Confucio dijo: «no vemos las cosas como son, vemos las cosas como somos nosotros»

La mente humana tiende a procesar toda la información que percibe bajo unos criterios personales que varían mucho de un individuo a otro a nivel personal, y a un nivel más general varían dependiendo de la cultura y el lugar de nacimiento.

Cuando somos niños nuestra mente va aprendiendo con unas referencias que toma del entorno creando así como única realidad toda aquella información que va procesando; es una realidad sí, pero no es la única realidad, es una realidad que nosotros nos hemos creado según las referencias de nuestro entorno; pero no podemos pasar todo lo que vamos viviendo por el filtro de esa realidad que nosotros mismos nos hemos creado; y eso es lo que hacen los juicios, no se puede juzgar bajo los criterios de un individuo a otro; no puedes juzgar a nadie si primero no has andado dentro de sus zapatos. Cuando juzgamos desde fuera no vemos las cosas como son, sino como somos nosotros. Esto hay que tenerlo muy claro cada vez que se emite un juicio sobre alguien o sobre algo, porque ese juicio carece de sentido alguno.

Un claro ejemplo que ilustra muy bien esta situación es «el mito de la caverna de Platón» unos prisioneros encadenados, cautivos en un tabernáculo, que jamás han visto la vida en el exterior, van creando su propia realidad a través de las imágenes que perciben del exterior; son las sobras proyectadas en una pared, de objetos y personas del exterior, causadas por la vaga iluminación de un fuego que hay detrás de ellos, como si de un teatro de sobras chinas se tratara; y sus mentes procesan esas imágenes como la realidad absoluta, pero no es una realidad absoluta sino la realidad de su percepción visual.

Nosotros no somos muy diferentes de esos presos de la caverna de Platón, percibimos una realidad y creemos que esa es la única realidad y en base a ello juzgamos todo. Y como ya he comentado en anteriores artículos la realidad física que percibimos nosotros ni siquiera es más que un 4% de la realidad, el resto forma parte de otras capas y otras dimensiones que no son 3D, que no pertenecen al plano físico de la materia, por tanto no puedes percibirlas, ni verlas con tu visión 3D; respecto a eso, aún vivimos en la caverna de Platón; creyéndonos que lo que percibimos es la realidad, la única realidad, y sobre esa distorsionada visión de los hechos que hemos creado en muestra mente nos sentimos con pleno derecho a juzgar; ¿pero con qué criterios juzgas?…. Si no se tiene una percepción global de la realidad!

Así que me reitero por tercera vez con las palabras de Confucio, pues a base de repetición es que la mente integra el concepto; «No vemos las cosas como son, vemos las cosas como somos nosotros»

Deberíamos de dejar a un lado esa insana costumbre; el creer que tenemos la capacidad para juzgar hace que nos perdamos la belleza de la vida. Miramos una rosa, una mariposa, o a una persona y tu mente inmediatamente juzga,… bonita, fea, gorda, delgada,etc… La mente funciona por comparaciones, rápidamente busca similitudes y clasifica; somos víctima de esta función cerebral; no pretendo juzgar con ello, iría en contra de mi escrito!…. Solo pretendo arrojar luz, para percibir otra realidad más amplia y con algo más de claridad.

¿Qué pasaría si un prisionero de esa hipotética caverna Platónica se escapara, y viera todo con más luz?… para empezar se deslumbraría, la visión no se adapta de la oscuridad a la luz así de golpe, el cambio debe de ser progresivo y gradual; nuestra visión hacia ese 96% que no percibimos tampoco se da así de golpe; la evolución de la conciencia es algo que se da poco a poco, dando pasos siempre hacia delante, cambiando viejos patrones de conducta y el primer patrón a cambiar es: «escapar de la caverna» saber que la realidad sobre la que juzgamos no es la realidad absoluta sino una realidad muy limitada que nuestra mente ha creado y desde la cual no se puede juzgar de una manera objetiva.

El segundo paso es omitir todo juicio. A la mente Occidental le cuesta mucho la meditación pasiva precisamente porque no puede dejar de juzgar; se sienta a meditar y no puede dejar la mente en blanco; un sin fin de pensamientos empiezan a acudir y la mente se pone a juzgarlos, entonces no medita, esto es sentarse a pensar; meditar es no pensar, es permanecer en un estado de no-mente, con la mente analítica en off; pero como el modus operandi de ésta es analizar y no encontramos ese botoncito de off, no hay quien la pare. Los pensamientos no se pueden bloquear, van a ir apareciendo lo que hay que hacer es no prestarles importancia, no analizarlos, no juzgarlos. Piensa que son mariposas y déjalas que revoloteen sin juzgarlas, sin mirarlas, sin poner tu atención en si son más grandes o más pequeñas o si son de un color o de otro y lo peor de todo, sin juzgar si te gustan o no, y si ésta es mejor y esa peor. Si eres capaz de permitir que tus pensamientos revoloteen como mariposas sin involucrarte, estos al final dejarán de perturbarte, y tu mente se pondrá en off; pero si por el contrario luchas contra ellos más te enrredarás con tu mente y no podrás apagarla nunca, al final gana ella la batalla y tu abandonas la meditación para ir a realizar cualquiera de las cosas que se te pasaron por la cabeza. ¿Quién controla aquí, tú a tu mente o tu mente a ti?….

El tercer paso es, nunca tomes las cosas que te diga la gente como algo personal, pues no lo es.

Partiendo de la premisa de que cada individuo se crea su propia realizad, analizando toda circunstancia bajo unos principios que ha creado él mismo y que pueden ser muy diferentes de los de otra persona, no tiene ningún sentido tomar tales juicios como algo verídico y aún menos personal. Todo va a ir siempre relativo a la mente que procesa una información, y esa mente ha creado unos criterios, como antes comentaba, según la educación que haya recibido en su infancia bajo la cultura y costumbres de una familia. Vas creciendo y tu subconsciente se va reestructurando según la educación y principios con los que estás siendo educado; es como una programación informática, y una vez programado tu subconsciente este funciona de forma autómata. Muchas de las cosas que realizas a diario, las realizas de ese modo, sin apenas ser consciente de ello; es una rutina, lo realizas cada día, vas en piloto automático; tu mente por un lado y tu cuerpo por otro; y un día te ves tomando el mismo camino de siempre cuando resulta que pretendías tomar otro distinto, para realizar cualquier historia fuera de tus rutinas habituales, pero ahí estás,… haciendo lo mismo de todos los días,…. entonces es cuando te das cuenta de hasta qué nivel te controla tu subconsciente. Y sobre esta idea se centra la terapia de la hipnosis y sin ir más lejos la publicidad. En dejar esos mensajes subliminales en nuestro subconsciente y esperar el suficiente tiempo para que queden fijados a base de reiteración. Luengo en un segundo que tengas de indecisión, en que no sabes qué producto comprar, ese mensaje fijado en tú subconsciente te incita a decidirte por un producto determinado en vez de otro. Y es que no necesitas ni estar pendiente de la tele para que eso ocurra; el jodido de tu subconsciente lo graba aunque tú no seas consciente ;););)

Precisamente en la hipnosis te relajan hasta que dejas ser concierte de lo que pasa, para poder trabajar de forma directa en tu subconsciente, ya sea sea para eliminar un viejo hábito, como para eliminar formas de pensamiento destructivos, como también para crear un hábito nuevo; constructivo por supuesto!… Pero no se necesita de la hipnosis para esto, basta con que te lo repitas a ti mismo las suficientes veces como para que quede fijado en tu subconsciente y funcione por sí solo. Claro que tienes que quererlo realmente, porque de poco sirve decir que te vas a dejar de fumar, si realmente no quieres.

Pero volviendo al tema principal todos hemos sido condicionados a lo largo de nuestra vida, a través de mensajes subliminales grabados en nuestro subconsciente y si nos vamos a la infancia, ya ni son subliminales; las mismas frases repetidas una y otra vez por nuestros padres, abuelos y profesores del colegio. Todo eso ha reprogranado tu mente, y en base a esos principios es, que tú has creado una realidad, «tu realidad» pero la realidad de cada persona es muy diferente. Hay tantas y variadas realidades y películas mentales como personas habitan la Tierra; cada mente procesa la información de una manera muy distinta; en base a como esté reestructurada por dentro, qué sentido tiene pues tomar en cuenta un único juicio de una única persona. Si te interesa preguntar por algo siempre son mejores varias opiniones y tú después, ya te sacas tu propias conclusiones. Y si no te interesa ninguna opinión no te tomes lo que te digan como algo personal contra ti. Y tampoco se debe de juzgar nadie si no te ha pedido una opinión; cuando entiendes esto empiezas a ver que carece de sentido gastar un tiempo y una energía en algo que es completamente absurdo y surrealista, pues cuando miras a una persona y la juzgas, lo haces a través de tu propio espejo, ¿qué te aporta eso realmente?…..

Y bueno, si quieres no leas esto otra vez, porque con plena conciencia te estoy sugestionando pero si te da igual, ahí va la cuarta:

«No vemos las cosas como son, vemos las cosas como somos nosotros»

Y felizmente me despido hasta que vuelva con otra idea con la que poder sugestionar. NAMASTE!!!

Patricia Pérez.

Summary
Article Name
No te tomes las cosas como algo personal
Description
Confucio dijo: "no vemos las cosas como son, vemos las cosas como somos nosotros" La mente humana tiende a procesar toda la información que percibe bajo unos criterios personales que varían mucho de un individuo a otro a nivel personal, y a un nivel más general varían dependiendo de la cultura y el lugar de nacimiento. Cuando somos niños nuestra mente va aprendiendo con unas referencias que toma del entorno creando así como única realidad toda aquella información que va procesando; es una realidad sí, pero no es la única realidad, es una realidad que nosotros nos hemos creado según las referencias de nuestro entorno; pero no podemos pasar todo lo que vamos viviendo por el filtro de esa realidad que nosotros mismos nos hemos creado;
Author
Publisher Name
La expansión del Ser
Publisher Logo
Compartir: