Sankalpa  es una palabra de la lengua sánscrita que significa intención, propósito o determinación, a veces se utiliza en las clases de yoga para marcar una intención durante la práctica. Una de las cosas que más que gustó precisamente del Kundalini Yoga fue la intensa presencia de Sankalpa, durante la práctica todo tiene una clara intención, esta modalidad tiene más de 25.000 kriyas orientados a diferentes fines y todas ellas se hacen para cosas muy específicas, con infinidad de meditaciones también y siempre para trabajar algo en particular. Desde que se inicia la clase con los mantras de apertura, hasta que se cierra hay propósito. No se hace nada por el simple hecho de ejercitar el cuerpo y ya, hay una intención claramente definida que permite trabajar tanto a niveles energéticos, como mentales y emocionales y esto cambia mucho la efectividad de la práctica, pues no solo se trabaja buscando un beneficio físico y metal, sino que al meterle intención, la práctica se transforma en algo mucho más trascendental, con ese sencillo gesto se mueven cosas más allá de lo puramente físico. Pero no es de Yoga de lo que quiero hablar en este artículo, sino más bien de la relevancia que tiene “la intención” para todo lo que hacemos en nuestro día a día, porque el Sankalpa puede ser llevado a cualquier área de nuestra vida para hacerla también más trascendental. Solemos movernos como autómatas, hacemos infinidad de cosas y ya no solo en piloto automático sino carentes de intención y precisamente, la intención determina el grado de efectividad en todo lo que hacemos y seríamos capaces de alcanzar muchos más logros en nuestra vida a través del Sankalpa (pura intención) y la energía, por supuesto, la una mueve a la otra como las manos del alfarero mueven la arcilla para dar forma a su creación. Todos somos Dioses (alfareros) de nuestra propia realidad (arcilla) y es a través de nuestras intenciones que esa energía o arcilla toma forma. De nosotros depende marcar la intención y cuanto más pura y nítida sea más poderosa se tornará y más cosas moverás a voluntad en tu realidad. Pero no se le da importancia ni a las energías ni a las intenciones, no se tiene conciencia del valor que tienen en nuestra vida, sin embargo es lo que da forma a la realidad que vivimos cada día. El humano es una máquina generadora de energía, cada vez que nos movemos, ponemos en marcha mecanismos internos que la generan e inmediatamente empieza a circular por todo nuestro sistema energético y como no tenemos conciencia de ello, no la dirigimos hacia nada en particular, ni sabemos gestionarla y eso hace que la malgastemos y terminemos el día bajo mínimos energéticos, sin embargo hacerlo no es nada complicado, porque allá donde pones tu atención ahí se dirige siempre la energía, pero suele ser que ponemos más atención a las cosas que no nos gustan, que nos desagradan o nos molestan, que a esas otras cosas que nos gustaría en verdad que sucedieran y por eso, toda la energía que vamos moviendo a lo largo del día se va dirigiendo precisamente a esas cosas que no queremos ver manifestadas en nuestra realidad y lo hacemos con bastante intensidad además, quejarse aunque es inútil nos resulta sumamente fácil, pero eso hace que por un lado nos gastemos más, pues las preocupaciones consumen mucha energía y por otro hace que se sigan repitiendo una y otra vez en nuestra vida porque les damos más fuerza con las palabras y los pensamientos y los nutrimos con nuestra energía al fijar nuestra atención plena en esos asuntos discordantes.

 
Luego resulta que para alcanzar esas cosas que queremos nos da la sensación de que nos faltan fuerzas y energías, sin embargo para quejarnos siempre nos sobra y es absurdo desperdiciar toda esa cantidad de fuerza y energía en lamentaciones en vez de invertirlas en algo productivo, en ti mismo, en tu crecimiento personal y tus metas que son las que verdaderamente te dirigen hacia alguna parte en la vida, donde verdaderamente hay un avance y una evolución que te permite superarte y realizarte como persona. En los lamentos te estancas y no evolucionas ni cómo ser espiritual que a venido a aprender de las experiencias ni siquiera como persona. Así que deberíamos ser mucho más cautos con respecto a dónde invertimos nuestras energías, que realmente no es tan complicado de gestionar, hay una forma muy sencilla que te puede ayudar bastante en este asunto. La clave está en comparar la energía, algo sutil de lo que no somos muy conscientes en nuestra vida cotidiana, con el dinero, algo tangible de lo que sí somos conscientes todo el día y todos los días de nuestra vida. Sencillo ¿no?…. Si comparáramos el consumo de energías que te cuestan las quejas y lamentos con un consumo de tu dinero, seguramente serías más cuidadoso respecto a donde lo inviertes o lo gastas. Realmente no hay tanta diferencia entre lo uno y lo otro pues el dinero es más que la representación física de una energía que has invertido para conseguirlo, te recuerdo el concepto de física: “La energía ni se crea ni se destruye, solo se transforma” las placas solares transforman energía solar en energía eléctrica, en las presas se transforma la energía hidráulica en energía eléctrica y tú transformas tu energía mecánica en dinero cuando realizas un trabajo. Y otro concepto más: La energía mecánica de un cuerpo es la capacidad que tiene de realizar un trabajo mecánico, es decir, de producir un movimiento”. Es tu energía la que te permite realizar un trabajo a través del cual puedes convertirla en dinero. Por ende, bien podemos afirmar que desperdiciar energía es lo mismo que desperdiciar dinero y viceversa. ¿ A que si lo vemos desde esta perspectiva resulta más fácil no invertir nuestra energía en trivialidades?…..

 
Desde que nos levantamos hasta que nos acostamos vamos creando nuestra realidad a través de nuestra atención y nuestros pensamientos. Pero cuesta de ver porque es un proceso que lleva su tiempo, lo que piensas hoy genera una realidad futura, que no es inmediata, gracias a Dios, (porque de serlo nos autodestruiríamos a nosotros mismos con tanto pesimismo), requiere más bien de sostenerlo en el tiempo, por eso nos cuesta manifestar lo que queremos, porque esas cosas las pensamos durante un rato y nos olvidamos y las cosas que nos desagradan sin embargo las pensamos y repensamos y reafirmamos e incluso creamos mantras con ellas sin darnos cuenta a través de esas quejas y lamentos que salen por nuestra boca, que repetimos una y otra vez y que además tenemos la osadía de compartirlo con terceros. Ufff!!!! Terrible!!!! Pero cierto. Así que, mientras lo hagamos nos va a resultar siempre mucho más sencillo crear esa realidad que no queremos ya que es de la que más hablamos. Ay! Las quejas y lamentaciones no son inocuas, de hecho, desde que te levantas hasta que te acuestas, nada de lo que haces es inocuo y no poner una intención a las cosas que hacemos nos hace perder el control de nuestra energía, pues como ya he dicho donde pones tu atención pones tu energía y el hecho de no tener una intención hace que se desperdicie demasiada energía en cosas que no deseamos realmente, a lo largo del día nos distraemos mucho y ¿dónde acaba exactamente tu atención?…. ¿en todas esas cosas que te gustaría alcanzar o en todas esas cosas que te desagradan de tu realidad?…. La energía es nutricia, cuando no quieres algo debes dejar de alimentarlo y con el paso del tiempo por falta de energía desaparecerá o se mostrará en tu realidad desde otra perspectiva diferente, puede que memos molesta. Así pues, empieza a poner tu atención en las cosas que te gustaría atraer a tu vida, cuando inicies tu día mete más intención a las cosas que haces, puedes salir a caminar y mientras lo haces piensas en esas cosas que quieres alcanzar, al caminar activas tu sistema energético y al poner tu atención en esos pensamientos los nutres y tendrán más posibilidad de ver la luz, puedes hacer las actividades de tu casa y meterle intención, haz una frase-mantra y repítela mientras limpias. Lo puedes llevar a cualquier aspecto de tu vida donde no se requiera de tu atención plena para dicha actividad, por ejemplo, haciendo la compra no se puede, si estás pendiente todo el rato de lo que tienes que comprar no puedes sostener otras ideas en la cabeza, ninguna actividad que requiera de atención plena nos sirve, solo esas que solemos hacer de forma autómata, que repetimos muchas veces y ya controlamos bien como para desconectar, si puedes ir en piloto automático, te sirve aprovecha y mantréate algo que quieras alcanzar.

 
Incorpora el Sankalpa en tu vida y nutre esas cosas en las que realmente merece la pena invertir tu energía, pero sobretodo aprende a administrarla bien, no la malgastes ni la fundas demasiado rápido, nosotros, al igual que nuestro móvil cuando lo dejamos cargando por la noche, amanecemos con la batería llena, pero ésta se va consumiendo a lo largo del día conforme vamos haciendo tareas y andar con demasiadas preocupaciones mentales hace que la gastemos antes; también deberías tener en cuenta que excederse con el trabajo de Sankalpa equivale a tener muchas aplicaciones del móvil abiertas, es productivo pero también consume energía, así que es muy importante que de vez en cuando te pongas en modo ahorro, exactamente como hace nuestro móvil cuando va a entrar en el ultimo 20% de su batería, tal vez debiéramos aprender de él y hacer exactamente lo mismo. Te comparto un Sankalpa que te permitirá lograrlo e incluso recargar un pelin tu batería, “ mi cuerpo está relajado y mi mente está en calma”. Solo necesitas sentarte unos minutos sin más intención que la de relajarte, cerrar tus ojos, hacer algunas respiraciones largas, lentas y profundas mientras repites la frase-mantra el tiempo que tú consideres necesario y con esto podrás ponerte en modo ahorro de batería y lograr terminar tu jornada y que además te sobre, pues resulta que sólo crecemos a nivel espiritual cuando nos sobra energía, siempre tienen prioridad las funciones vitales básicas y como se malgasta con tanta facilidad es difícil que sobre al caer la noche. No es muy recomendable acostarse exhaustos, nuestro cuerpo necesita energía hasta para reconstruir tejidos y para que nuestra mente procese toda la información movida durante el día, así que aprende a adminístrala bien para que siempre te sobre y puedas crecer y evolucionar espiritualmente. Espero que estos consejos te sean de utilidad a lo hora de gestionar correctamente tu energía.

Un saludo!
Patricia Pérez.

Summary
Article Name
Sankalpa
Description
Sankalpa es una palabra de la lengua sánscrita que significa intención, propósito o determinación, a veces se utiliza en las clases de yoga para marcar una intención durante la práctica. Una de las cosas que más que gustó precisamente del Kundalini Yoga fue la intensa presencia de Sankalpa, durante la práctica todo tiene una clara intención, esta modalidad tiene más de 25.000 kriyas orientados a diferentes fines y todas ellas se hacen para cosas muy específicas, con infinidad de meditaciones también y siempre para trabajar algo en particular....
Author
Publisher Name
La Expansión del Ser
Publisher Logo
Compartir: