lo que se mueva a mayor velocidad de la luz deja de ser percibido por los ojos físicos, pero no por ello podemos decir que no existe o no es real, más bien existe en otros planos superiores, en otras dimensiones más elevadas, cuya vibración supera la velocidad de la luz. Y por otro lado, es que ni si quiera nuestros ojos ven nada, ellos sólo mandan una información al cerebro. En la retina tenemos los fotoreceptores que captan la información del haz de luz al chocar contra los objetos y la envían al cerebro, como un impulso nervioso, para allí ser procesada. El cerebro por tanto es el que da esa forma aparentemente sólida a los objetos creando una especie de holograma tridimensional, que para nosotros es real, pues crea nuestra realidad, pero es esto la verdad?…. Luego cada mente procesa la información del cerebro en base a sus propios patrones y estructuras mentales y esto puede variar mucho de un individuo a otro, por tanto cada quien crea su propia y muy personal realidad, y de ahí la gran diversidad de opiniones que de un mismo tema puedan tener diferentes personas y que aveces generan también controversias y discursiones en esa eterna lucha por llevar la razón. Como en aquella famosa foto del vestido que para unos era azul y para otros era dorado, y que versión era la verdadera?… Quien tenía la razón ahí?… Pues nadie y todos, según como se mire, en base a cada realidad personal todos tienen razón, pero en base a la verdad, ninguno la tiene. Y es que no te puedes fiar únicamente de tus sentidos para dictaminar un veredicto auténtico, pues siempre tienes y a la vez no tienes la razón, ya que solo juzgas en base a tu realidad, y ya no tanto en base a la Verdad, de la cual apenas tenemos un atisvo, ya que la verdad incluye todas las dimensiones donde mora nuestro verdadero Ser, y nuestra conciencia aún está en vias de expansión y nos queda trecho por hacer antes de llegar a la unión con la conciencia absoluta o Verdad. Es por tanto, una grandísima pérdida de tiempo y energía discutir por tener la razón. Vivir pensando que lo que percibimos por nuestros cinco sentidos es “La Verdad” nos aleja mucho de la evolución, la superación personal y la liberación de la esclavitud humana que hay detrás de esa frase que decía Jesús….”La verdad os hará libres”

Es una frase que conforme vas evolucionando y creciendo toma especial relevancia en ese proceso de despertar y de expandir la conciencia. Hay que aceptar que el mundo que se abre a nuestros sentidos físicos crea una realidad que necesitamos para experimentar y que no es la verdad, pero no por ello hay que renunciar a las maravillosas experiencias que puede ofrecernos esa realidad tridimensional que crea nuestro cerebro, si estamos aquí es por algo, es porque tenemos que realizar cualquier aprendizaje que en otros planos no podemos lograr, pero tampoco es bueno perderse en trivialidades y olvidar que esta realidad no es más que una experiencia temporal y pasajera, que una vez realizado el aprendizaje dejaremos dicho plano y que la verdad nos hará libres de la esclavitud de la carne llegado ese momento, liberándonos del ciclo de las reencarnaciones. Repetir el mantra SAT NAM nos recuerda que esto es temporal, que no somos ni este cuerpo físico, ni tenemos la identidad que adquirimos según nuestro oficio, nuestros nombres y apellidos, nuestra lengua y nuestra nacionalidad; en verdad, no tenemos nada que ver con lo que pone en nuestro DNI, aunque en realidad esa sea la vida que por un tiempo limitado vamos a experimentar aquí en la Tierra, pero hay que tener bien claro que esa no es la verdad!… Por eso ese mantra me recuerda muchísimo a la frase de Jesus; repetirlo nos ayuda a estar en este mundo siendo plenamente conscientes de que no pertenecemos a él, nos permite estar dentro de él en este periodo de aprendizaje pero sin contaminarnos mentalmente por esa irealidad disfrazada de verdad que nos rodea.

Que la verdad sea siempre tu única identidad! SAT NAM!!!??

Un saludo!

Patricia Pérez

Summary
Article Name
Sat Nam
Description
SAT NAM, es un mantra muy utilizado en Kundalini Yoga y que significa la verdad es mi única identidad y nos ayuda a conectar con nuestro Ser Superior, con ese ser espiritual que verdaderamente somos. Una de las frases dichas por Jesus, que desde temprana edad me llamaba la atención y me gustaba, sin saber exactamente cuánto significado encerraba tan sencilla afirmación, era: "La verdad os hará libres" "La Verdad" y qué es la verdad?.... Una compleja pregunta cuya respuesta siempre es relativa a nuestro grado de evolución personal. Conforme vamos madurando a nivel metal y emocional vamos ampliando nuestro campo de visión y solamente después de tener ya un cierto grado de madurez y experiencia recorriendo los senderos de la vida, es que uno termina por cuestionarse qué hay de verdad en todo aquello que es percibido por los cinco sentidos y que crea esa realidad aparentemente tan sólida y estable que da la forma a ese escenario en el que vivimos e interactuamos con otros seres y donde tiene lugar nuestra experiencia sobre este plano tridimensional en la Tierra.
Author
Publisher Name
La expansión de Ser
Publisher Logo
Compartir: