Si queremos convertirnos en co-creadores de nuestra propia realidad es imprescindible que cuidemos cada detalle sobre cómo nos gustaría que fuera. Si no nos detenemos a pensar y a darle forma, la vida misma lo hace por defecto, y esa realidad creada por la vida no siempre concuerda con la que te gustaría experimentar, así que no escatimes en detalles, en cuanto a co-crear tu realidad se refiere.

Un factor muy importante para poder dar forma a esa realidad que queremos con cierto grado de efectividad, es regirnos bajo unos criterios realistas acordes a nuestras posibilidades. Si lo crees, lo puedes crear; pero si ni tú mismo te lo crees, porque queda muy lejos de tu alcance, no malgastes tiempo y energía en algo que no se puede dar. Analiza bien hasta dónde llegan tus posibilidades y dentro de ese margen apunta lo más alto que puedas y dispara con fuerza. Normalmente la intuición, ese GPS interno que todos llevamos y que nos ha guiado hasta donde nos encontramos ahora, sabe perfectamente si algo es para nosotros o no, así que escucha siempre esa voz interior y deja que tu GPS te guíe para crear la mejor expresión posible de tu propia realidad.

Empezamos un año nuevo y lo ideal sería hacer una revisión del año anterior, sobre lo que más te ha gustado y lo que menos, con que te quedarías, que mejorarías y sobre todo que sacarías de tu mochila para andar por el nuevo sedero mucho más ligero, sin esos viejos lastres que a veces nos cuesta soltar, aunque bien sepamos que ya no hacen nada productivo en nuestra vida más que consumir una energía que no podremos dirigir a nuevos proyectos, así que es hora de cerrar esas páginas que solo forman parte del pasado y nada tienen que ver con nuestro presente. Por otro lado tampoco podemos alcanzar nuevas metas en nuestra vida si antes no hemos revisado y hecho hueco para que eso tenga lugar. No podemos comprar más ropa si ya no tenemos espacio en el armario. No podemos obtener un sofá nuevo o una mesa si no hemos dejado ese hueco libre antes. Si no haces balance no puedes saber cuantas cosas te gustaría cambiar en tu vida y cuantas cosas te gustaría que permanecieran estables.

El fin de año es ideal para realizar este ejercicio de hacer limpieza en nuestra vida; siéntate un rato y haz tu balance, y una vez tengas claro esas cosas de las que te quieres deshacer haz una lista para tomar conciencia de ellas y luego haz otra con las cosas que te gustaría que formaran parte de tu vida, y recuerda ser realista y no ponerte metas inalcanzables al menos para tus condiciones actuales. La escalera se sube peldaño a peldaño, sin prisas pero sin pausas, es mejor ir avanzando escalón a escalón, siempre sobre seguro y cuando lleves ya unos cuantos peldaños ascendidos y mires atrás, entonces podrás ver cuánto has avanzado y que lejos has llegado respecto al punto de partida, aunque a ti no te lo parezca, claro!… porque los cambios, escalón a escalón, suelen ser sutiles y a penas perceptibles en nuestro día a día, lo cual también es una ventaja porque nadie quiere levantarse una mañana y encontrarse inmerso en una realidad completamente distinta y fuera de su control. Nos solemos manejar bastante bien cada uno dentro de su propia realidad, por eso es que los cambios deben darse de manera progresiva respetando siempre nuestra capacidad de adaptación y sin alterar demasiado esa realidad que ya tenemos controlada. Tomemos pues conciencia de esto y de que poco va a cambiar nuestra vida de un día para otro solo por escribir unas metas, la verdadera importancia aquí reside en tu perseverancia día tras día, en lograr que esas metas a corto plazo mejoren lo suficiente tu vida como para que puedas seguir llegando más lejos, no hay prisa y recuerdas que…..”persistencia vence a resistencia”…

Una vez escrita esa lista con todas las nuevas cosas que te gustaría ir incorporando en tu vida es muy importante que no la aparques demasiado tiempo sin una revisión. A lo largo de esos 12 meses pueden cambiar cosas. A veces un deseo nos lleva hacia una dirección que no es el destino final, aunque así lo pensáramos en un principio, pero sí que resulta ser la dirección precisa para tomar una bifurcación más adelante que te lleve a tu destino. Es más, puede que vayas teniendo algún que otro cambio de dirección a lo largo del camino desde donde partes con un deseo hasta el destino final donde te quieres dirigir y sí no estás pendiente de esto, pasarás ante la bifurcación y no la verás. Tienes que tener esto muy presente, nosotros pedimos algo, pero no tenemos ni idea de todo lo que el universo o los que mueven los hilos ahí arriba tienen que hacer para que eso pase al plano físico así que mejor estar muy atentos; sabemos bien cuál es el deseo pero no exactamente cómo va ha llegar eso a nuestra vida…. Pero aquí la cuestión es,…¿cómo podemos reconocer entonces un cambio de dirección en el camino?… Sencillo!… Esto ocurre cuando en una de tus revisiones lees un deseo que escribiste, que tenía mucha fuerza en un principio pero pasado un tiempo ya no sabes si realmente lo quieres o no, y lo que no te paras a mirar es,… si el camino hacia ese deseo se bifurcó y ya cambiaste de dirección sin darte cuenta, por eso ahora sientes que ya no te interesa exactamente así tal cual lo pediste. Pero sin embargo gracias a haber tomado ese camino inicial en su momento, has terminado justo donde tenias que estar para continuar desde ese nuevo punto hacia el siguiente destino. Esto pasa constantemente, pero si no estamos pendiente de la ruta que llevamos y pasa mucho tiempo, al leerlo puede que nos parezca absurdo el haberlo pensado siquiera, pero en absoluto es así. Nada ocurre por azahar o sin ningún fin en particular, muchos de nuestros deseos no son más que puentes hacia otra dirección que tomaremos en un futuro. Por eso es interesante hacer un seguimiento de nuestros deseos y ponerlos al día conforme va cambiando la dirección de los mismos, realmente es como nuestro cuaderno de bitácora. Nuestro Ser Superior tiene muy claro hacia dónde debemos dirigirnos y nos mueve cual marionetas a través de los deseos, así que nunca te sientas mal por andar cambiando de deseos como de camiseta. Cuando ya no vibras con un objetivo o alguna meta que escribiste tiempo atrás, es que ese deseo ya hizo su papel, te movió hacia una dirección en particular, tal vez justo donde debías estar en ese momento de tu vida y esa era realmente su finalidad, por eso una vez cumplida su función, el deseo desaparece de tu mente y dejas de perseguir ese sueño, pero nunca fue en balde tal hecho. Esto sucede constantemente en nuestras vidas aunque no seamos muy conscientes de ello. Y justo lo que sientes ahora, tus deseos actuales, metas y objetivos están marcando tu nueva dirección, sencillo, no?… Ya sabes cuál es tu nueva ruta verdad?… Pues venga, tira por ahí sin miedo!…. Tus deseos son tu brújula interior, solo tienes que estar pendiente de ellos y revisarlos de vez en cuando. Lo ideal es hacerlo cada Luna nueva por las energía de inicio que tiene esta fase lunar, cada lunación lleva una energía diferente que se inicia en la Luna nueva, y al igual que hacemos una revisión completa al cambiar de año es ideal hacer pequeñas revisiones cada Luna nueva, así, si tuviéramos que recalcular la ruta podemos aprovechar esa energía de inicio para arrancar con fuerza.

Y bueno no quiero entretener más que hay un trabajo que hacer, vamos pues a por esos deseos de año nuevo que nos van a dar las uvas!??? Y por supuesto, les mando mis mejores deseos para este 2017 y no olviden revisar ese cuaderno de bitácora en cada lunación.

 

Un saludo y feliz 2017!?
Patricia Pérez

Summary
Article Name
Crea tu realidad, programa el año nuevo!
Description
Si queremos convertirnos en co-creadores de nuestra propia realidad es imprescindible que cuidemos cada detalle sobre cómo nos gustaría que fuera. Si no nos detenemos a pensar y a darle forma, la vida misma lo hace por defecto, y esa realidad creada por la vida no siempre concuerda con la que te gustaría experimentar, así que no escatimes en detalles, en cuanto a co-crear tu realidad se refiere. Un factor muy importante para poder dar forma a esa realidad que queremos con cierto grado de efectividad, es regirnos bajo unos criterios realistas acordes a nuestras posibilidades. Si lo crees, lo puedes crear; pero si ni tú mismo te lo crees, porque queda muy lejos de tu alcance, no malgastes tiempo y energía en algo que no se puede dar. Analiza bien hasta dónde llegan tus posibilidades y dentro de ese margen apunta lo más alto que puedas y dispara con fuerza.
Author
Publisher Name
La expansión del Ser
Publisher Logo
Compartir: