No somos conscientes de ello pero cada día desde el momento en el que nos levantamos de la cama y comenzamos con nuestros quehaceres, se van a ir cruzando personas y situaciones mediante las cuales vamos a estar limpiando y equilibrando Karma. A veces a través de las cosas más simples equilibramos energías en nuestra vida.

No siempre el Karma tiene que ser visto como algo negativo o un castigo; como la iglesia que contempla la visión del pecado original; hay que dejar de ver el karma desde este punto de vista; el karma, por llamarlo de alguna manera no es más que una forma que tiene de actuar el universo, o Dios, o la vida misma, para que tú tengas un equilibrio energético. Para poder vivir una vida en armonía y salud. Como siempre digo, todo en nuestra vida se reduce a una cuestión de energía, nosotros somos energía y todo a nuestro alrededor también lo es; el más mínimo desequilibrio energético que se produzca tanto en nuestra persona como en nuestro mundo,va a traer una respuesta por parte de aquello que te creó para que recuperes este equilibrio original con el que fuiste creado, y esto es el Karma, un proceso de equilibrado energético y además evolutivo. Ahora dime, esto es negativo?…. Quítate ya esa idea de la cabeza y empieza a querer alcanzar un equilibrio energético si lo que quieres es vivir en un mundo en el que prime la armonía; ésto es algo que debes decidir tú mismo, porque igualmente la naturaleza divina va a querer que vuelvas al estado de equilibrio, y si no lo haces por ti solo, serás forzado por las fuerzas universales a que lo hagas en contra de tu voluntad, y entonces esta situación que no es en absoluto algo negativo, sí denotara para tí un matiz de negatividad, de…. “Que injusta es la vida conmigo”…. El universo ante esta actitud percibe que no te gusta estar así, “desequilibrado” ¿y cómo responde a tu llamado de desesperación?… Pues poniéndote por delante nuevas oportunidades para que puedas equilibrarte.

Claro las oportunidades que te pone para equilibrarte son situaciones similares de las que te estás quejando, pero para tu visión serán más injusticias que te da la vida; sin embargo, para el universo son las presiones que necesitabas para equilibrarte y así, de esta forma, nos enredáramos en la rueda del Karma y la reencarnación una y otra vez, sin superar las pruebas. Luego nos pasa la del chiste de aquel que se estaba ahogando y pedía ayuda a Dios para no morir y cuando alguien se acercaba a él y se ofrecía, el que se estaba ahogando decía que estaba esperando a que Dios lo salvara, tres situaciones diferentes de ayuda recibió pero bajo su visión de humano, no las vio; al morir ahogado y llegar al cielo preguntó a Dios por qué no lo había ayudado, “tres oportunidades tuviste de ser salvado y las tres rechazaste por qué no se parecían a la idea que tenias de salvarte”

Y esto es lo que nos pasa cada día; la idea que nosotros podemos tener de las situaciones que vivimos en nuestra vida, es muy diferente de la realidad, una realidad que puede que no lleguemos a ver clara hasta el momento de nuestra muerte, hasta que lleguemos al otro lado del velo y nos digan cuantas oportunidades nos fueron dadas y bajo nuestra visión humana tan limitada, solo llegamos a percibirlas como injusticias y no las aprovechamos, a veces el padecer en esta vida una enfermedad como un Cancer puede haber sido algo aceptado por ti mismo, desde allí arriba, desde antes de nacer, para con ello quitarte un desequilibrio energético que puede que arrastres muchas vidas, sin poder equilibrarlo porque cuando estás aquí no lo recuerdas, y te vuelves a enredar y cuando llegas arriba nuevamente dices ” noooo, otra vez he fallado, por favor la próxima vez ponme a equilibrarlo de una forma que no pueda tener otra opción” y ahí está el Cancer, sin escapatoria; no hay otra opción!…. Desde aquí se ve una injusticia divina, pero cuando llegas arriba dices, gracias Diooos!… por fin me he quitado eso de encima. Soy libre!… Gracias! Y así, en tu siguiente vida serás libre de experimentar las cosas que tú desees, sin ataduras Kármicas que te obliguen a vivir situaciones que no quieres y que además estás cansado ya de repetir; pero para esto hay que llegar al  “cero Karma” mientras no llegues a eso, no puedes escapar de equilibrar tus energías a través de experiencias complicadas y no muy de tu agrado; por otro lado también está la opción de ir acumulando Karma positivo; y todos sabemos cómo hacerlo; todos los maestros que nos han precedido como Jesús o Buda o avatares de otras culturas y religiones, se han molestado en dejarnos un legado para ello, y prácticamente todos hemos crecido con unos principios religiosos, éticos y morales y de sobra sabemos lo que es el bien y lo que no; así pues piensa en que cada acción que realizas cada día puede generarte un Karma negativo o al revés, uno positivo, y que por supuesto puedes acumular Karma positivo para esta vida o para la siguiente, a modo de cuenta de ahorros Kármica. ¿A que visto así te apetece salir a la calle haciendo bien por donde pases, para llenar esa cuenta de ahorros?….. Pues cada día puedes hacerlo!

La de oportunidades que nos da el universo para que nos equilibremos energéticamente y aligeremos la carga Kármica que es la que se encarga de que este proceso se dé, a través de todas las relaciones y situaciones que tienen lugar en nuestro entorno. Pero nosotros ante estas situaciones complicadas nos quejamos, luchamos en contra de ellas y si podemos huimos y cuanto más lejos mejor. “Luchar o huir” la respuesta de nuestro cerebro primitivo ante las situaciones complicadas de la vida.

Una vez, durante un curso sobre energías, exactamente Reiki Egipcio (Sekhem) me dieron un consejo muy bueno, pero que no terminé de entender del todo hasta pasado un largo periodo en el que por fin me decidí a trabajar y saldar mi karma. En aquel momento mi visión era algo más reducida, trabajábamos con viejas energías ancestrales; todos nosotros las tenemos e inevitablemente marcan nuestra vida y podemos arrastrarlas durante muchas vidas si no las resolvemos, las limpiamos y equilibramos.

Mientras las trabajábamos, mi cuerpo se sentía mal, presión en el pecho, falta de respiración,… A saber que estaba moviendo yo ahí que me hizo sentir así; desde luego yo sabía que de esta vida no era, pues nada en mi mundo actual me hacía sentir tan mal; lo que fuera que era aquello iba conmigo y si no se expresaba de una forma lo haría de otra distinta, pero lo haría hasta que consiguiera equilibrar esa energía e intégrala en mi vida. El consejo del profesor fué: “déjate comer por el tigre” tu huyes de eso pero así no lo superarás. En ese momento no lo entendí, dejarse comer y como?… Para mí hubiera sido más fácil tener a ese tigre físico ante mí y no moverme, a ver si de verdad me comía, porque como tigre figurado la verdad es que era complicado, sino imposible de ver; yo miraba por todos los lados pero ahí no había ningún tigre; y si estaba me acechaba bien oculto desde las sobras.

Tenía que descubrir qué narices había en mi vida y que además me tenía que comer por eso. “Vaya consejito me ha dado, me he quedado igual que estaba” pensé en ese momento. Vamos ni la más remota idea de por donde cogerlo; Un excelente maestro Zen pues da el consejo justo y deja que sea el alumno por sí mismo el que haga el proceso de evolución, independientemente del tiempo que tarde. Pero tenemos que saber que cuando queremos y pedimos las cosas con plena determinación el universo nos las las pone; yo quería saber cuanto antes cuál era mi tigre y la vida me fue poniendo en situación hasta que el tigre se hizo evidente. “Ah leche!…. Con que este es mi tigre!….” He tardado 8 meses en saber exactamente cuál es; pero claro ahora viene lo peor; ya tengo el tigre delante, y ahora?… dejaré de verdad que me coma?…. O lucharé contra él otra vez?…. Porque yo no soy de las que huye; noooo; tengo mucha osadía; yo soy guerrera, yo soy de las que pelea a muerte contra los tigres (energéticos claro)  lo que no sabía que eran tigres!… Que pregunten sino a los de mi entorno más cercano, como me las gasto; pero si me lo cargo nuevamente pierdo la oportunidad de equilibrar esa energía ancestral que me toca las narices y no saldré de aquí jamas, porque volveré a pedirlo y el universo me pondrá un tigre nuevo. “Lo que me ha costado entender aquel sabio consejo” uno de los mejores que me han dado, tengo que agradecérselo. Pero esta vez no haré lo de siempre. No responderé con mi cerebro primitivo, ni luchar, ni huir, entonces que?…. Pues me quedaré quieta y veré como el tigre me come. No puedo dar más información llegando a este punto pues de momento me encuentro ante el tigre, lo estoy mirando fijamente y él me mira a mí, es grande y poderoso, tremenda energía ancestral, pero no me saca los colmillos, más bien tiene una cara de,…bien! por fin parece que te vas a dejar pillar por mí, vamos a solucionar esta vieja energía ancestral ya!… Veo paz en su mirada, no creo que sea muy fiero conmigo. No tengo ni la más remota idea de que es lo que va hacer conmigo; pero sí se lo que voy hacer yo; respirar profundo y pensar que eso está ahí porque yo, en algún momento de mis vidas anteriores he creado un desequilibrio, “equilibremoslo pues” y lo que tenga que pasar lo acepto; no voy a luchar. Cuando avance en esto compartiré mi experiencia por supuesto, pues las experiencias de unos a veces ayudan a otros a superar sus limitaciones. Esta es la energía de Acuario, de nuestra era actual, la evolución del colectivo, uno evoluciona y los de su alrededor también se ve afectados, por tanto si te propones evolucionar y mejorar como persona, ayudas al colectivo. De momento, para empezar, tienes que intentar reconocer a tu tigre; tú pide al universo que no tardará a cruzártelo, verás, pero no hagas la del chiste; si te ponen una situación complicada, algo que siempre te ha molestado y de repente te ves ahí nuevamente, “éeeeese es tu tigre” al menos localizarlo es un gran paso hacia tu camino de evolución. A mí me ha llevado 8 meses entre saber qué significaba aquella frase de “déjate comer por el tigre” y luego buscarlo en mí vida, por supuesto!… Pero tú, si has leído esto, ya tienes medio camino hecho, ahora solo falta….. RECONOCER A TU TIGRE!!!

Un Saludo!

Patricia Pérez.

Summary
Article Name
Limpiando Karma
Description
No somos conscientes de ello pero cada día desde el momento en el que nos levantamos de la cama y comenzamos con nuestros quehaceres, se van a ir cruzando personas y situaciones mediante las cuales vamos a estar limpiando y equilibrando Karma. A veces a través de las cosas más simples equilibramos energías en nuestra vida.
Author
Publisher Name
La Expansión del Ser
Publisher Logo
Compartir: