A estas alturas ya está muy escuchada la famosa frase de Nicola Tesla: «Si quieres entender el Universo piensa en energía, frecuencia y vibración» pero nos viene bien utilizarla a modo de introducción para situarnos con la temática a tratar.

Todo lo creado en el Universo es energía consciente sí misma. La energía nos rodea del mismo modo que el agua rodea y contiene al pez, vivimos en un enorme océano cósmico de energías y lo que diferencia a unas de otras, no es más que sus diferentes frecuencias de vibración, de ahí la frase de Tesla

Toda la materia, reducida a la menor unidad posible, no es más que una onda energética vibrando a una frecuencia muy particular que le confiere unas características determinadas que son percibidas por nosotros bajo una forma determinada al ser observadas con el sentido de la vista. El ojo capta la información, y el cerebro la procesa creando ese mundo tan sólido y estable que creemos conocer, pero que en realidad no es más que una ilusión óptica, un holograma creado a partir de una información (energía) que procesa de una manera muy particular cada ser encarnado en los planos de la materia. Los animales crean una realidad distinta a la nuestra, pero es que también el mismo humano crea una realidad muy personal y peculiar que puede diferir de algún modo a la realidad percibida por otro; hay una realidad común a todos los humanos pero a la vez hay una realidad particular a cada uno de nosotros; lo cual explicaría el por qué nos cuesta tanto ponemos de acuerdo sobre ciertos aspectos de la vida y siempre ofrecemos diferentes versiones de un mismo hecho, pues cada cual percibe y procesa la información de manera muy personal y en base a eso es que crea su propia realidad y su mundo aparentemente estable. Y ni qué decir tiene que aún hay frecuencias vibratorias que el ojo humano no puede percibir por superar éstas la velocidad de la luz, barrera que el ojo humano no puede franquear por lo que hay un universo aún mucho mayor de energías existentes pero no visibles ni perceptibles desde el plano fisco. El plano de la materia perceptible al ojo humano no es más que la punta del iceberg, un 4% de la totalidad de la creación, y si la ciencia ya sostiene la teoría de los multiversos, y esa información nos hace empequeñecer comparándonos con esa gran creación divina, añádele a esto, que eso no es más que un 4% de esa gran creación y que hay un 96% de existencia energética, con infinitas posibilidades de expresión en otras dimensiones que a su vez contienen infinidad de planos y realidades, todas ellas con una vibración muy superior a la perceptible en una dimensión 3D. Pero la ciencia moderna también ha dado un salto cuántico respecto a eso y anda investigando la multidimensionalidad, teoría que nace al estudiar el extraño comportamiento de los neutrinos que desafiaban las leyes físicas de 3D y cuyo comportamiento solo se explicaba a través de la posibilidad de otros planos frecuenciales en otras dimensiones superiores, un Universo súpercuerda, con un súpertiempo y un superespacio donde las partículas tienen infinitas posibilidades de expresión y movimiento. Por tanto la ciencia ya se mueve por un multiverso de hasta 12 dimensiones.

Y lo comento solo por si albergabas dudas de si hay existencia en otros planetas, cosa que hasta hace unas décadas atrás era muy normal cuestionarse, como la de si hay vida después de la muerte, y qué puede haber del otro lado,… Pues solo hay un universo de infinitas posibilidades de expresión de la energía, puedes echarle imaginación al asunto, pero lo que está claro es que todas estas clásicas preguntas quedan sin sentido cuando se entiende que todo en la creación no es más que energía y que la energía ni se crea ni se destruye, solo se transforma, y todo lo creado en el Universo tiende a la evolución. Bajar a encarnar a la materia no tiene otro sentido más que el de transformarse y evolucionar expandiendo la esfera de consciencia, lo que nos permite dar el salto cuántico de una dimensión menor a otra superior.

El Ser energético que verdaderamente eres quiere elevar su frecuencia vibratoria para ascender a otros planos de existencia superiores, y conociendo ya las nuevas teorías científicas,… ¡tú sabes las infinitas posibilidades de expresión que puede llegar a tomar tu Ser!… y todo esto depende solo de cómo tú vibres, las alas hay que ganárselas, esto es una premisa universal, es la naturaleza de toda creación buscar la evolución, pues todo ser creado es un fractal de la divinidad que tiende a buscar esa percepción que encierra dentro de sí misma y eso es lo que significa la frase de «creado a imagen y semejanza de Dios» somos fractales de la fuente creadora, con todo ese potencial dentro de nosotros, pero bajamos a los planos inferiores a poner en práctica el conocimiento que llevamos dentro actuando en consecuencia, perfeccionándonos, aprendiendo de los errores, pues es practicando donde uno se puede ganar las alas y donde puede demostrar verdaderamente si tiene o no ese grado de autodominio y maestría que de él se espera y poder alcanzar así la jerarquía que le corresponda; y a eso venimos aquí, o a cualquier otro planeta de los muchos que pueden haber en este Universo o en cualquier otro, según lo que queramos poner en práctica para experimentar, logrando con ello esa expansión de nuestra esfera de conciencia, para que se pueda dar la expansión del Ser que verdaderamente somos y el mérito del tal proceso reside en el velo que hay tras la encarnación, que no nos permite recordar lo que somos, ni lo que hemos venido hacer, al menos aquí en la Tierra; en otros planetas podrá ser más o menos denso, y puede que hasta se tenga una mayor conciencia de lo que somos pero la evolución y los méritos del vehículo de encarnación siempre serán mayores a mayor densidad tenga dicho velo, a lo que bien podemos decir que en una sola encarnacion aquí en la Tierra, con su denso velo, evolucionaremos más que en otro plano de existencia en el que seamos conscientes de nuestro Ser. ¡No, si está claro que si venimos aquí conforme están las cosas, ya nos tiene que compensar bastante!?

Y bueno, la clave para ganar esas alas y que pueda darse la expansión del Ser reside en darle el fuel que necesita, en estar pendientes de que nunca le falte energía, pues éste es un esfuerzo que lleva consigo un considerable gasto energético y si queremos que se de, no le puede faltar nunca el fuel. Y si vivimos en un océano inmerso de energías porque nos falta?…. Pues porque esa maquinaria que es tu cuerpo físico, tu vehículo de experimentación, consume energía para mantenerse con vida; tus órganos vitales consumen, tus movimientos, tus pensamientos, tus emociones consumen, y al igual que un coche, si te aceleras consumes más y si vas más despacio consumes menos, si te cabreas y discutes el consumo de tu gasolina se dispara y te vacía los depósitos y al final del día resulta que ha sido mucho mayor el consumo de energía que el fuel disponible y acabas el día muy agotado, y si apenas tienes energía para sobrevivir como quieres evolucionar. El Ser humano no sabe gestionar su consumo de energía, ni sabe muy bien como recargarse aún viviendo rodeado de energía como el pez vive rodeado de agua.

A través de los alimentos recibimos energía, pero la energía que aportan estos siempre será mayor cuanto más natural y menos procesado sea dicho alimento. Los frutos que da la tierra han sido recargados por energía tanto del Sol como de la Tierra, los alimentos cuanto más procesados sean y químicos lleven peor es la calidad del fuel que nos estamos metiendo en el cuerpo. Respirando también nos recargamos energéticamente, pero al igual que con los alimentos, esta recarga será mayor cuanto mayor sea la pureza del aire respirado. Y respecto a esa energía envolvente que nos rodea todo el tiempo, el que pase o no a nuestro cuerpo solo dependerá del estado de nuestros Chakras. Estos son transformadores de frecuencias energéticas que se encargan de adaptar la energía externa a la frecuencia exacta que necesita cada parte de nuestro cuerpo para su buen funcionamiento, pero si estos transformadores de frecuencias no funcionan de forma correcta difícilmente vamos a poder aprovechar la energía que nos rodea. Los Chakras se bloquean con mucha facilidad a través de las emociones negativas, los miedos, las inseguridades, los cabreos, ataques de ira, rabia contenida, odios, el estrés continuado, los comentarios despectivos y enjuiciados, las quejas y críticas sobre terceros y sobre nosotros mismos. Y todos estos estados de ansiedad a los que nos somete la vida moderna y que difícilmente podemos evitar van bloqueando nuestros Chakras y por más cantidad de energía que nos envuelva, no tendremos acceso a ella si constantemente estamos bloqueando su puerta de entrada.

En la cultura Oriental, ya desde hace miles de años, el cuidar, trabajar y equilibrar los Chakras y el sistema energético forma parte de su filosofía y de su medicina; generación tras generación han mantenido y transmitido ese viejo conocimiento, así que lo tienen muy arraigado en su estilo de vida, pero no ocurre lo mismo en Occidente, raro sería ir al médico de cabecera por un malestar y que te recete una limpieza y equilibrado de Chakras, aunque puede que eso cambie en un futuro no muy lejano, pues cada vez vamos siendo más conscientes de la importancia que tiene mantener nuestro sistema energético funcionando sin bloqueos para poder mantener nuestro vehículo físico en buenas condiciones y ya no sólo a nivel de Salud sino también al nivel de tener un sano intercambio del flujo de energías del exterior al interior de nuestro cuerpo y viceversa para que éste se recargue energéticamente cada vez que lo necesite con esas energías del océano cósmico en el que existimos y nos envuelve como el agua al pez. Resulta completamente absurdo el pensar que nos vaya a faltar la energía en algún momento, otra cuestión muy diferente es aprender cómo funciona esa maquinaria que es nuestro vehículo físico, cuanta energía consume y cuanta es capaz de sintetizar a partir de la materia ingerida, bebida y absorbida del ambiente a través de los Chakras y nuestro sistema de energías, para no verse  en un déficit energético por desconocimiento.

Hay que utilizar la auto observación para aprender bien cuál es nuestro consumo energético a lo largo del día, desde que nos levantamos hasta que nos acostamos, qué es lo que nos agota y qué es lo que nos aporta vitalidad; si empezamos a ser autoconcientes del consumo de nuestra maquinaria sabremos cuando hay que conducir sin apurar marcha para alargar más la gasolina y no quedarnos con el depósito vacío antes de acabar la jornada, así aprenderemos a gestionarla bien y que pueda sobrar algo para el crecimiento personal. Pero también es clave descubrir qué te da más energía, qué te aporta vitalidad, qué te hace venirte arriba cuando te sientes agotado y sin ganas de seguir avanzando,… Si descubres qué te hace cambiar ese estado de baja vibración energética y te vienes arriba, eso te dará energía. Un entorno agradable te puede dar energía como uno desagradable te la puede quitar, pues con la energía envolvente ocurre lo mismo que con el aire y la comida, a mayor armonía y tranquilidad en el entorno que te rodea y a más paz mental y emocional puedas tú mismo sostener, más cantidad de energía recibirás de tu entorno y más fácil, sencillo y rápido se dará ese proceso de evolución interior.

Evolucionamos por tanto elevando nuestra propia frecuencia vibratoria y aumentando nuestra esfera de consciencia a través de las experiencias que vivimos a diario, algunas de ellas siempre resultarán duras y complejas de manejar y otras porsupuesto satisfactorias, hay que aprovechar estas últimas para recargarse energéticamente para cuando llegue el trabajo complejo, en el que se requiere de un buen depósito energético que nos permita no perecer en el intento, fallando así una posible prueba de nivel, que puede, no se repita en un tiempo y habremos desperdiciando una buena oportunidad de evolucionar por estar demasiado agotados energéticamente para lograrlo.

Pero del mismo modo que no llega una especie a la vida sin que antes esté disponible todo lo que necesita para sobrevivir y evolucionar, del mismo modo que no le falta al pájaro el sustento, ni al pez, ni al León, igualmente no hubiera aparecido la especie humana sin antes tener todo lo necesario para su supervivencia y evolución. Las energías están ahí disponibles para todos nosotros, sin la necesidad de tener que pagar grandes cantidades de dinero para obtenerlas, solo tienes que conocerte bien a ti mismo y descubrir el mejor modo para autoabastecerte de ellas.

Un saludo
Patricia Pérez

Summary
Article Name
Cuando sientas que te falta energía solo piensa que ésta te envuelve como el agua al pez
Description
A estas alturas ya está muy escuchada la famosa frase de Nicola Tesla: "Si quieres entender el Universo piensa en energía, frecuencia y vibración" pero nos viene bien utilizarla a modo de introducción para situarnos con la temática a tratar. Todo lo creado en el Universo es energía consciente sí misma. La energía nos rodea del mismo modo que el agua rodea y contiene al pez, vivimos en un enorme océano cósmico de energías y lo que diferencia a unas de otras, no es más que sus diferentes frecuencias de vibración, de ahí la frase de Tesla Toda la materia, reducida a la menor unidad posible, no es más que una onda energética vibrando a una frecuencia muy particular que le confiere unas características determinadas que son percibidas por nosotros bajo una forma determinada al ser observadas con el sentido de la vista. El ojo capta la información, y el cerebro la procesa creando ese mundo tal sólido y estable que creemos conocer, pero que en realidad no es más que una ilusión óptica, un holograma creado a partir de una información (energía)
Author
Publisher Name
La expansión del Ser
Publisher Logo
Compartir: