Uno de los 10 mandamientos es: Santificarás las fiestas. Y probablemte te preguntarás…

     —A ver… ¿Por qué?… ¿Qué hay detrás de ese santificar las fiestas?… ¿Por qué es importante celebrar algo o festejar algo?… ¿Y tan importante es como para formar parte de los mandamientos que fueron entregados a Moises?… ¿Tan importante es santificar una fiestas como un no matarás, no robaras, no darás falsos testimonios ni mentiras?… A ver… ¿Por qué?… ¿Tanta importante tiene una fiesta?…
    —Pues si Dios lo manda, sí que la tendrá.
    — Vale y ¿por qué?…
    —Bueno pues ahora verás… Lo que se mueve detrás de todo siempre es «energía» y las energías que se mueven detrás de ciertas fechas claves en el año…, algunas de ellas asociadas a momentos especiales en la historia…, digamos que tienen más «power», son algo más intensas. Momentos como ese en que fueron entregadas las tablas a Moises, o la muerte y resurrección de Jesús o el nacimiento e iluminación de Buda y saliendome del tema religioso y rozando un poco más lo pagano, los solsticios de verano y de invierno…, ¿Qué hay detrás del 24 de Junio y la mágica noche de San Juan?… ¿O qué hay detrás del 24 de Diciembre y el Sol invicto?… Pues una energía muy distinta a la que se mueve otros días es lo que hay. Los Solsticios son ese momento del año en que durante 3 días seguidos tenemos la misma cantidad de luz, porque los solsticios duran tres días sí. En el de invierno, durante esos tres días, 22 23 y 24 tenemos la noche más larga, y el 25 de Diciembre se celebra el Sol invicto porque ese día la luz empieza a ganarle segundos a la oscuridad. Que lo hicieran coincidir con el nacimiento de Jesús que vino a traer luz al mundo no tiene nada de causal. Pero no voy a entrar ahí porque es en lo energético en lo que me quiero centrar. Que diferencia hay de que celebres o no una fiesta. Pues mira, a nivel energético la diferencia es brutal. Porque no celebrarlo implica no conectarse con esa energía y es como si llovieran billetes y tú no pusieras las manos para recoger alguno. ¿A qué no lo harías?…. y si te dijera que dinero y energía tienen cierta analogía porque lo que hay detrás del dinero que has ganado no es otra cosa que tu propia energía… y a más energía tú tengas, más prosperas en la vida, porque en última instancia todo, insisto TODO, es una cuestión de energía. Más energía eres capaz de canalizar, de mover y de precipitar en tu realidad, mejor te va a ir. Porque te recuerdo que por el principio de entropia todo tiene al deterioro ¿y por qué se deteriora?… pues porque hay una perdida de energía. Y lo único que puedes hacer para contrarrestar los efectos de la entropía es que seas capaz de incrementar la energía. ¿Y cómo?… Pues es muy fácil porque si todo en el Universo está hecho de energía eso quiere decir que vivimos imersos en ella, ¿No?… Y ya te lo he dicho. Hay algunos momentos clave en los que esa energía que nos rodea se incrementa enoooormemente y es GRATUITA, es un regalo del cielo, está ahi para ti. Así que detrás de ese «Santificaras las fiestas»… hay un ¡Por dios, no desperdicies ese regalo!… ¡Hacerlo es un sacrilegio! y por eso es el tercer mandamiento, y eso lo deja por encima del no robaras, no levantarás falsos testimonios ni mentirás. En verdad significa «No desaprobecharas la energía que Dios te da»…. Eso es lo que hay detrás del tercer mandamiento.
     —Vale, me ha quedado claro…, ¿pero cómo?…, dime cómo lo hago.
     —Facil. Porque donde pones tu atención ahí se dirige tu energía y te conectas a eso y se produce un intercambio energético. Según la segunda ley de la termodinámica los sistemas tienden al equilibrio y la energía va a pasar de donde hay más hacia donde hay menos. Y esto sucede siempre, para bien o para mal. Cuando ponemos la atención en los problemas y en todas esas cosas que no van bien, que a veces ni siquiera son nuestros problemas (y eso si que tiene delito), son problemas del colectivo, de la sociedad, de terceros…, todas esas cosas de las que hablamos cuando no nos gusta algo y nos enzarzaron a criticar. Pues bien, deberías de saber que poner tu atención ahí merma tu energía, te baja tu frecuencia y a menor energía mayor entropía y tú vida se vuelve más caótica porque el caos es directamente proporcinal al aumento de entropía, vamos yo no lo haría. Lo que hay que hacer son conexiones con gente, cosas y situaciones que aumenten tu energía y no al revés. Y lo que te estaba diciendo…. Detrás de muchas fiestas (la de guardar claro),  hay una mayor cantidad de energía, o una energía específica para algo en particular y solo necesitas tomar conciencia de ella y hacer algún acto simbolico a nivel físico para poder conectarte con ella y te envuelva y se pueda dar la ley de trasferencia de energía.
   — Vale…, ¿Y un acto como qué?…
    —Pues un acto como celebrar, juntarte con alguien que sostenga esa misma intención, sentarte en una mesa a comer…, tal vez brindar….
    —¿Y con eso es suficiente?…
    —Claro joder, ¿qué te pensabas que era santificar?… Tomar conciencia prestándole toda tu atención, hacer caso a ese evento, a esa energía, estar presente y poner tus manos para recibirla con el simple gesto de estar ahí abriendote a ella, dejándote envolver por ella, metiéndole intención, dándole la importancia que se merece haciendo de ese acto algo sagrado para ti. ¡Ah! muy importante y agradecer sí, agradecer esa dispensación.
    —Tomo nota.
    —Muy bien, pero toma nota de algo más. La energía tiene diferentes frecuencia y solo atraemos lo que vibramos; porque en verdad somos como imanes, si tu vibración es baja ya puedes estar rodeado de energía de alta vibración, no la atraerás. Por eso es importante desconectarte de cualquier otro pensamiento que te pueda bajar la frecuencia, si no, estarás allí, estenderás tus manos y no la recibirás, simplemente porque vibras en otra frecuencia. Hay que hacer la conexión con esa energía como el que hace una meditación, sin distracciones exteriores, solo con un pensamiento en tu cabeza, concentrado en una única cosa, el evento que se esté dando a nivel energético que en el día de hoy es el cambio de año en el calendario Chino. Hoy nos vamos a conectar con la energía del Trigre de agua para que no acompañe todo el año.
    —Genial. Celebremos el año nuevo chino entonces. ¿Pero por qué lo celebran hoy?…
    —Porque es un calendario que va con las Lunas, por eso cada año cae en un día distinto. Como la Semana Santa. Y siempre se celebra en la luna nueva del mes de Acuario. El novilunio es el principio de un nuevo ciclo lunar, donde la energía recién arranca abriendo un ciclo nuevo…, entonces a nivel energético resulta que tiene mucho más «power» el inicio del año nuevo chino que el occidental. Y…, si lo festejas te conectas con esa energía y si no, pues nada la vas a tener a tu alrededor pero no te afectará y en este caso afecta para bien, así que…, yo sí me quiero conectar. Cada año lleva la energía de un animal, este año es la del Tigre, no se tú pero yo no la pienso desaprovechavar.
     —No pinta mal. Me apunto. ¿Y qué mueve la energía del Tigre?
    —¿A ti qué te evoca un Tigre?
    — Fuerza, coraje, destreza, estrategias de caza o de combate, sigilosidad, elegancia, magnificencia  belleza…fiereza, frialdad en el sentido de que «primero que nada es su objetivo»…  A mi es que me encantan los Tigres, adoro los felinos.
    —Pues todo eso lleva implícita esa energía sí y otras cuanta cosas más. En la cultura china el tigre es considerado el rey de todos los animales, por las rayas negras sobre su testa que forman el caracter “Wang” vinculado a la realeza. En los cuentos y leyendas chinas, los amuletos de tigre protegen de todo mal, conteniendo los desastres y alejando las enfermedades. Los niños llevan gorros y zapatos con forma de cabeza de tigre para su protección, y la garra del tigre es utilizada no sólo como muleto de la suerte sino tambien para que trasmita el coraje de esta fiera aumentando el valor y la autoestima. El tigre simboliza poder, valor y buena fortuna. ¿Cómo para dejar desperdiciar esa energía, verdad?…
    —¿Y qué vamos hacer para santificar esa fiesta y poder aprovecharla?
    —Nosotros nada, somos occidentales, pero el solo hecho de haver estado hablando de ello ya ha hecho que tomemos conciencia del evento y del tiempo de energía que se va a mover para sintonizarnos en esa frecuencia y que nos pueda envolver…, a veces no hace falta gran cosa para conectarse con la energías, solo sostenerla en el pensamiento y estar presentes y al hacerlo lo vibras y al vibrarlo lo atraes. Igualmente siempre es interesante hacer un acto simbolico en nuestra realidad, pero con el simple gesto de felicitarselo a otra persona ya queda más registrado en tu realidad 3D, y parte de esa energía entra y se precipita en tu vida. Así que…. ¡Feliz año del Tigre de agua! Que tengas un magnífico año, que te sobre el coraje para perseguir tus objetivos y que tengas la suficiente fuerza, valentía y destreza para alcanzar todo lo que te propongas.
    —Gracias e igualmente. Feliz año del Tigre y que la buena fortuna te acompañe durante todo este año.
Un cordial saludo.
Patrícia Pérez
Summary
Article Name
Conéctate con las energías del “año del tigre de agua”
Description
Uno de los 10 mandamientos es: Santificarás las fiestas. Y probablemte te preguntaras... —A ver... ¿Por qué?... ¿Qué hay detrás de ese santificar las fiestas?... ¿Por qué es importante celebrar algo o festejar algo?... ¿Y tan importante es como para formar parte de los mandamientos que fueron entregados a Moises?... ¿Tan importante es santificar una fiestas como un no matarás, no robaras, no darás falsos testimonios ni mentiras?... A ver... ¿Por qué?... ¿Tanta importante tiene una fiesta?... —Pues si Dios lo manda, sí que la tendrá. — Vale y ¿por qué?...
Author
Publisher Name
La Expansión del Ser
Publisher Logo
Compartir: