Hoy hemos tenido el novilunio del mes de Piscis, Sol 🌞y Luna🌝 juntos en un signo de agua🌊 Y la Luna que además es regente de otro signo de agua (Cáncer), amplifica el efecto y remueve nuestras aguas internas, así que me pareció un buen día para compartir esta información, porque es algo que a todos nos aqueja, ya que la Luna no solo rige el signo de Cáncer y genera mareas sino que también nos afecta enormemente a nivel emocional, y como la mayoría de los humanos tampoco es que seamos muy diestros en esto de la gestión de la emociones, los influjos de la Luna a veces nos meten de cabeza y encima sin preguntar, dentro de esa montaña rusa emocional, y nos la pasamos subiendo, bajando y dando vueltas sin parar y muchas veces  sin saber siquiera el porqué. Pues bien, de eso es de lo que hoy te queria hablar.

La Luna es el cuerpo celeste que mas rápido se mueve por el mandala astrológico compuesto por los 12 signos del zodiaco; y lo hace a razón de 1° cada dos horas, esto quiere decir que cada dos horas cambia su emplazamiento en dicho mandala. Cada grado astrológico tiene una energía distinta y eso hace que el influjo de la Luna nos pueda afectar de distinta manera aun estando dentro de un mismo signo y por eso es de lo más normal que nuestros estados anímicos cambien así sin más, según se vaya moviendo la Luna y según vaya haciendo aspectos a los demás planetas, por supuesto, eso también nos afecta. Pero bueno, para lo que te quiero contar en este artículo, tampoco hace falta entrar ahí. Nos basta con la idea ya más que reconocida de: «La Luna mueve las aguas»…. y tanto las externas como la internas. Si es capaz de hacer subir y bajar las mareas y nosotros estamos compuestos en un 70% por agua, pues ea…, a buen entendedor pocas palabras bastan. Sí, claro que nos afecta a nivel emocional, y te diría que cada día de nuestra vida, pero no, que va, lo hace aún más, porque como te he explicado antes, cambia de grado en el mandala del zodiaco cada dos horas así que en verdad nos afecta de forma distinta según va trascurriendo el día. Motivo por el cual puedes estar bien y de repente y sin motivo aparente sentirte mal. Si te ha pasado esto, no vayas a pensar que eres bipolar…, igual es un movimiento de la Luna, que según se va desplazando, aparte de tocarte las narices, puede tocar algunos puntos críticos de tu carta astral, los activa y por eso te sientes mal o peor; o igual mejor, porque esto también puede pasar, sentirse eufórico así sin más.

Y bueno, eso es lo que nos regala la Luna, un pasaje para subirnos en es una montaña rusa emocional. Y si por un casual te desagrada el viaje, recuerda que cada dos horas cambia de grado astrológico…, detente, repira y piensa que en poco más que se mueva a ti se te va a pasar. Aunque solo si no es nada patológico claro, pero eso es mejor que te lo diagnóstique un médico, no un astrólogo y como no es asunto de este artículo, volvemos a la montaña rusa. ¿Qué pasa si al final te cansas de ese «ride»?… ¿Te puedes bajar?… Deberías de poder hacerlo sí, pero ya te digo que simple no es. Más bien todo lo contrario, es de las cosas más complicadas a las que nos tenemos que enfrentar en esta vida, el control de nuestras propias emociones; mucho más complejo aún que el control de los pensamientos y como se unan, que es lo que suele pasar, ¡cágate ya!… Pero muy lejos de mi intención está abordar este asunto de forma negativa, por Dios no. Yo soy más bien de «pensamiento positivo» y de venga…»You can». Así que siendo positivos, claro que se puede, joder, eso sí…, te lo vas a tener que currar y además un huevo y puede que parte del otro, pero se puede lograr.

Aunque antes de empezar por el curro que tengas que hacer o no, es mejor entender qué narices pasa con esta vaina de las emociones que tanto nos cuesta gestionar y qué tiene que ver en todo esto la estatua de la Libertad; porque no me digas que no te lo has preguntado al ver la imagen, que no te creo, seguro que lo has hecho. Pues efectivamente sí, tiene mucho que ver. Tanto en astrología, como en la antigua alquimia y el conocimiento hermético se relaciona el agua con las emociones y esa simbología que hay detrás de «andar sobre las aguas»…, como se le asocia a  Jesucristo, o colocarse por encima de ellas como hace la estatua de la Libertad (algo completamente simbólico, no hay en ella nada casual), tiene que ver precisamente con el dominio de las emociones. Esa magestuosa mujer de 93 metros de altura y un peso de 225 toneladas ahí plantada, toda ella triunfante con la antorcha en la mano, esa llama de la sabiduria y el conocimieto, alzada por encima de su cabeza, simbolo del pensamiento humano, no representa ni más ni menos que el autodominio de las emociones (al estar asentada encima de las aguas) y también de los pensamientos ( al elevar la antorcha, símbolo de la sabiduría y la mente superior, por encima de la mente humana). Todo un icono del crecimiento personal, y ahí es donde todos tenemos que llegar, a liberarnos de la esclavitud del pensamiento y las emociones. Esa es la verdadera libertad, erguirnos triunfantes por enima de las aguas emocionales para que dejen de revolcarnos como las olas del mar en un día de bandera roja, porque sucede así tal cual. Y tal vez te preguntes cómo algo aparentemente tan inofensivo como el agua puede llevarte por delante hasta ahogarte independientemente de tu tamaño, tu fuerza y tu destreza controlando tus movimientos en tierra ¿no?… Pues lo hace. Igualito que las emociones. Y sí, lo sé, hay nadadores expertos que saben moverse entre aguas agitadas sin que se los lleven por delante, de hecho hasta les estimula enfrentarse a esos retos y cogen una tabla de surf cuando el mar está removido, y ya no es que no lo vean cómo un impedimento sino que además lo ven divertido, todo un reto. Y como todo en la vida, es cuestión de práctica y de plantearse hacer algo o no hacerlo, pues van y se aventuran…, eso sí, después de mucha practica y de cierto nivel de logro, no te puedes tirar al agua sin saber nadar. Todo proceso que parte de cero, hasta llegar a ese «saber nadar bien»  lleva su tiempo, pero se puede lograr, «persistencia vence a resistencia» recuérdalo cuando te sientas mal.

¿Pero entonces con las emociones sucede lo mismo?… CORRECTO. También es cuestión de planteárselo y empezar a entrenar. Tanto para las emociones como para los pensamientos. En el segundo caso la meditación ayuda, nos permite centrar la mente en un único foco para controlar a voluntad lo que sostenemos en ella. Y no estoy diciendo que sea fácil, todo cuesta al principio, pero si no te lo propones y empiezas a dar los primeros pasos en esa dirección nunca lo lograrás y a veces la recompensa bien merece la pena el esfuerzo y más cuando está en juego tu calidad de vida y tu bienestar.

Bueno, hasta ahí claro…, ¿pero para las emociones entonces que hay?… Pues no queda otra que coger la tabla y surfear. Eso sí, antes de que logres surfear tienes que tener en cuenta que te va a revolcar, no tienes ni idea de hacer «surf emocional»  eso lo tienes que aceptar, y tendrás que subir a la tabla una y otra vez hasta que de repente un día digas:  «coño parece que puedo equilibrarme y no me tumban las emociones»…. y después vas y te caes otra vez, pero durante 5 segundos permaneciste estable, y después seran 10, y si sigues intentándolo pasarán a ser 20, 30, 40… y así sucesivamente pues todo en esta vida funciona igual, con un «poquito» de paciencia y un «muchito» de practica, los propósitos se pueden lograr. Y para ello, simplemente tienes que tomar conciencia, cuando te veas envuelt@ en asuntos emocionales en vez de dejarte llevar por el oleaje, tratas de mantener tu estabilidad emocional, aunque te tumbe, eso da igual… Y oye, que aguantarte 5 segundos, buenos son, ya sabes que si sigues haciéndolo cada vez que te pase aguantarás más y lo harás cada vez mejor; después serán 10, otro día serán 100 y puede que algún día logres aguantar tu estabilidad emocional hasta el infinito y más allá.

Vale, perfecto, hasta ahí está claro también,  peroooo…, ¿no habrá algún truco que facilite el proceso?…. (puede que te estés preguntando)… Claro sí que lo hay… la mente está por encima de los estados emocionales. Los pensamientos son el detonador de las emociones, por lo que si te conviertes en un experto meditado y controlados el detonador, la bomba igual no estalla, no se si me entiendes y en caso de que estalle puedes minimizar los efectos desviando el foco de tu atención. Pero bueno, es solo una opción, igual te molan más los deportes de riesgo y prefieres entrenarte haciendo «surf emocional»… eso ya va a gusto del consumidor.  Pero si me preguntas mi opinión personal… Soy profesora de meditación, que te voy a contar. Que medites claro, es menos arriesgado que hacer surf emocional. Es más sencillo y además está por encima, las emociones son asuntos del cuarto chakra y los pensamientos del sexto…. esta por muy encima créeme… no seas tonto y medita. XD

Y con este consejo me despido por hoy.
Un cordial saludo.
Patricia Pérez.

Summary
Article Name
Por encima de las aguas emocionales
Description
Hoy hemos tenido el novilunio del mes de Piscis, Sol 🌞y Luna🌝 juntos en un signo de agua🌊 Y la Luna que además es regente de otro signo de agua (Cáncer), amplifica el efecto y remueve nuestras aguas internas, así que me pareció un buen día para compartir esta información, porque es algo que a todos nos aqueja, ya que la Luna no solo rige el signo de Cáncer y genera mareas sino que también nos afecta enormemente a nivel emocional, y como la mayoría de los humanos tampoco es que seamos muy diestros en esto de la gestión de la emociones, los influjos de la Luna a veces nos meten de cabeza y ademas sin preguntar, dentro de esa montaña rusa emocional, y nos la pasamos subiendo, bajando y dando vueltas sin parar y muchas veces sin saber siquiera el porqué. Pues bien, de eso es de lo que hoy te queria hablar…
Author
Publisher Name
La Expansión del Ser
Publisher Logo
Compartir: