El estado de salud de nuestro cuerpo físico está estréchame relacionado con nuestros pensamientos, porque éstos no se convierten en algo hasta que pasan al plano físico a través de nuestro cuerpo, por tanto el estado de nuestro cuerpo es el resultado de todo los pensamientos que alberga nuestra mente.

Es curioso cómo nos preocupamos del bienestar del cuerpo y no le damos la importancia que verdaderamente tiene la mente, estando ésta previa al estado de salud de nuestro cuerpo; ya sé que querer mantener un buen estado de salud física lleva consigo una serie de pensamientos positivos, pero ya te digo yo que no somos capaces de permanecer en ese pensamiento demasiado tiempo; la velocidad de cambio de pensamiento es vertiginosa y lo hacemos sin apenas darnos cuenta; tomas conciencia de un pensamiento, éste lleva a otro que a su vez deriva en otro, creando una cadena de la cual no somos conscientes y pasados tres o cuatro pensamientos vuelves a tomar conciencia y dices: ¿Cómo he llegado aquí?…, si yo estaba pensando en otra cosa!…. Esto es algo que nos pasa a todos y cada pensamiento encadenado tiene una frecuencia vibratoria diferente, por lo que si viéramos en una gráfica las vibraciones de todo el día, te verías subiendo y bajando constantemente como en una montaña rusa, y es a través de esas diferentes vibraciones energéticas que tu cuerpo va dando forma 3D a tus pensamientos; por tanto, a mayor estabilizadad vibracional, mejor es el resultado en la materia física, ósea en tu cuerpo; y ahí reside el problema, en todos esos pensamientos que no controlamos.

Es una misión imposible pretender controlarlos todos pero también es cierto que algunas actitudes de comportamiento pueden crear cadenas de pensamiento más positivas que otras, así que, si quieres gozar de un buen estado físico es imprescindible primero revisar tus actitudes ante la vida y ver cuáles de ellas te generan pensamiento más positivos o por el contrario más negativos y destructivos; y una vez detectadas siempre te será más sencillo reconocer que esa actitud que sueles tomar resultará perjudicial para tu estado de salud y podrás tratar de reorientar tus pensamientos.

Pero claro, para poder hacer esto es imprescindible que te conozcas bien a ti mismo; a veces el problema mayor reside en enfrentarnos a nosotros, es muy fácil analizar y ver los fallos de otros pero resulta muy complicado verse y analizarse a uno mismo. Afortunadamente el hecho de ponerte ante ti y analizarte para ver qué puedes mejorar, ya trae una elevada vibración energética que afectará de manera positiva a tu cuerpo y esto sí es sencillo de realizar, es un paso hacia adelante, solo dedica un momento al día a estar a solas contigo y tus pensamientos, a poner tu cuerpo en modo off y ver cómo actúa tu mente; solo descansa y observa tus pensamientos, puede que al principio cueste frenar esas cadenas de pensamiento pero con la práctica cada vez te será más fácil detenerlas, y ralentizarlas, pudiendo así permanecer más tiempo en un único pensamiento, con una única vibración, que por supuesto puedes elegir a placer para permanecer en un estado de positividad para ti; y cuantas más veces hagas este tipo de meditación más fácil te resultará permanecer en una frecuencia vibratoria elevada por más tiempo.

Si tomas conciencia de esto, luego sumido en las rutinas diarias, podrás detectar con facilidad la vibración de tus pensamientos sobre tu cuerpo y éste te avisará de que cambies de frecuencia vibratoria cuando entres en una que le incomode, porque el cuerpo prefiere las vibraciones elevadas y el bienestar y una vez que esté acostumbrado a permanecer en ese estado, no te creas que no hará todo lo posible por rehuir de las bajas frecuencias que sólo generan enfermedad en él. El cuerpo es muy sabio y sabe lo que le conviene y lo que no, solo que está tan unido a nuestra mente que no sabemos diferenciarlo ni escucharlo, porque su voz está por debajo de la voz de nuestra mente, ella nos habla constantemente, es charlatana y no deja espacio para que el cuerpo se pueda comunicar con nosotros, solo a través del dolor es que atendemos al cuerpo, pero para cuando llega el dolor ya es un poco tarde porque el daño ya está hecho; ¿y si fuéramos capaces de escuchar al cuerpo antes de llegar al extremo del dolor?….. Para eso solo tienes que aprender a calmar tus pensamientos, aquietar su voz para que la otra parte del binomio cuerpo-mente también pueda hablarnos,… Si llegamos a ese punto, entonces sí podemos hablar de cuidar nuestro cuerpo y por supuesto nuestra salud y bienestar, mientras no lleguemos a eso, no te creas que vas a cuidar bien tu cuerpo, pues en cuanto te descuides tu mente echará por tierra todos tus esfuerzos bajando la vibración y créeme que es mucho más poderosa una elevada frecuencia vibratoria para tu salud, que todos los productos de la farmacia juntos; así que hagamos las cosas bien!…. ¿Quieres cuidar tu salud?…. Pues empieza por la mente!!!!

NAMASTE??

Por Patricia Pérez.

Summary
Article Name
Cadenas de pensamiento
Description
El estado de salud de nuestro cuerpo físico está estréchame relacionado con nuestros pensamientos, porque éstos no se convierten en algo hasta que pasan al plano físico a través de nuestro cuerpo, por tanto el estado de nuestro cuerpo es el resultado de todo los pensamientos que alberga nuestra mente. Es curioso cómo nos preocupamos del bienestar del cuerpo y no le damos la importancia que verdaderamente tiene la mente, estando ésta previa al estado de salud de nuestro cuerpo; ya sé que querer mantener un buen estado de salud física lleva consigo una serie de pensamientos positivos, pero ya te digo yo que no somos capaces de permanecer en ese pensamiento demasiado tiempo; la velocidad de cambio de pensamiento es vertiginosa y lo hacemos sin apenas darnos cuenta; tomas conciencia de un pensamiento, éste lleva a otro que a su vez deriva en otro, creando una cadena de la cual no somos conscientes y pasados tres o cuatro pensamientos vuelves a tomar conciencia y dices: ¿Cómo he llegado aquí?..., si yo estaba pensando en otra cosa!....
Author
Publisher Name
La expansión del Ser
Publisher Logo
Compartir: