El alma es esa parte nuestra en la que queda grabada toda nuestra existencia en este plano tridimensional. Es justo lo que te llevas cuando mueres, cuando abandonas tu cuerpo. Es como la caja negra de los aviones en la que queda todo registrado y en los accidentes pueden ver lo que ha ocurrido. Cuando mueres y vas a ese otro lugar de donde viniste, te presentas con tu cajita, “con tu alma”, y eso es inalterable; todo está ahí registrado, buenas y malas obras; experiencias traumáticas y experiencias placenteras, toooodo registrado; y por supuesto, te piden cuentas; ” A ver si has hecho todo aquello a lo que te comprometiste antes de encarnar”…. Y ese es el famoso juicio donde te es entregado ese karma a saldar en una vida futura, si aún tienes cosillas pendientes; Así que, aprovecha ahora que estás vivo, para llenar esa cajita con las mejores vivencias posibles; se selectivo con tus experiencias sabiendo lo que esto implica; no llenes tu caja de vivencias de las que luego no te sientas orgulloso, sino de todo lo contrario; disfruta de las mejores cosas que nos ofrece esta experiencia terrenal. “VIVE” cada día de tu vida como si fuera el último. Enriquece a tu alma porque como dice Aristóteles es través de ella que vivimos, cuanto más apasionada sea tu alma más ganas de vivir tienes, por tanto “lo que tiene alma se distingue de lo que no la tiene por el hecho de vivir”

Feliz viernes!!!
Patricia Pérez

Compartir: