Toda emoción surge de un pensamiento, de un juicio que emite nuestra mente y que desencadena una química muy específica en nuestro cuerpo que hace cambiar el estado en el que permanecía el cuerpo antes de ser emitido tal juicio, permitiéndonos con ello sentir y experimentar dentro del cuerpo físico dicho pensamiento. Sin las emociones, el binomio cuerpo- mente no estaría tan conectado. Son las emociones realmente las que generan dicha conexión, con una finalidad en particular, pues todo lo creado en el Universo es inteligencia pura y nada sucede por casualidad, como dijo Einstein “Dios no juega a los dados”…. todo tiene su razón de ser y las emociones juegan un papel de vital importancia en nuestra evolución y crecimiento personal.

 

Con el título que he puesto a este post queda bien defina la función de las emociones. Emoción en inglés se escribe “emotion” motion es movimiento, e-motion por tanto es energía en movimiento; son las emociones las que hacen que nos levantemos del asiento y nos movamos, las que ponen en marcha nuestra energía y le dan además una dirección en particular para que se genere un movimiento en una  determinada dirección y no en otra. Sin una emoción un simple pensamiento pasaría de largo en nuestra mente sin que nos inmutáramos, como ocurre en ese fluir de pensamientos encadenados que se van sucediendo unos a otros a velocidades aceleradas, esas cadenas de pensamientos donde empezamos con uno y unos minutos después nos vemos pensando o más bien sintiendo un pensamiento completamente diferente al inicial y a veces ni nos acordamos de cómo hemos llegado hasta ese último en particicular; y la cuestión es que de repente tomas conciencia de ese pensamiento en particular precisamente porque generó una emoción y entonces se genera la química necesaria para que el cuerpo se entere y de repente cesa ese fluir de pensamientos encadenados para quedarte atrapado en un único pensamiento que dura más tiempo en tu cabeza que un pensamiento sin emoción.

 

Las emociones están en nuestra vida con una finalidad, principalmente ponernos en movimiento hacia la dirección en la que deberíamos de estar moviéndonos y avanzando según sea nuestro plan divino para esta encarnación o nuestro destino según lo prefieras llamar, y que a lo mejor no estamos llevando acabo. Estar en el sitio y momento correcto, haciendo lo correcto, aquello que formaba parte de tu destino, no genera otra cosa que una gran paz interior y la fuerza por tanto, ya no te empuja a moverte sino que más bien es estática, favorece que permanezcas  ahí a través de ese sentimiento de paz interior y tranquilidad. Detrás de una emoción de esas que te arde todo el pecho y se turba la cabeza hasta que no puedes pensar con claridad se enconde un mensaje que no siempre vemos y que te puede estar diciendo:….”leche, muévete que no eres un árbol, deja de lamentarte de tu situación y haz algo por dirigirte al sitio correcto para ti”…. Otras veces son simplemente utilizadas para el aprendizaje, a través de la química generada en nuestro cuerpo nuestra mente procesa la información y la integra de forma consciente con un mayor índice de éxito en dicho proceso de aprendizaje.  Siempre aprendemos algo mucho mejor cuando hay una emoción de fondo que impregna la vivencia con una sensación.

 

Las emociones una vez manifestadas despiertan los sentimientos. Como bien decía al principio el fluir de los pensamientos en nuestra mente, la cual se encuentra fuera del plano físico, puede pillar mucha velocidad y si no se generara algo que frene ese torrente de pensamientos ninguno de ellos duraría lo suficiente en nuestra cabeza como para traerlo al plano físico y sentirlo,….pensamiento a pensamiento se podrían estar sucediendo como nubes que lleva el viento, de hecho el pensamiento forma parte del elemento aire, podría estar en movimiento continuo de no ser porque las emociones segregan la química necesaria para detener esa inercia y atrapar un pensamiento para bajarlo al plano de la materia y poder sentirlo en nuestro cuerpo físico. Así se generan nuestros sentimientos los cuales tienen un gran poder en nuestro diario vivir pues son la clave para unificar el cuerpo mental, el cuerpo emocional y el cuerpo físico. Hace algunos años se hablaba mucho de la importancia de unir el cuerpo y la mente pero ésto no puede suceder hasta que seamos conscientes de que realmente son las emociones las que crean esa conexión entre la mente y el cuerpo a través de generar ciertos procesos químicos que hacen que el cuerpo se entere, en verdad más que un binomio cuerpo- mente somos una trinidad, cuerpo-mente-emociones. Cuando somos conscientes de este proceso que suele darse de modo inconsciente, podemos alcanzar cierto control sobre la situación, adquirimos la capacidad de unificar los tres cuerpos inferiores y actuar en total coherencia sobre las circunstancias del día a día con la sabiduría necesaria para poder movernos en nuestra realidad según nuestra voluntad, dejando de ser víctima de las circunstancias del diario vivir donde la mente tiene voluntad propia y no podemos callarla, donde las emociones nos hablan y no entendemos qué pretenden decirnos, lo único que somos capaces de sentir es un gran malestar corporal y no vemos que eso que nos retuerce por dentro es para que nos movamos y hagamos algo en particular, cada emoción tiene una finalidad y en vez de pararnos a analizar qué puede haber detrás de ese malestar, qué deberíamos estar haciendo y no hacemos, nos limitamos a sufrir a través de cuerpo las molestias e incluso enfermedades sin descifrar lo que hay detrás de estas, así que, resulta de vital importancia entender que….”el movimiento detiene el sufrimiento”…. Cuando tus emociones generen esa química revisa con calma que mensaje puede haber detrás.

 

¿Qué hacer entonces cuando se desencadena una emoción?… lo primero de todo es analizar de dónde viene y qué área de tu vida necesita de tu atención, a veces con el simple hecho de prestarle atención plena a esa situación, a nivel interior ya tienes una ligera idea de por dónde puede ir la cosa,…. siempre surge esa vocecita interna que te da más información al respecto, más pistas de por dónde tirar, pero esa voz de la intuición solo puede hablar con suficiente claridad cuando nuestra trinidad, cuerpo-emoción-mente están perfectamente unidas y alineadas, y como todo en esta vida, lo que entrenas desarrollas y lo que no utilizas se atrofia o pierde facultades. La buena noticia es que que la intuición se entrena, todo humano sin excepción la tiene; los que parece que tienen más intuición es simplemente porque la tienen más entrenada y por ende mucho más desarrollada pero todos la tenemos; hay quien la trae trabajada de vidas anteriores y otros simplemente están en vías de desarrollo y la tienen que trabajar un poco más, lo que no se puede pretender es querer algo y esperar que se dé así sin más, esa vocecita interior todos la traemos de serie al nacer pero así por defecto no viene la intuición activada con todas sus facultades, eso se lo curra uno como bien he dicho prestándole atención, entendiendo que las emociones están en nuestra vida para algo y pueden sernos muy útiles para comunicarnos con nuestro Ser superior el cual llama tu atención a través de generar esa química a nivel físico y justamente es esa química la que permite la unión entre los cuerpos físico, emocional y mental y la que nos permite también vivir en perfecta coherencia y unicidad con lo que hacemos, lo que pensamos y lo que sentimos. La próxima vez que se pongan en marcha esos procesos químicos déjate llevar por la emoción, permítete sentir en tu cuerpo físico el pensamiento que generó todo el proceso y escucha atentamente tu voz interior.

Un saludo!
Patrícia Pérez.

Summary
Article Name
Emoción = E+ Motion “Energía en movimiento”
Description
Toda emoción surge de un pensamiento, de un juicio que emite nuestra mente y que desencadena una química muy específica en nuestro cuerpo que hace cambiar el estado en el que permanecía el cuerpo antes ser emitido dicho juicio, permitiéndonos con ello sentir y experimentar dentro del cuerpo físico dicho pensamiento. Sin las emociones el binomio cuerpo- mente no estaría tan conectado. Son las emociones realmente las que generan dicha conexión, con una finalidad en particular, pues todo lo creado en el Universo es inteligencia pura y nada sucede por casualidad, como dijo Einstein “Dios no juega a los dados”.... todo tiene su razón de ser y las emociones juegan un papel de vital importancia en nuestra evolución y crecimiento personal.
Author
Publisher Name
La expansión del Ser
Publisher Logo
Compartir: