Vivimos en un mundo bipolar donde todas las percepciones que recibimos del entorno vienen marcadas por la oscilación de los opuestos; todas nuestras emociones, sensaciones y pensamientos están moviéndose continuamente entre opuestos cuál montaña rusa de aquí para allá, entre lo blanco y lo negro, entre lo positivo y lo negativo, entre el bien y el mal, entre la risa y el llanto y esto es lo que determina nuestro estado de ánimo cada día. Luego pensamos que uno de los extremos es mejor que otro porque nos hace sentir bien y el otro no. Pero esto no es más que un método de experimentación en el juego de la vida; tú no puedes sentirte eufórico y entusiasmado si no has sentido también lo opuesto, que es estar desanimado y deprimido; no puedes disfrutar de una buena risa sino has llorado, como tampoco puedes diferenciar entre buen o mal comportamiento si no experimentas ambos en tu vida, en tu juego.

Los opuestos, el Yin y el Yang, no son más que la vía de experimentación del juego que viene determinada únicamente por dos energías, una positiva y una negativa; y erróneamente pensamos que lo correcto para nuestra evolución está en inclinarnos del lado de lo que parece resultar más positivo para nosotros y nos hace sentir mejor, pero esto no deja de ser incorrecto. Experimentar ambos extremos es lo que te aporta cierto grado de experiencia a través de esta encarnación, pero detenerte en medio de esa oscilación entre opuestos es lo que veredaderamente nos permite salir airosos en este juego y de la rueda de las reencarnaciones, pues eso implica que somos capaces de aprender sin involucrarnos demasiado en dicho el jugo y sin perder la conciencia de seres espirituales; porque cuando más te inclinas hacia el lado positivo de la vida, más impulso tomas hacia su opuesto; solo deteniéndote en medio es que se pude parar ese movimiento pendular. Ya lo dijo Buda, hay tomar el camino del medio, el de la neutralidad y esa es “la tercera energía”, la que equilibra los opuestos, la que nos permite conectar con nuestra verdadera esencia, con nuestro Ser Superior, que está fuera de este juego y no conoce de opuestos sino de neutralidad. También Jesús predicaba esta eneñanza aunque no sea tan evidente como la enseñanza del camino del medio de Buda, pero las enseñanzas de Jesús pretendían que conectáramos con la neutralidad a través de la energía del amor, del corazón donde tenemos el cuarto chakra, ósea el chakra del medio, el del equilibrio. El amor verdadero es neutro, no es el que nosotros percibimos a través de esa oscilación del falso concepto de “amor-odio”; erróneamente pensamos que estar enamorado de alguien y quererlo mucho es amor verdadero, pero ese no es el verdadero concepto de amor universal que pretendía enseñar Jesús, sino otro diferente, que a su vez es imprescindible y muy importante para poder desarrollar y potenciar ese amor neutro universal a través de experimentar los opuestos (el te amo y te odio)  y una vez has podido sentirlos con intensidad te resulta más fácil hayar el punto medio, ni tanto ni tan calvo.

Pero aclaremos bien que no son lo mismo, y es que utilizar una misma palabra para dos cosas diferentes crea mucha confusión y entonces pensamos que estar enamorado o querer mucho a alguien es amor universal, aunque no sea así; y dado que no hay una palabra para diferenciar ambos términos, a la que tiene polaridad positiva podríamos llamarla “amor” en minúsculas y la otra, el amor neutro universal del que habla Jesús deberíamos llamarlo “AMOR” con mayúscula. Pues este “AMOR” es la tercera energía, y en eso se basan todas sus enseñanzas y con sus palabras “ama a tu próximo como a ti mismo” habla de una neutralidad, habla de un enorme respeto a toda la creación, a todo el juego de experimentación para la evolución de nuestro verdadero Ser; habla de no juzgues y deja que cada cual experimente su propio juego, y tenga su propio proceso de aprendizaje, y de ahí lo de “pon tu otra mejilla”…. eso quiere decir,  cuando alguien esté experimentando una polaridad, quédate neutro, aunque arremeta contra tí, respeta su juego, respeta su proceso de evolución, realmente no va contra ti, solo está en un extremo y desde ahí no se ven las cosas con claridad, solo estando neutro es que puedes ver esto, y entender lo de poner la otra mejilla; arremeter contra esa persona solo te sirve para ponerte en un estreno y coger impulso para oscilar nuevamente entre lo positivo y lo negativo, y no te beneficia ni a ti, ni a la otra persona, a la cual también le estás metiendo más inercia para que siga permaneciendo esclavo de las oscilaciones emocionales. El concepto de amor en ese punto de equilibrio se expande mucho más allá de un simple querer, ese amor incluye una enorme consideración con todo lo creado y su proceso evolutivo. Todos somos iguales y venimos para aprender del mismo modo, a través de las experiencias de la vida, y experimentar opuestos no es ni malo ni bueno sino lo que necesitas para poder encontrar en el camino del medio, el equilibrio y desde la neutralidad hacer una buena síntesis de tus vivencias.

Y si revisáramos todas las enseñanzas de Jesús desde esta perspectiva le encontraríamos otro sentido diferente del que en un principio pudimos entender bajo una conciencia de bipolaridad. También hay que tener en cuenta que han pasado muchos años y las mentes humanas que dejaron escritas sus enseñanzas en papel tenían una conciencia diferente a la que tenemos hoy;… Hace poco oí que querían pasar el Quijote al castellano moderno, aunque personalmente pienso que perdería el encanto esa gran obra de la literatura española pasada al lenguaje actual; sin embargo reescribir las enseñanzas de Jesús bajo la nueva conciencia, mostrándola desde la tercera energía, desde la neutralidad del AMOR universal, seguro nos mostraría otra perspectiva diferente de todas sus enseñanzas; cobraría muchísimo valor como guía para conectar con nuestro verdadero Ser a través de esa energía del chakra corazón, y por eso me gusta rescatar de vez en cuando alguna de sus enseñanzas y ofrecerla desde un punto de vista aplicable a nuestro entendimiento actual, bajo los conceptos de crecimiento personal que se están convirtiendo en la nueva religión universal.

El concepto de la sagrada Trinidad, Padre-Hijo-Espíritu Santo, encierra estas tres energías, las energías de las dos polaridades positiva y negativa para la experimentación en la Tierra,  y la neutra (Espíritu Santo) pues el espíritu es neutro, el Ser que verdaderamente eres es neutro y la única vía para reconectarte nuevamente con él es encontrar el punto medio donde se unen cuerpo-alma-espíritu, es encontrar el centro entre esas dos calles de doble sentido, entrar por la puerta del edificio y subir al ascensor. Pero ese edificio eres tú mismo y el ascensor está dentro de ti, en tu cuarto chakra; no lo hallarás fuera sino en tu interior, retirándote como Jesús en el desierto y ese desierto no es más que un espacio interno en el que te puedas desconectar del juego de la vida, te bajes de la montaña rusa de las emociones y los pensamientos, y puedas conectarte con tu verdadera esencia, con tu Ser superior para que éste sea tu guía, en este mundo de opuestos en el que crees ser esa identidad que determina el entorno donde vives, y te ayude por tanto a encontrar esa neutralidad que te permita ver con total claridad, que experimentar los opuestos no es más que una vía de aprendizaje en este mundo tridimensional de la materia, que forma parte del juego de la vida y que no es malo jugar siempre y cuando seas consciente del hecho y no te olvides que tú no eres el jugador sino un Ser superior que usa un cuerpo para aprender y evolucionar a través de la experiencia.

Un saludo!

Patricia Pérez.

Summary
Article Name
La tercera energía, el camino del medio, el equilibrio de los opuestos...
Description
Vivimos en un mundo bipolar donde todas las percepciones que recibimos del entorno vienen marcadas por la oscilación de los opuestos; todas nuestras emociones, sensaciones y pensamientos están moviéndose continuamente entre opuestos cuál montaña rusa de aquí para allá, entre lo blanco y lo negro, entre lo positivo y lo negativo, entre el bien y el mal, entre la risa y el llanto y esto es lo que determina nuestro estado de ánimo cada día. Luego pensamos que uno de los estrenos es mejor que otro porque nos hace sentir bien y el otro no,.... Pero esto no es más que un método de experimentación en el juego de la vida; tú no puedes sentirte eufórico y entusiasmado si no has sentido también lo opuesto, que es estar desanimado y deprimido; no puedes disfrutar de una buena risa sino has llorado, como tampoco puedes diferenciar entre el buen y el mal comportamiento si no experimentas ambos en tu vida,
Author
Publisher Name
La expansión del Ser
Publisher Logo
Compartir: