Hablar sobre la energética es complejo porque la palabra energía es un genérico. Todo en el Universo está formado por energía vibrando en diferentes frecuencias pero cada una de estas frecuencias es diferente a las demás, no hay dos gotas de agua exactamente iguales en la creación, ni dos personas exactamente iguales, ni por ende hay dos formas de expresión de la energía exactamente iguales. Todo lo creado en el Universo es una combinación de energía muy particular que se diferencia de cualquier otra por su forma de vibrar, y todas estas diferentes posibilidades de expresión surgen de la combinación de una energía primigenia, llamémosle Dios o principio creador o Energía Primigenia o como gustes según sean tus creencias, pues Dios en esencia no es otra cosa que el principio creador de todo lo creado, algo que va más allá de la religión, de hecho muchas religiones emplean el uso de muchos y diferentes nombres para referirse a las diferentes expresiones de un mismo principio creador, de un mismo Dios, pues un único nombre con una única vibración se queda muy corto, un único nombre no roza ni de lejos el verdadero concepto que pueda llegar a tener dicho principio creador, ¿como nombrar con palabras limitadas lo ilimitado ?… una mente lineal, acotada y muy limitada ni siquiera puede tener un atisbo de un acertado nombre que lo pueda definir, como no sea a través de varios y diferentes nombres, como los 72 nombres de Dios que utiliza el judaísmo, por poner un ejemplo; pero a fin de cuentas, sean cuales sean las creencias religiosas todas tienen un mismo denominador común y es el poder creador de la energía primigenia. Y ante esto, la cuestión es,… ¿cómo una unidad puede crear tanta variedad, tantas y diferentes capacidades de expresión?..

De todos es bien sabido que de un único color no se puede sacar diversidad de tonalidades, hacen falta al menos dos colores diferentes para poder juntarlos y así crear un tercero y entonces, a partir de ahí la lista de posibilidades es mayor. Pues bien, Dios como unidad primigenia tiene dos polaridades, una femenina y una masculina, un Yin y un Yang con la capacidad de separar una parte de la otra y desde esa separación hacer una combinación peculiar con cierto porcentaje de cada una de las partes y crear una tercera y ahí tenemos las tres energías primigenias, la santísima Trinidad, la tríada de la creación: Padre, Madre e Hijo, llamada en el Feng Shui “cielo, tierra y humano”

Luego según el diferente porcentaje de Yin y Yang que se combine, las posibilidades de creación pueden ser infinitas, pues dentro de estas dos partes bien diferenciadas del principio creador, aparecen más subdivisiones, en una primera subdivisión estas dos partes se dividen en otras dos que dan lugar a los 4 elementos. De la parte Yin salen la tierra y el agua, de la parte Yang el fuego y el aire, y de está subdivisión a su vez aparece otra más que da 12 aspectos diferentes de la divinidad, lo que conocemos como los 12 signos del zodiaco, que son 12 expresiones diferentes de la energía tanto creadora como creada, 6 aspectos de la polaridad Yin y 6 aspectos de la polaridad Yang. Luego, dentro de esa esfera creadora encontramos los 360 grados que tiene toda circunferencia, y en el del mándala astrológico cada uno de los 360 grados del círculo tiene una particularidad diferenciada de las demás, por lo que hay 360 expresiones diferentes de la energía dentro de esas dos partes Yin y Yang que se pueden ir combinando para dar infinidad de creaciones básicas, las cuales una vez han sido creadas comienzan un proceso de evolución independizando de su creador pero a la vez como un fractal de la divinidad creadora, con sus mismas posibilidades de creación, y de ahí la famosa frase: “Dios hizo al hombre a imagen y semejanza suya” realmente la frase debería ser: Dios hizo a su hijo, o su creación a imagen y semejanza suya” refiriéndose más que a la apariencia de lo creado, a ese poder de creación, y bueno puede que a la apariencia también si tenemos en cuenta que todo lo creado en el universo es esférico, nosotros más allá de nuestro cuerpo físico somos una esfera de energía, con sus 360 grados y con diferentes círculos concéntricos que son los diferentes niveles de conciencia de todo nuestro Ser. Crecer y evolucionar no es más que ir accediendo a estas esferas de conciencia más elevadas a través de ir haciendo consciente nuestra parte inconsciente, y precisamente nuestro inconsciente está formado por esas esferas de las que aún no tenemos consciencia, pero que están ahí y forman todo nuestro Ser. Y todo lo creado en el Universo sigue este patrón de evolución, desde lo más pequeño hasta lo más elevado. Los minúsculos átomos también son esferas de conciencia en evolución, y evolucionan en la medida en la que van aumentando su carga electrónica, cuando una capa alcanza su capacidad máxima se produce un salto cuántico y se accede a la siguiente capa electrónica, la capacidad electrónica de cada capa va siendo mayor y sigue una regla matemática 2n al cuadrado, siendo n el nivel del orbital. Tenemos por tanto que el primer nivel alberga 2 electrones, el segundo nivel 8 electrones, el tercer nivel 16, el cuarto nivel 32, el quinto nivel 50, el sexto 72 y el séptimo puede albergar hasta 98 electrones. Y según la ley de correspondencia “como es arriba es abajo” es de esperar que toda creación siga este patrón de expansión evolutiva.

Pero vamos a centrarnos de momento en nosotros, en la energía humana que es lo que nos interesa, creada como veníamos diciendo a partir de una combinación muy particular de las energías Yin y Yang. Nosotros, como energía humana, tenemos un campo bioenergetico esférico y toda energía del medio que interactue con nosotros, ya sea de cielo, de tierra o humana, tiene como finalidad principal que incrementemos nuestro nivel de energía en la última capa de la que somos conscientes para ir llenándola hasta dar el salto cuántico al siguiente nivel de conciencia, al siguiente órbital electrónico que tendrá una mayor capacidad de albergar energía, justo como sucede con los átomos, esos mismos átomos con los que todo el mundo físico, tan aparentemente sólido y estable, está formado. Todo lo creado en el Universo tiene forma esférica, y no tener conciencia de nuestra verdadera apariencia y de nuestra verdadera semejanza al creador no hace más que someternos a las limitaciones que la mente lineal cree que son reales y nos impone, reduciendo al máximo nuestra capacidad de creación e imposibilitando que seamos capaces de transformar nuestra vida, en esa que realmente nos gustaría llevar y solo por unos simples patrones mentales que nos han sido impuestos por la sociedad y los tiempos en los que nos ha tocado vivir, pues no siempre el ser humano estuvo tan limitado, han habido antiguas civilizaciones con capacidades superiores a las nuestras y también con una mayor longevidad, como los Atlantes, o Lemurianos, eran humanos mucho más conscientes de su verdadera apariencia y del potencial energético que hay dentro de nuestro Ser esférico, hecho a imagen y semejanza del creador y por ello tenían más capacidad de mover ese mundo energético que está más allá de los 5 sentidos y que da forma a la materia, y lo manipulaban a voluntad, pero no hace falta ir tan lejos en el tiempo para ver esta manipulación sobre la materia, cómo por ejemplo, transformar el agua en vino, multiplicar los panes y los peces, sanar a los enfermos, caminar sobre las aguas,…. auténtica magía si por magia entendemos el poder de manipulación de la materia. Pues sí, Jesucristo era un Ser con un nivel de conciencia muy elevado, muchísimo más elevado que la gente de su tiempo, y como bien dijo, él sí se consideraba hijo del creador, hecho a su imagen y semejanza, porque era completamente consciente de su Ser más allá del vehículo físico, y por ende podía manipular a voluntad el mundo energético que hay detrás de lo aparente, y claro!… tal hecho visto a los ojos de los que no entienden es calificado como algo milagroso y fuera del alcance de cualquier humano, pero un humano que expande a ese nivel su conciencia, las mismas cosas que Jesús el Cristo podrá hacer, ya lo dijo el mismo, está escrito en la Biblia, es que eso no se puede refutar, en ningún momento dijo Jesús que el humano no pudiera lograrlo, más bien fue todo lo contrario, y fuera de los evagenlios católicos hay más escritos de sus enseñanzas que son todo un compendio de magia, verdaderas perlas de sabiduría para la expansión de conciencia, para alcanzar la conciencia crística que fue realmente lo que predicaba, pero más de 2000 años han pasado y el humano no lo logra porque sigue dentro de las limitaciones del mundo material, del tiempo y el espacio lineal, de los patrones mentales también lineales impuestos por la sociedad, y aún no se da cuenta de que todo es circular, el tiempo lineal ni siquiera es real, es tan ficticio como la apariencia física, sólida y estable que todo lo material parece tener, pero que si lo ves como los átomos esféricos que en verdad son y que además tienen más cantidad de vacío que de materia y que no llegan a tocase nunca, aunque ante nuestros ojos se vea la materia muy compacta, tu mente puede empezar a dejar de ser tan lineal  y percibir tanto la creación como a uno mismo tal y como en verdad es, ya que esa realidad que creemos ver no es más que la decodificación de una información que procesa nuestro cerebro, no es tan difícil de entender!…. Nunca nada es lo que parece si esa información nos llega por los 5 sentidos  y además descodificada por el cerebro con unos programas de pensamiento lineal;  nada que venga de ahí es verdad!…. y la verdad os hará libres, también lo dijo Jesús, pero libres de que?…. a que se refería?…. pues a la esclavitud de esa mente lineal que nos acota y reduce enormemente nuestro verdadero potencial. No podemos hacer lo que él hizo si no somos capaces de vernos como los átomos, como esferas concéntricas cuyos orbitales electrónicos en la medida que se van llevando dan un salto cuántico expandiendo la conciencia hasta el siguiente nivel, somos los átomos de una creación mayor, de un “todo” poderoso, nosotros somos a la creación como todos nuestros átomos son a nuestro cuerpo físico,  y si aceptamos en nuestro pensamiento la circularidad podemos empezar a convertirnos o más bien, a ser conscientes de lo que verdaderamente somos, y así poder hacer realidad el proceso evolutivo de convertirnos en un Ser Crístico, por supuesto, una vez hechos los suficientes saltos cuánticos como para llegar al nivel de conciencia de ese Ser, pero hay que ser coherentes, ese en un proceso que puede llevar vidas si eres muy consciente de todo lo que dicho proceso conlleva, si no se es consciente puede que lleve muuuucho más, una eternidad de encarnaciones, pero como todo en esta vida la cuestión es empezar y se empieza por el principio, lo primero de todo es simplemente llegar a crear una realidad mejor de la que tienes ahora, esos deben de ser los primeros pasos, antes de correr uno tiene que aprender a andar y Jesus no corre sino que vuela. Primero hay que aprender a andar dentro de la conciencia circular, que es nuestra verdadera apariencia y que va evolucionando progresivamente dentro de un Universo circular. Y luego es importante darse cuenta que todo el proceso se reduce a una simple cuestión de ganar energía suficiente como para llenar nuestro último orbital del que somos conscientes e ir dando saltos cuánticos, sin prisa pero sin pausa. Hay que  ir acumulando energía,  y que nos sobre después del diario vivir es la clave. El problema está en que vagamente se tiene la energía justa para llevar a cabo el diario vivir y esa energía no da para realizar un salto cuántico sino que es la justita para sobrevivir un día más y no morir en el intento. Y cómo se puede tener energía de sobra para dar el salto?…. pues sencillo, todos tenemos la capacidad de mantener nuestro móvil con batería suficiente, ósea con energía de sobra para que no se muera y nos abandone a mitad del día verdad?…. Pues nosotros funcionamos exactamente igual que el móvil, nos recargamos en la noche y tiramos con esa recarga todo el día, sin conectarnos en ningún momento a la red eléctrica o más bien al suministro energético universal disponible para todos, y llegamos por tanto al final del día con la reserva bajo mínimos o completamente agotada. Esto no puede pasar si queremos dar un salto cuántico, y menos aún cuando tenemos más cantidad de energía a nuestro alrededor de la que podamos necesitar, no hay ninguna especie que haya sido creada sin antes haber puesto a su disposición todo lo que pueda necesitar para su supervivencia y evolución, hay más energía disponible de la que se pueda necesitar para realizar ese salto cuántico, solo que no sabemos bien cómo hacer esas recargas. Pero para poder recargarse primero hay que verse como un campo de energía que interactúa con el medio y tiene la capacidad de realizar intercambios energéticos, también ocurre eso a nivel atómico. Los humanos tenemos un campo de bioenergía que puede conectarse con otros campos o esferas de energía y recargarse. Pasear por la naturaleza nos recarga de energía de la tierra, y luego por supuesto tenemos una lluvia constante de energía cielo proveniente de los cuerpos celestes, principalmente del Sol, encargado de sumistrar energía a todo el sistema solar, y además, también nos llega energía del Sol central de la galaxia quien sumistra energía a todos los Soles que habitan en ella y a todo lo que formé parte de esa galaxia, vamos que energía no nos falta en ningún momento. Y bueno, además de todo este suministro de energía solar, hay más cuerpos celestes;  todos los planetas de nuestro sistema solar también aportan y mueven energía en nuestras vidas.

Podemos decir por tanto que toda interacción energética externa con nuestro campo energético personal pasa a trasformarse en bioenergía que nos permite ir llenando orbitales, ir expandiendo nuestro nivel de conciencia a través de la vida cotidiana y nuestra interacción con el medio energético que nos rodea, independiente de que ocurra con personas o con la naturaleza o con las energías de los cuerpos celestes, este intercambio va teniendo lugar con la única finalidad de ir expandiendo nuestra nube de conciencia. Lo que hay que tener presente también es que, en todo trabajo realizado hay una combustión de energía, esta se va a ir gastando a lo largo del día según como nos vayamos moviendo e interactuando con el medio que nos rodea, y según seamos capaces de gestionar el consumo energético. Tambien hay que saber que hay ciertos intercambios en los que ponemos más energía de la que recibimos y de eso tenemos que estar muy pendientes y ver si después de un suceso o una interacción tenemos más o menos energía que antes, eso sucede a menudo, pero el cuerpo es sabio y avisa con cierto un cierto grado de agotamiento, si al realizar un trabajo o hacer una interacción con alguien percibimos que nuestro nivel de energía ha descendido es que hemos gastado más de la cuenta y debemos gestionar mejor nuestra energía, solo hay que aprender a escuchar al cuerpo porque éste nos lo dice claramente.  Así que si sientes que tú energía baja, párate en cuanto puedas y recarga, para no fundir la bateria y llegar a la noche con energía sobrante. Ya lo haces con el móvil, también lo haces con tu coche, ¿a qué no lo dejas en el garaje sin gasolina?… ¿pues por qué no lo haces lo mismo con tu cuerpo?… éste no deja de ser un vehículo, el vehículo físico de nuestro Ser; párate cuando puedas, pon tu cuerpo en off unos minutos, y simplemente respira a todo pulmón que el aire lleva suficiente energía para poder hacer una recarga rápida. Hay muchas más formas de recargarse, una meditación, una buena alimentación, un paseo por la naturaleza con aire limpio, pero en este artículo nos vamos a centrar en la energía cielo, más que en la de tierra y para ser un poco más exactos, en la energía de los cuerpos celestes al interactuar con nuestro campo bioenergetico, y para eso vamos a tener que tirar de la astrología porque, hoy por hoy, es la ciencia que ofrece más información sobre estos 12 comportamientos de la energía primigenia a través del mándala astrológico. Y como la finalidad de esto no es la predicción astrológica sino más bien el conocimiento sobre qué energías se van moviendo y como puedo aprovecharme de ellas para aumentar mi campo bioenergetico e ir incrementando la energía de mi último orbital energético, de esa última capa de la que soy consciente para ir expandiendo poco a poco esa conciencia, vamos a llamar esta herramienta “Bioenergía astrológica”

La energía cielo se transforma en bioenergía tan pronto es captada por nuestro campo bioenergetico, esta energía siempre nos envuelve, pero no puede ser aprovechada para realizar ciertos trabajos que puedan interesarnos si no tomamos conciencia del proceso, de qué tipo de energía hay disponible en cada momento y para que puede resultarnos útil en nuestra historia personal y en los muchos procesos de evolución que vamos viviendo a diario y de los que la mayor parte de las veces no somos conscientes. Y así todo el proceso se hace más tedioso, y repetimos una y otra vez los mismos errores, pues sin una toma de conciencia de lo que ocurre es mucho más lenta la resolución de cualquier problema y aunque este proceso va a suceder por defecto igualmente, seamos conscientes del hecho o no, siempre es mejor para nuestro bienestar y calidad de vida trabajar de forma consciente cada cuestión con la que tengamos que lidiar en nuestra vida para no tener que ir repitiendo una y otra vez las mismas historias.

Pues bien, como venía diciendo, según sean los movimientos de los astros vamos teniendo diferentes tipos de energías disponibles, diferentes combinaciones de las 12 energías primigenias con las que hemos sido creados y que además nos confieren esas personalidades tan características y peculiares que nos diferencian a unos de otros y que además no se repiten, no hay dos gotas de agua iguales!… cuando dicen que eres único es que lo eres!… tú codificación energética tiene un patrón único e irrepetible, como tú no hay dos, lo que también es cierto que todo en el Universo va modificándose, nada es estable, todo en la creación evoluciona o involuciona y para poder evolucionar como la energía que somos, la astrología resulta una de las herramientas más útil, más que nada porque nos descodifica un poco esa información de nuestra configuración energética que podemos ver al analizar nuestra carta astral y dicha información hace más llevadera la vida porque nos permite manejar mejor las situaciones del diario vivir, ya que a veces, el hecho de desconocer la finalidad que hay detrás de cada suceso vivido, hace que la vida se vuelva mucho más complicada por incomprensión y también por ir dando palos de ciego a ver si con alguna atinamos y todo este precedo de evolución se vuelve mucho más largo y tedioso si no entendemos lo que hay detrás de cada suceso vivido, si no entendemos el lenguaje del Universo, que es el idioma de los astros y ese idioma nos lo ofrece la astrología. La bioenergía astrológica se centra en hacer esta interacción con la energía disponible de los astros a voluntad, y de forma consciente lo cual nos permite recorrer los senderos hacia esa evolución personal de una forma más rápida y menos tediosa al no ir a ciegas en dicho proceso, y sobre todo al no sentirnos victimas de las circunstancias.

Si estás interesado en conocer más sobre Bioenergía astrológica organizamos talleres presenciales en Gimnasio Olimpus Guardamar, y para ponerte en contacto puedes escribir a gymolimpus2@hotmail.com

Espero que la información ofrecida haya sido de utilidad. Continuaremos ofrenciendo más artículos con el fin de ir conociendo esta útil herramienta y poder incorporarla poco a poco en nuestra nuestra vida cotidiana para ir manejando cada suceso ocurrido en pos de nuestra evolución personal, desde otra perspectiva muy diferente.

Se despide atentamente Patrícia Perez.
Un cordial saludo!!!

Summary
Article Name
El campo bioenergético y la expansión de conciencia
Description
Hablar sobre la energética es complejo porque la palabra energía es un genérico. Todo en el Universo está formado por energía vibrando en diferentes frecuencias pero cada una de estas frecuencias es diferente a las demás, no hay dos gotas de agua exactamente iguales en la creación, ni dos personas exactamente iguales, ni por ende hay dos formas de expresión de la energía exactamente iguales. Todo lo creado en el Universo es una combinación de energía muy particular que se diferencia de cualquier otra por su forma de vibrar, y todas estas diferentes posibilidades de expresión surgen de la combinación de una energía primigenia, llamémosle Dios o principio creador o Energía Primigenia o como gustes según sean tus creencias, pues Dios en esencia no es otra cosa que el principio creador de todo lo creado, algo que va más allá de la religión, de hecho muchas religiones emplean el uso de muchos y diferentes nombres para referirse a las diferentes expresiones de un mismo principio creador, de un mismo Dios, pues un único nombre con una única vibración se queda muy corto, un único nombre no roza ni de lejos el verdadero concepto que pueda llegar a tener dicho principio creador, ¿como nombrar con palabras limitadas lo ilimitado ?...
Author
Publisher Name
La expansión del Ser
Publisher Logo
Compartir: