7. Aries 13: El viaje del Héroe. «La Luna de la iluminación y la armonía»

Seguimos avanzando en nuestro viaje del héroe por los doce signos. Hoy hemos tenido el plenilunio, así que volvemos otra vez a ese punto donde se activa el eje correspondiente del signo por donde está transitado el Sol (Yang o principio masculino) al colocarse la Luna (Yin o principio femenino) en el signo opuesto complementario. Y al estar ambas energías disponibles podemos practicar con más facilidad el «temple», el arte de equilibrar y estabilizar la energía, para poder armonizar todas las situaciones que van aconteciendo en nuestra vida.

La Luna llena del mes de Tauro se da en el signo de Escorpio y eso activa por tanto el eje Tauro-Escorpio y nos permite hallar el camino del medio entre esas dos energías para lograr alcanzar el punto de 0 tensión, de neutralidad, de no dualidad, de no lucha, de paz interior. Por cierto, en este plenilunio se festeja el Weesak, nacimiento, iluminación y muerte de Buda, y no sucedió en estas fechas por casualidad, la energía que se mueve en ese plenilunio tiene mucho que ver con ese proceso de iluminación. Todo en la creación tiene un porqué y una razón de ser. Es más…, para mi este es el eje de Buda porque refleja muy claramente su experiencia de vida y la quintaesencia de sus enseñanzas.

El príncipe Siddhartha pudo alcanzar ese punto de equilibrio, iluminarse y convertirse en Buda al haber experimentado primero esos dos signos opuestos. La vida puramente material (Tauro) y el ascetismo, la austeridad extrema y el vivir conectado a esas otras dimensiones del otro lado del velo (Escorpio). Pero es que sin dualidad no puede haber un proceso de entendimiento ni de iluminación porque en base a qué comparas ¿no?…. Cómo sabes que algo es bueno o malo, positivo o negativo, beneficioso o perjudicial… Cómo podemos obrar bien si no hay un «obrar mal», ¿en base a qué juzgas?…, pues podemos juzgar en base a que hemos experimentado alguna vez ese «obrar mal» y tras ver nuestro error aprendemos y tratamos de enmendarlo… Y por eso es que vivimos en un Universo dual, porque sino, no podríamos experienciar, ni aprender, ni evolucionar… Así que hasta el mal tiene su razón de ser, ofrecerte una visión de lo que NO debes que hacer, pues nada es inocuo y todo tiene sus consecuencias, y tú tienes libre albedrío y puedes evolucionar y ganar méritos o crédito universal gracias eso precisamente, gracias a que existe el bien y el mal.

Pero volvamos con Sidarta Gautama Buda y analicemos el eje Tauro-Escorpio. Él llevó una vida de opulencia extrema, disfrutando de lo material a todo lujo (Tauro). Después renunció a la vida materialista por completo, incluso a la comida, y se fue justo al extremo opuesto (Escorpio), el mundo de lo no físico, lo que está más allá de los cinco sentidos, desconectando de la realidad física para vivir solo y exclusivamente en lo espiritual, en un estado meditativo desconectado por completo del mundo que le rodea; vamos como si no existiera, ojos que no ven corazón que no siente. Porque no olvidemos que ese fue el desencadenante que lo llevó ahi, a esa situacion, a ese refugiarse en el ascetismo y la meditación para huir del sufrimiento humano.

Y en ese modo de actuar que tuvo podemos ver lo que es llevar estos dos signos al extremo del extremo. Pero estando en un mundo material, el cuerpo necesita comer o se muere y al final se dió cuenta de que los extremos no son buenos y que la mejor opción es siempre el punto medio. El «ni tanto ni tan calvo». Pero como ya he dicho, uno tiene que tener la experiencia para llegar a esa conclusión, y eso es precisamente la iluminación. Cada vez que la cagas y te das cuenta, y aprendes y entiendes algo, te iluminas un poco…, y créeme que no se te juzga por tus cagadas sino por tu capacidad de aprender de ellas. Puedes haber tenido una experiencia calificada como «pecado», por utilizar una palabra que todos conocemos bien, pero aclaro de antemano que yo no creo en el «pecado» y mucho menos en el original, a mi me gusta más el término «cagarla a base de bien»…, pues bien, puedes tener una experiencia de estas y eso generarte una toma de conciencia tan brutal que no vuelves a ser el mismo, que te transforma por completo, y desde ese otro nivel de conciencia ni se te pasa por la cabeza volver hacer algo así.

¿Tiene por tanto ese acto tuyo karma negativo?… En este caso no, porque se te juzga por la toma de conciencia que hagas tras tus cagadas. Si el resultado es positivo y tomas conciencia y como decía Jesús, vas y no pecas más. Tus pecados o tus cagadas te son perdonadas y no acumulas Karma negativo. Pero si pecas, o la cagas, y vas y te confiesas, y van «te perdonan» y lo vuelves hacer después, y en reiteradas ocasiones además… Lo siento pero… ¡No tienes perdón que valga!…

Por eso no creo ni en el pecado ni en su absolución. Tu juicio y tu modo de actuar después de haber errado, es lo único que puede redimirte. Como dice el refrán: Errar es de humanos, corregir es de sabios. Así que no te tortures por tu errores del pasado, haz examen de conciencia, mira que aprendiste y si eso generó en ti un crecimiento personal. Pero se justo y júzgate con criterio, si verdaderamente has aprendido la lección, que a fin de cuentas se trata de eso, y resulta que ya no haces esas cosas, no te tortures más, pero si sigues repitiendo las mismas cagadas una y otra vez, tal vez sí deberías de hacerlo. Ten un par de huevos para reconocerlo y no trates de huir porque del Karma no se escapa, sino no lo haces tú lo hará el Universo y te pondrá la penitencia que él considere más adecuada  y creeme que no van a ser 2 Padres nuestros y 3 Ave Marías. No, que va, te va a dar por donde más te duela,  para que reacciones y enmiendes errores.  Mi consejo: Practica el examen de conciencia cada día de tu vida, analiza que hay detrás de cada vivencia y trata discernir que lección de vida puede pretender la vida que aprendas con esa experiencia.

Y aunque parezca que me he desviado del tema, no es así, aún seguimos viendo asuntos del eje Tauro–Escorpio. Te recuerdo que Tauro tiene que ver con los valores y Escorpio con los juicios, pero no con el juicio de la ley y la justicia, ya sea kármica o legal, eso es más de Sagitario. El juicio escorpiano es el que hacemos cuando juzgamos situaciones o personas con patrones de pensamientos un tanto egoístas, dependiendo únicamente de nuestros gustos, ideologías y formas de pensar. Y puestos hablar de lo éticamente correcto y del deber ser, el juicio ético y kármicamente positivo es el que hacemos con nosotros mismos, nunca con los demás, porque para gustos colores y el respeto a los demás debe estar por encima de creencias, gustos e ideologías. Y juzgar por errores es aún peor porque conforme juzgues serás juzgado, y además por la justicia divina universal y a esa no le tiembla el pulso. Además, en esta vida nadie está libre de pecado, o de cagadas, y hemos quedado en que las cagadas a veces son productivas, así que mejor céntrate en las tuyas y olvídate de las cagadas de los demás. Utilizar ese juicio (escorpiano) para juzgar unicamente tus valores (Tauro) es moverse por eje de forma armoniosa y equilibrada y eso hará que en tu realidad sea cada vez más armoniosa y equilibrada pues lo que siembras es lo que recoges y lo que vibras es lo que atraes, y con cada gesto por simple que sea y con cada pensamiento de la índole que sea creas tu realidad.

Pero sigamos, que no solo se mueven asuntos éticos en este eje, hay muchísimos más aspectos en él. Te diría que es uno de los ejes más polifacetico, exuberante e intenso. No sólo contiene la quintaesencia de las enseñanzas del Buda, sino que es el fundamento de la vida misma. Para mí el más relevante de todos y saber equilibrarse en él es la clave para graduarse en esta Universidad de la vida con honores y alcanzar el Nirvana. Ya he dicho que no es casual que en esta Luna se iluminara el Buda, es que es lo que logras cuando eres capaz de equilibrar estas dos energías. Y cuenta la leyenda que todos los años en esta Luna llena del mes Tauro, el Buda ofrece una dispensación energética para que el humano lo logre, y eso supone un plus añadido a lo que ya de por sí logras equilibrando este eje. Pero como alcanzar el equilibrio no es algo tan simple, él ofrece asistencia todos los años en este día y solo tienes que vibrar en sintonía para conectarte con esa frecuencia. ¿Recuerdas cómo se hacía no?… Simplemente tomando conciencia de lo que se mueve en cada eje, y leyendo sobre el tema ya haces esa toma de conciencia y la conexión con esa energía. Así que venga. Vamos allá:

Tauro representa el mundo de la materia, la punta del Iceberg, el plano físico 3D que percibimos a través de nuestros 5 sentidos. Escorpio por el contrario es el mundo no material, lo que queda del otro lado del velo, la parte del Iceberg que queda sumergida, nuestro subconsciente y todo lo que hay más allá de los 5 sentidos físicos. Escorpio regido por Plutón, Hades en mitología griega es el Dios del inframundo, este eje por tanto también representa la vida y la muerte y por supuesto todo lo que queda en medio.

¿Y qué puede haber entre la vida y la muerte te preguntarás?… O estás vivo o no lo estás, ¿no es verdad?…

Pues no, también hay un camino del medio ahí. Y además bastante largo de recorrer, en verdad no tiene fin, porque es ese crecer y evolucionar como Ser espiritual expandiendo la conciencia, lo que hay realmente entre la vida y la muerte,  iluminarse para trascender.

Desde la materia, el Yin, la parte más densa de la creación, la punta del Iceberg, hasta llegar a la fuente de la que un día salimos, el Yang, la parte más sutil de la creación, vamos pasando constantemente por diferentes dimensiones y diferentes estados de sutilidad como energía que somos. ¿Conoces los estados de la materia?… «Solido, líquido y gaseoso»… Pues bien, la cosa no termina ahí. Digamos que hasta ahí es donde tú puedes percibir como ente material con una percepción super limitada, pero después del estado gaseoso hay otro mucho más sutil, y después otro más aún y así sucesivamente; y la energía se va sutilizando dimensión a dimensión. Así que en verdad eres inmortal, solo tu cuerpo material perece; tú como ente energético te vas transformando y sutulizando dimensión a dimensión… eres un Ser eterno, una energía divina, por ende no puedes morir, porque la energía ni se crea ni se destruye solo se transforma. Y sin embargo mueres cada día.

—¿Cómo?…¿No acabas de decir que como energía no podemos morir?

—Es cierto, eso es lo que he dicho.

—Pues entonces no entiendo nada. ¿Es una paradoja?

—No, no lo es, es una cuestión de perspectiva. Tú como Ser no mueres nunca pero lo que dejas de ser sí muere cada día; esa parte de ti nunca jamás volverá. La materia al ser quemada se convierte en ceniza, una parte de esa materia inicial sigue estando, ahora en forma de ceniza, pero otra desapareció para siempre, murió. Entonces eres inmortal y a la vez mueres cada día.

—¿Cómo que cada día?… sigo sin entenderte, aclara.

—La energía se transforma cada vez que integra un componente nuevo en ella, por pequeño que sea éste. Una pequeña gota de tinta, o de zumo o de sangre, modifica por completo el agua de un vaso, ya no es la misma agua ¿no?

—Cierto.

—Pues tú todos los días de tu vida te ves influenciado y afectado, por numerosos estímulos externos y físicos y todo eso te afecta y más… vas aprendiendo cosas nuevas cada día, con cada vivencia, con cada cosa lees, o vídeos que ves o programas que escuchas por la tele o la radio.

—No te acostarás sin saber algo más.

—Exacto. Y cada noche por tanto te acuestas, y una parte de tu alma sale de tu cuerpo con toda la información de todas tus vivencias del día; hace un trabajo de integración en otro plano dimensional, al otro lado del velo y cuando vuele al cuerpo lo hace con esa información ya integrada, y tú despiertas como si esa información hubiera estado en ti desde siempre, a veces no te das cuenta de esto, ni eres conciente de todo lo que va cambiando en ti al trascurrir los días o los meses, pero pasar pasa cada día. Llamamos a ese proceso ganar sabiduría. Por eso somos más sabios con la con la edad, y a mayor grado de sabiduría, más te alejas de la persona que eras, ergo mueres, ya no eres el mismo y ese otro yo nunca más volverá. Una vez eres consciente de algo ya no hay marcha atrás, eso forma parte de ti, de tu vaso de agua, para bien o para mal, y no puedes volver a lo anterior. Sí que puedes realizar otro cambio, y otro, y otro más…, hasta transformar lo que hoy eres por completo pero acepta que jamás podrás volver a ser el que eras hace un año, o dos, o diez. Has muerto muchas veces, en verdad no has parado de hacerlo desde que naciste, cada cambio físico, cada etapa de la vida pasada es una muerte, vives para morir y mueres para seguir viviendo, como la oruga. Y es además lo más relevante que hacemos en esta vida, transformanos para seguir viviendo en un plano de conciencia más elevado que el de la etapa que dejamos atras. ¿Lo entiendes ahora?…

—Sí, me acabo de iluminar.

—Claro, debe de ser porque hoy es el Weesak, el día que se iluminó Buda.

(…)

Ser o no Ser, Morir o transformarse, iluminarse o entender

 Pues eso, que mientras vivas y disfrutes de la vida (Tauro), vas a estar muriendo constantemente (Escorpio)… Y después de que muera tu cuerpo físico, seguirás muriendote igualmente, en otras dimensiones no físicas, pero lo harás, porque como energía que eres no dejas de transformarte nunca, y esto seguirá pasando por los siglos de los siglos, de los siglos…, hasta que la fuente decida reabsorber toda su creación, para nuevamente volver a empezar, pero como esto no tiene fin y a nosotros…, el «Yo de hoy» del 16 de Mayo de 2022, no nos va a afectar, creo que lo vamos a dejar aquí, porque la conexión está más que hecha. Solo recordarte lo que yacomenté en los artículos anteriores del signo de Tauro, que si estás vivo y tienes un cuerpo es para que hagas un buen uso de él y tengas vivencias y experiencias de las que puedas llevarte un aprendizaje al otro lado, pero para nada tienes que renunciar a la materia. Ya se equivocó Buda y nos dejó esa enseñanza, para qué cometer el mismo error, disfruta de la materia el tiempo que estés encarnado que una vez estés del otro lado del velo ya no podrás. Lo que no hagas aquí y ahora ya no lo harás jamás, y eso es aplicable en esta vida, recuerda que mueres constantemente, y tus gustos cambian y tu condición fisica cambia y situacion cambia y puede que para hacer algo que se te presenta ahora no haya una segunda oportunidad…, y ¿tú sabes la infinidad de experiencias que ofrece la materia y que te pierdes cada día?…

Pero tampoco te vayas al extremo y caigas presa del materialismo y los apegos, y te olvides por completo de que eres algo más que un cuerpo físico. Medita, ten tus momentos de introspección, conéctate con tu interior, se capaz de moverse en perfecto equilibrio entre estos dos signos, ten una vida plena y en armonía y se capaz de habitar ambos mundos sin que ninguno de ellos te atrape en detrimento del otro. Aplica el temple, sigue el camino medio.

Y ahora cierra tus ojos y respira, y déjate envolver por esa energía que está disponible en el ambiente, que como la estás vibrando la vas a atraer. Además lo tenémos potenciado por un eclipse y eso hace que esa energía dure más días, así que aprovecha y ten la experiencia.

12

FELIZ WEESAK Y QUE LA FUERZA DEL BUDA TE ACOMPAÑE🙏🏻

Patricia Pérez

Summary
Article Name
La Luna llena de la iluminación y la armonía 
Description
Esta vez hablamos sobre el eje Tauro–Escorpio, donde se da la Luna de la iluminación.
Author
Publisher Name
La Expansión del Ser
Publisher Logo
Compartir: