El ego!…. Algo complejo de manejar y difícil de reconocer, pero mucho más se complica todo cuando no hay un conocimiento del papel que éste juega en nuestra vida, ya que controla nuestro comportamiento mucho más de lo que nosotros podamos creer, y precisamente no es que juegue a nuestro favor sino más bien en contra. Cuando bajamos a la materia a encarnar tenemos unos propósitos a realizar y éste dificulta el hecho de que podamos realizar dicho cometido sin enredarnos energéticamente con terceros por el camino, creando así ese indeseable Karma que nos aleja cada vez más de alcanzar esa meta que nos propusimos conseguir en esta vida. Y la única manera que tenemos de poder controlarlo medianamente bien, es aprender a reconocerlo, saber cómo actúa y sobre todo ser consciente de que te hace creer que eres tú quien actúa o decide, cuándo en realidad es él quien lo hace. Complicado es el proceso, pero no imposible!!!! Revisemos pues como actúa con detenimiento para ser capaces de detectarlo y poder tomar el control a la hora de interactuar y relacionarnos con el mundo que nos rodea.
El ego crea la falsa ilusión de la individualidad y crea a su vez una conciencia artificial que es el mundo que creemos conocer y que sustituye la conciencia real de lo que verdaderamente somos, que estamos unidos con nuestro Ser superior y a la vez con el “todo creador”; y si todos tenemos una pequeña parte de esa conciencia divina creadora, es que todos somos parte de una misma unidad, de un mismo Dios. Pero es esta conciencia artificial, la que nos hace sentir que somos seres aislados unos de otros, y bajo este concepto errado es que vamos enviando todas nuestras percepciones del mundo que nos rodea hacia el cuerpo mental y emocional, creando así nuestra propia realidad; pero esa forma errada de percibir el mundo es la que nos hace creer que todo lo que nos sucede es algo personal que tiene que ver con nosotros y muchas veces nos vemos como víctimas de las circunstancias del diario vivir aunque esto no sea del todo cierto. Así que ese registro que nosotros guardamos como real, nada tiene que ver con la verdad, sino con esa falsa realidad que cada persona crea según su modo de ver las cosas. Y pueden haber tantas versiones diferentes de una misma situación como diferentes personalidades puedan tomar los egos de cada persona; ten esto en cuenta cada vez que venga alguien contando algo, pues esa versión solo será el punto de vista de su propio ego, y si ni siquiera nos podemos fiar del nuestro como para fiarse del ego de otros, no?.. es mejor permanecer neutro ante estas vicisitudes de la vida.

Pero continuemos con el análisis. Estas situaciones aún se pueden complicar más; cuando a un pensamiento se le suma una emoción, éste se empodera, y una vez involucrados emocionalmente es cuando llega la sangre al río y nos montamos una película de cualquier género que se nos antoje en ese momento según sea la personalidad de nuestro ego ese día, y además sin reparar en detalles inventados por nuestra mente, que aunque no haya pasado así exactamente, ésta tiene dicha peculiaridad, el rellenar la información que le falta para completar la película según se le antoje, cuál pintor que crea un cuadro a todo detalle, y una vez terminado el proceso así lo registra, archivándolo en nuestro cuerpo mental como un suceso que para nosotros será completamente real e indiscutible. Por tanto, no merece la pena entrar en disputas por tener la razón cuando cada persona procesa la información de manera diferente y para cada una de ellas es completamente real; es tu ego el que querrá tener la razón pues él creo esa realidad y batallará lo que haga falta por salirse con la suya. Y este comportamiento, típico en el ser humano no consciente, se va anclando profundo en nuestro subconsciente alejándonos cada vez más de la verdad, y sumergiéndonos más en otra realidad que dista mucho de lo verdaderamente es.

Esta conciencia artificial no nos deja ver que todo lo que nos ocurre forma parte de un plan superior para nuestro aprendizaje y por tanto nada es personal, y que cualquier persona que se acerque a ti puede traerte una lección a aprender y si te lo tomas como algo personal en vez de aprender y evolucionar de esa experiencia, lo que haces es enredarte en el Karma porque reaccionaras emocionalmente en contra de dicha persona y ese comportamiento errado por tu parte hacia aquel que solo te traía una lección a aprender, te traerá algo de vuelta, pues cada acción tiene siempre una reacción, y entonces te encontrarás con una lección pendiente por aprender, la cual se volverá a cruzar en tu vida, más un Karma pendiente con la otra persona que te la trajo anteriormente y reaccionaste de forma inapropiada; y al final, nos vamos enredando cada vez más sin apenas darnos cuenta, en un ovillo de líos karmicos difícil de desenredar. Abramos un poco la mente e intentemos ver más allá de nuestras limitaciones del ego, aceptemos que nada es personal y que si no aprendes una lección con una determinada persona y te tocaba, la vida te va a mandar a otra en su lugar; aceptemos que en una disputa ambas partes pueden tener la razón ya que cada mente ha procesado la misma información de manera distinta según sus propios criterios; aceptemos también que la verdad va a ser siempre relativa, por tanto, que sentido tiene el querer llevar la razón?…. Ninguno!… La razón no es más que la batalla del ego, no entres ahí si pretendes liberarte de su esclavitud y de todas sus limitaciones.
El humano es una maquina biológica programable y el ego no es más que un programa que trae incorporado de serie este vehículo físico, al que llamamos cuerpo, para poder experimentar en la Tierra; pero este programa ego complica muchísimo nuestro aprendizaje aquí, por tanto intentar desprogramarlo o al menos ser capaz de reconocerlo, nos puede ayudar enormemente; y ya independientemente de que lo hagamos mejor o peor, al ser conscientes de esto vamos a ir ahorrando mucho Karma en el camino, y si ahorramos Karma nos moveremos mucho más rápido hacia nuestro destino, hacía eso que decidimos venir hacer aquí en esta encarnación; pero claro!… para poder desprogramarlo es imprescindible poder detectarlo y eso es muy complicado, hay que estar muy muy neutro y no involucrarse en ningún pensamiento ni emoción creados y fijados en nuestro subconsciente por este programa ego. Y si ya es complicado frenar ese desfile de pensamientos y ruido mental, más aún lo es cuando entran en juego las emociones, que en este caso podríamos decir que son nuestro peor enemigo, si es que pretendemos descubrir el programa ego en acción para poder tomar nosotros el control de la situación; a lo que también añadiré, que este programa tiene un sistema de defensa que usa las emociones como herramienta para su seguridad y buen funcionamiento, no es tan fácil escapar de esta programación; pero ya el hecho de tomar conciencia de esto, debilita su efectividad ante tu control personal, así que ánimo, a vigilar esos patrones de conducta automatizados!!!

¿Recuerdan la peli de Matrix, donde permanecían conectados por unos cables a un ordenador que creaba una conciencia artificial, una realidad completamente distinta de lo que verdaderamente pasaba fuera de esta, pero para los que estaban conectados esa conciencia artificial que percibían era su única realidad?….. Pues bien, nuestra realidad en 3D es muy similar a lo que ocurre en la película y podemos desconectarnos de esa conciencia artificial o matrix detectando todas las programaciones, las que traíamos de serie como el ego y las que nos han impuesto a lo largo de toda nuestra vida, porque como ya he comentado antes, es el humano una maquina biológica fácilmente reprogramable; párate y revisa lo que haces cada día sin apenas enterarte, en modo automático, como un robot. En nuestro día a día funcionamos bajo una programación que nos han venido imponiendo desde niños hasta la actualidad bajo los condicionamientos sociales, nos lo han inculcado nuestros padres y entorno familiar bajo unas creencias también impuestas en ellos anteriormente. El ser humano, hoy por hoy, es muy vulnerable a la sugestión, por tanto es víctima de quiénes controlan bien las artes de la manipulación mental y saben cómo funciona esta máquina reprogramable; pueden resetearte y reprogramarte a su antojo sin que apenas te des cuenta ello; si no eres consciente de este hecho, claro está!!!… y un ejemplo de esto es la televisión, sobre todo cuando te sientas cómodamente en tu sofá, cansado de la jornada, sin ninguna intención en particular, simplemente para descansar un rato y ver que echan por la tele,… y en ese estado de relajación eres fácilmente manipulable; si te colocas en frente de la tele cual zombi, con tu sistema de control personal en off, te conviertes en víctima del consumismo a través de las propagandas; del pesimismo a través de las noticias, y de permanecer en un estado de supervivencia mínima, con toda la programación vacía que no aporta nada productivo a tu vida, para que andes siempre con las frecuencias de vibración bajas y sigas siendo fácilmente manipulable. Cuidado con la caja tonta, cuidado de sentarte delante de ella sin ser selectivo con lo que ves,… se pueden ver cosas productivas como documentales, o buenas películas que no bajen demasiado tu vibración sino más bien al contrario, que la eleven, que te motiven; hay películas excelentes, buenos documentales y buenas series; pero siéntate sabiendo lo que quieres ver, con una clara intención y no ver por ver, pues en ese estado casi hipnótico toda esa información va a parar a tu subconsciente y luego te controla cuando andas en modo autómata y por eso es que funcionan tan bien las terapias de hipnosis para dejar de fumar o cambiar ciertos patrones de comportamiento, porque ese es el estado en el que el hombre es mucho más manipulable. Tenlo en cuenta por tanto, si no quieres ser manipulado en contra de tu voluntad!!!
Cuando el humano permanece en un estado de vibración baja, no es capaz de distinguir cuando actúa el ego y cualquier programación mental del subconsciente o cuando actúa él mismo, confunde realidades; se necesita de una alta vibración energética para poder detectar dichos patrones de comportamiento. La televisión por tanto no ayuda, la comida basura tampoco ayuda pues también nos mantiene en una baja frecuencia vibratoria y el no hacer ejercicio físico y tener el cuerpo abandonado y en baja forma tampoco ayuda; si no conoces ni puedes controlar tu cuerpo físico como vas a querer controlar algo que está fuera de del plano físico, es imposible!!! Empieza por lo fácil, por preocuparte de conocer este vehículo físico con el que te mueves y de mantenerlo en las mejores condiciones posibles y con una elevada vibración. Llevar una vida sana y cuidar de nuestro cuerpo como lo que verdaderamente es, el templo del alma, nos ayuda mucho a elevar nuestra frecuencia vibratoria y con una mayor frecuencia como ya he comentado, nos es mucho más fácil detectar el programa ego. Luego la meditación es imprescindible pues nos ayuda a mejorar la comunicación con nuestro Ser superior, con el verdadero conductor de este vehículo físico, ya que éste es el único que te puede ayudar a tomar el control sobre la programación del ego a través de estar consciente, a través de permanecer neutro ante las circunstancias de la vida y volverte observador de ti mismo y de tu comportamiento, y sólo así podrás ver y detectar cómo van actuando en tu vida todas las personalidades distintas del ego; solo observándote a ti mismo desde fuera es que podrás eliminar las programaciones que no te gusten y empezar a tomar verdaderamente el control de tu vida. Pero ten siempre en cuenta que el ego viene de serie en este vehículo de experimentación, por tanto no se puede eliminar del sistema hasta que el cuerpo fallezca, lo que sí deberías de hacer es considerarlo como una equitación más que trae este vehículo y que de manera voluntaria, al igual que harías con el aire acondicionado o la calefacción de tu coche, lo enciendes, lo regulas o lo apagas según tú consideres; el ego no es más que una equitación solo que no la controlas y entonces te enciende la calefacción en verano y el aire acondicionado en invierno haciéndote padecer con más frío y más calor de lo necesario.

Pero también hay que decir que no hay nada en la creación que no tenga una razón de ser, y el ego no es menos; si éste hace las cosas más complicadas también se revalorizan los méritos al conseguir nuestras metas y objetivos; tiene mucho más valor la nota de un examen complicado que la de uno sencillo y gracias al ego los avances que hacemos en este plano de existencia son mucho más importantes, así pues no te agobies en el proceso sino tómatelo más bien como un reto de superación espiritual, un reto difícil pero no imposible, un reto que te lleva mucho tiempo, pero que se logra; tómalo con calma y no te desanimes pues tener conciencia de esto ya es un gran paso. Tú solo colócate en el camino y ves poco a poco hacia adelante,…¡que más da el tiempo que nos lleve, eso es irrelevante!… a fin de cuentas el tiempo no es más que una medida relativa a la rotación y traslación de la Tierra pero el espíritu no entiende de tiempo, es atemporal, olvídate del reloj en los avances de tu espíritu y deja que sea él quien te conduzca y te guíe en el proceso de reconexión con la fuente.

UN SALUDO!!!
PATRICIA PÉREZ

Summary
Article Name
El papel que juega el ego en la encarnación del alma en el plano físico.
Description
El ego!.... Algo complejo de manejar y difícil de reconocer, pero mucho más se complica todo cuando no hay un conocimiento del papel que éste juega en nuestra vida, ya que controla nuestro comportamiento mucho más de lo que nosotros podamos creer, y precisamente no es que juegue a nuestro favor sino más bien en contra. Cuando bajamos a la materia a encarnar tenemos unos propósitos a realizar y éste dificulta el hecho de que podamos realizar dicho cometido sin enredarnos energéticamente con terceros por el camino, creando así ese indeseable Karma que nos aleja cada vez más de alcanzar esa meta que nos propusimos conseguir en esta vida. Y la única manera que tenemos de poder controlarlo medianamente bien, es aprender a reconocerlo, saber cómo actúa y sobre todo ser consciente de que te hace creer que eres tú quien actúa o decide, cuándo en realidad es él quien lo hace. Complicado es el proceso, pero no imposible!!!! Revisemos pues como actúa con detenimiento para ser capaces de detectarlo y poder tomar el control a la hora de interactuar y relacionarnos con el mundo que nos rodea. El ego crea la falsa ilusión de la individualidad y crea a su vez una conciencia artificial que es el mundo que creemos conocer y que sustituye la conciencia real de lo que verdaderamente somos, que estamos unidos con nuestro Ser superior y a la vez con el "todo creador"
Author
Publisher Name
La expansión del Ser
Publisher Logo
Compartir: