Estamos bajo la primera Luna llena del 2017, ideal para recargarse energéticamente a través de la meditación. Todas las lunaciones son diferentes y cada una de ellas trae una energía en particular que va moviendo cosas en nuestra vida. La primera Luna llena del año, cae en Cancer, y la oposición entre el Sol en Capricornio y la Luna en Cancer muestra un poco ese conflicto interno con el que nos solemos enfrentar a diario entre lo que debemos de hacer (Capricornio) y lo que nos apetece o realmente nos gustaría hacer (Cancer). Por tanto bajo este plenilunio es importante permitirse algún tiempo para uno mismo, dejar por un momento las obligaciones y disfrutar de aquello que nos apetezca hacer realmente. La Luna rige el signo de Cancer así que durante el tránsito por este signo se encuentra como en su casa y su influencia puede ser más intensa que transitando otros signos del zodiaco.

Ya de por sí en la Luna llena las emociones se experimentan con más intensidad y son mayores los impulsos de centrarnos un poco más en nosotros mismos y nuestras necesidades…. Ese momento en el que te dices a ti mismo, después de estar pendiente de las necesidades de los demás y de cumplir con todas las obligaciones,… bueno y yo qué?… Yo también quiero o necesito tal y cual cosa!… Mi espacio, mi tiempo, mi descanso,… O lo que sea! Pues con la Luna en su casa esto se puede incrementar y de no darte a ti mismo ese pequeño espacio y dedicación puede que al final acabes algo más irritado e insufrible de lo normal debido a ese duelo interior.

Pero como se suele decir: ¡bueno es saberlo!… Y poder actuar en consecuencia aligera los síntomas. Es sencillo, dedícate un tiempo a ti y a tus necesidades, es muy importante cuidar de uno mismo también. La Luna, en astrología representa a la madre universal, la que nutre y se encarga de que recibamos los cuidados y mimos que da una madre, ya vengan de ésta o de alguien cercano, y también representa el hogar. Pero cuando nos hacemos mayores y salimos del hogar materno olvidamos cubrir esa necesidad esperando, al igual que hacía nuestra madre en la infancia, que alguien venga y lo haga. Está bien tener quien se preocupe de nosotros pero tampoco podemos delegar completamente esa responsabilidad sobre nuestros seres queridos. La madurez implica saber hacerse cargo de uno mismo, y cubrir en la mayoría de lo posible tales necesidades, aparte de cuidar también de los que nos rodean y su bienestar, pero si tú no te sientes bien no puedes cuidar de otros y menos hacerles sentir bien, si estás irascible transmites irascibilidad, si estás en paz y armonía transmitirás paz y bienestar.

La meditación es ideal para dedicarnos ese momento de paz y tranquilidad que re-equilibra tanto nuestro cuerpo físico como el energético y recarga las pilas para poder seguir con las obligaciones del día a día, sin llegar a verse  muy abrumado por ellas y sobre todo sin que eso perjudique nuestra salud.

Hay que plantearse el crear un equilibrio entre ese cumplir con nuestro deber (Capricornio) y el cumplir también con las necesidades de uno mismo (Cancer) si de verdad queremos llevar una vida plena y en armonía. La clave de todo siempre está en el equilibrio, en el camino del medio del que hablaba Buda; y este plenilunio con el Sol en Capricornio y la Luna en Cancer es ideal para empezar a crear dicho equilibrio en nuestro diario vivir. En Biogimnasia hacemos meditación todos los Jueves, y cuando hay plenilunio con más razón, si gustan, están invitados a la meditación de la primera Luna llena del 2017.

NAMASTE

Patricia Pérez

Summary
Article Name
Biogimnasia "Clase especial meditación con la primera Luna llena del año"
Description
Estamos bajo la primera Luna llena del 2017, ideal para recargarse energéticamente a través de la meditación. Todas las lunaciones son diferentes y cada una de ellas trae una energía en particular que va moviendo cosas en nuestra vida. La primera Luna llena del año, cae en Cancer, y la oposición entre el Sol en Capricornio y la Luna en Cancer muestra un poco ese conflicto interno con el que nos solemos enfrentar a diario entre lo que debemos de hacer (Capricornio) y lo que nos apetece o realmente nos gustaría hacer (Cancer). Por tanto bajo este plenilunio es importante permitirse algún tiempo para uno mismo, dejar por un momento las obligaciones y disfrutar de aquello que nos apetezca hacer realmente. La Luna rige el signo de Cancer así que durante el tránsito por este signo se encuentra como en su casa y su influencia puede ser más intensa que transitando otros signos del zodiaco. Ya de por sí en la Luna llena las emociones se experimentan con más intensidad y son mayores los impulsos de centrarnos un poco más en nosotros mismos y nuestras necesidades....
Author
Publisher Name
La expansión del See
Publisher Logo
Compartir: