La palabra “respirar” viene del latín “respirare” (soplar); esta palabra tiene un origen y simbolismo Cristiano, el hombre toma la vida con el soplo de Dios; y además está estréchame vinculada con el término “espíritu” en latín “espiritus” que también procede de verbo “respirare” así pues, respirar es recibir el espíritu y nada más nacer es lo primero que hacemos, respirar. Y cuando morimos se dice que expiramos, y es también lo último que hacemos segundos antes de morir “expirar” del latín “expirare” que significa echar el aire hacia fuera y con ello también el espíritu. Toma pues, conciencia de la importancia que tiene un acto tan simple como respirar. Respiras cuando naces y expiras cuando mueres. Por tanto estamos naciendo y muriendo constantemente, cada vez que respiras profundamente naces y cada vez que sueltas todo el aire que hay en tus pulmones mueres, o podría decirse mejor que es estas muy cercano a la muerte, pues si no tomas aire en breve, perecerás. Alguna vez los vacías de esta forma?…. Al completo, hasta que ya no queda nada de aire en ellos. Y has probado, una vez vacíos a permanecer unos segundos sin respiración, acercándote por tanto más a la muerte?… Cuando lo haces y respiras, esa respiración es diferente, está llena de vida, es como nacer, llenas tu cuerpo de vitalidad y aliento divino.

Y este concepto diferente de la respiración es algo muy común en otras culturas y religiones Orientales, lo de respirar y tomar aliento divino no pertenece exclusivamente al cristianismo, porque además en estas otras culturas toma mucha más relevancia el acto de la respiración; como por ejemplo en Yoga y meditación, porque a través de ella es que conectas con tu parte más espiritual. La doctrina del Yoga se centra en la respiración, contiene muchos ejercicios para aprender a controlarla y a través de ese control se tiene cierto dominio sobre el cuerpo. Si no respiras de forma correcta mientras haces un ejercicio de Yoga, no estás haciendo Yoga, ni de lejos, estás haciendo ejercicio. Yoga es la unión del cuerpo y la mente y eso se logra únicamente a través de la respiración, por tanto si no controlas tu respiración, no podrás hacer Yoga. Y antes de continuar con esto, para y haz una reflexión; ¿Eres capaz de controlar tu cuerpo en una situación de estrés?…. Y recuerda!… Se honesto contigo mismo!…. Lo más normal es que en esas situaciones de nerviosismo perdamos por completo el control de nuestro cuerpo, porque estamos perdiendo a su vez el control de la respiración. Nuestro pulso se acelera siguiendo un mecanismo de defensa que tiene el cuerpo desde nuestros orígenes prehistóricos donde nuestras vidas peligraban, es un instinto animal de supervivencia, “luchar o huir” instinto de nuestro cerebro más primitivo. Pero la parte más evolucionado y racional de nuestro cerebro tiene la capacidad de controlar ese instinto, lo que no lo hace, porque no está entrenado ni capacitado para hacerlo, por tanto en estas situaciones toma el control nuestro cerebro primitivo el cual manda la orden al corazón de acelerarse, este empieza a latir mucho más rápido, y la circulación sanguínea que es la encargada de transportar el oxígeno, al circular más rápido tiene una demanda mayor de oxígeno, causando con ello la aceleración del ritmo respiratorio. Llegando a veces a hiperventilar. Y la única finalidad de todo este proceso de reacciones químicas es darnos un “chute de energía bestial” la suficiente como para poder huir a toda velocidad, o enfrentarte a tu depredador y salir airoso. Es todo cuestión de energías!…. Por eso en esas circunstancias somos capaces de hacer actos heroicos de los cuales, hasta nosotros mismos podemos llegar a sorprendernos. Para estos casos, esa reacción es ideal!… Que sabía es la naturaleza!… Se pueden salvar vidas gracias a esas reacciones químicas que tiene nuestro cuerpo. “La adrenalina” una sustancia que además resulta adictiva y de ahí nacen los deportes de riesgo y el exponernos a situaciones peligrosas. Porque nos gusta el efecto que produce en nuestro organismo, ya que por un momento te sientes un súper héroe “Superman” o “Superwoman” o un super humano capaz de cualquier proeza, pero no te confundas, no eres tú, es la cantidad de adrenalina que llevas en tu sangre!…. Siento decepcionarte, pero tu nivel de heroicidades va directamente relacionado a tu capacidad de segregar adrenalina. A mí también me gusta esta droga natural, por eso disfruto en los parques de atracciones al subirme a las montañas rusas más altas y más rápidas, o hacer tirolina, es una experiencia que recomiendo, lo que nunca me he atrevido es a cosas que pongan mi vida en un verdadero riesgo, no soy tan valiente, tengo que reconocerlo pero es que soy madre, es normal que no quiera poner mi vida en peligro. Aunque sí me pregunto qué sentirá toda esta gente que pone su vida en peligro como “Philippe Petit” el que cruzó las dos torres gemelas de Nueva York sobre las cuerda floja…. Wauuu! Que tipo de sensaciones tendría mientras realizó tal proeza?…. Es impresionante verdad?… Eso sí es tener osadía!… Porque encima lo hizo de forma ilegal y lo arrestaron por ello.

Pero volvamos a nuestra reflexión inicial; eres capaz de controlar todas esas reacciones químicas que sufre tu cuerpo sin perder el control?…. La clave está en la respiración, si eres capaz de controlarla, podrás controlar tu cerebro primitivo, si no tienes control sobre tu respiración, tu cerebro primitivo té controlará a ti!…. Y como se aquiete el control, pues trabajándola, como todo en esta vida, no puedes pretender hacerlo bien, si no te has entrenado y perfeccionado para ello. Los que ganan medallas olímpicas llevan muchas horas de entrenamiento a sus espaldas. Lo bueno de esto es que respirar es muy muy muy sencillo, todos respiramos no es cierto?…. Y además sin darnos cuenta de ello! así que alguna de las veces que vayas a respirar a lo largo del día, solo tienes que tomar conciencia, acuérdate de respirar a tu voluntad de vez en cuando, para ir cogiendo práctica en lo que a control se refiere; una vez eres capaz de tomar el control sobre ella y respirar a tu voluntad, solo tienes que empezar a aumentar la capacidad pulmonar. La respiración involuntaria no suele ser muy profunda, clavícular o intercostal, como mucho. Hay que trabajar a toda la capacidad pulmonar posible, pero esto tiene que ser un proceso lento y progresivo. No se puede querer correr antes de saber andar. Intentar respirar a toda tu capacidad pulmonar así de golpe y porrazo te causará un mareo fijo. Prudencia, ves poco a poco y no vayas directamente a la meta final. Y por supuesto mejor hacerlo sentado o tumbado hasta que vayas adquiriendo cierta práctica, entonces podrás hacerlo de pie y ya podrás ir tomando el control de tu cuerpo a través de la respiración. Así cuando tu cerebro dé la orden a tu corazón de acelerarse podrás tomar tú el control, con tu cerebro racional, y luego piensa y analiza bien la situación, a ver, verdaderamente esta situación necesita que intervengas?… Si la situación lo requiere, adelante con ello!…. Si es para algo bueno o productivo Sií!…. A por el subidón de adrenalina!!!! Pero si la situación es irrelevante para ti, para que vas a malgastar toda esa energía tontamente, pues es un gran esfuerzo el que realiza tu cuerpo con todas esas reacciones químicas y además dejan una sustancia residual, resultado de las combustiones, (los llamados oxidantes y radicales libres que envejecen y deterioran nuestro cuerpo) Usa pues tú sentido común y tu discernimiento y si no vale la pena, porque va ser más el deterioro de tu cuerpo que la productividad, no lo hagas. Cuando el cerebro dé la orden de acelerarte, tú toma el control de la respiración, ralentízala y la sangre te obedecerá a ti, pues es el oxígeno el que tiene el poder de controlar el ritmo sanguíneo, si no hay oxígeno, la sangre no puede circular de forma rápida, ira por narices lenta. Eh ahí el control mi querido/a amigo/a; Si controlas tu respiración controlas tu cuerpo a voluntad, vale la pena o no trabajar los ejercicios de respiración?…

Cada mañana al despertar que sea una respiración consciente lo que hagas y llénate de vida!!!

ATENTAMENTE P.P.

Compartir: