Si algo he aprendido a través de los cursos de Feng Shui es a pedir al Universo de la forma más correcta, pues no siempre lo hacemos bien y luego atraemos cosas y circunstancias que no son exactamente lo que nosotros queríamos.

Mucho cuidado con lo que pides y como lo pides, pues el hombre propone y el Universo dispone; y aunque a tus ojos parezca que pides y no te lo dan, continuamente estamos atrayendo y nos son dadas cosas que nosotros mismos hemos pedido de manera inconsciente.

Un ejemplo muy claro para entender esta forma de petición al universo de manera inconsciente y además súper poderosa, son:….. «Los lamentos»…. Y repito, esta forma de pedir es muy poderosa pues en ese estado de indignación y cabreo, tenemos muuuucha fuerza!…. Esa petición tiene tanta intensidad que lo materializas pronto. De verdad!…. Mucho cuidado con lo que pedimos en ese estado; si pudiéramos así el dinero, seríamos millonarios!…;)

Yo he aprendido esto a través de mi experiencia propia, como debe ser, y he cometido estos errores en numerosas ocasiones. Tengo dos niñas pequeñas y en muchísimos momentos de agobio, de estos que aprietas los dientes por no darles un azote, y respiras intensamente; al final me veo diciendo con total indignación: «Diooooos dame paciencia!» O también esta otra, a ver quien no la ha utilizado, «Señooor dame fuerzas» GRAVE ERROR!!!! No pidas nunca ni paciencia ni fuerza; porque ambas cosas son virtudes que todos ya poseemos de forma innata; y con esta petición el Universo entiende que quieres potenciar esa virtud; y ¿cómo mejoramos y las cualidades que ya poseemos?…. ¿Como ganas fuerza, fondo físico y resistencia, elasticidad y equilibrio, etc.? Pues entrenándolo no?…. Entonces cómo piensas que te va a dar Dios o el Universo esa paciencia?…. Pues eso, mediante el entrenamiento; a través de más situaciones de esas de las que te estás quejando, porque si no tienes fuerza o paciencia para soportarlo y estás pidiendo que te las den, por supuesto que se te darán todas la oportunidades que necesites para que la entrenes y la mejores, si es esa tu voluntad, claro!… y cuanto más intensidad metas a tu petición, según sea el grado de tu desesperación, más complicada e intensa será también tu experiencia de entrenamiento. Tu visión de la realidad no se corresponde exactamente con lo que hay detrás de cada situación. Mi consejo, para la próxima vez en que te veas así, en esa situación de cabreo e indignación, leche!… pide dinero; que te cabrean tus hijos, tus vecinos, quien sea, e inevitablemente empieza a hervirte la sangre y no puedes hacer nada por evitarlo, pues úsalo para pedir algo que quieras de verdad! ….. Aprietas los dientes, respiras con intensidad y entonces dices: «Dioooooos quiero un coche nuevo»….. «Señoooor dame unas vacaciones en Cancún»

Eso es lo que hay que hacer en estas situaciones, porque las lamentaciones no sirven para nada más que para complicarnos innecesariamente la vida; tenemos un problema de comunicación con el Universo y es que no hablamos en mismo idioma; no tenemos ni idea de cómo comunicarnos con él, así que por la cuenta que nos trae y nuestro propio interés, más vale que seamos nosotros lo que vayamos aprendiendo a comunicarnos con él; a partir de ahora antes de pedir primero piensa en cómo puede llegarte eso que estás pidiendo y si te va gustar o no; y piensa que no podemos cambiar los viejos hábitos en dos días, pero si que puedes echar mano, de esa paciencia que ya tienes para ir cambiando poco a poco tu «modus operandi» y con tranquilidad, que las obras de palacio van despacio y la paciencia es una gran virtud.

NAMASTE!
Patricia Pérez.

Summary
Article Name
La Paciencia
Description
Si algo he aprendido a través de los cursos de Feng Shui es a pedir al Universo de la forma más correcta, pues no siempre lo hacemos bien y luego atraemos cosas y circunstancias que no son exactamente lo que nosotros queríamos.
Author
Publisher Name
La Expansión del Ser
Publisher Logo
Compartir: