Cuando hablamos de autoestima solemos quedarnos en su concepto más básico, el valor que nos damos a nosotros mismos y que casi siempre suele ser resultado de comparaciones con terceros, sintiéndonos algunas veces por debajo, llegando a subestimar muchas de nuestras posibilidades, teniendo siempre en cuenta lo que otros puedan opinar de uno para entonces valorarse más o menos según sean tales opiniones. Y bueno no hace falta que siga, más o menos todos sabemos que es la autoestima, pero créeme que eso no es más que la base de la pirámide, hay mucha más profundidad en este tema y es algo imprescindible tanto en lo que se refiere al crecimiento personal como también a la hora de co-crear esa realidad que en verdad se desea. Y en el artículo de hoy vamos a centrarnos en eso, repasando un poco la escala de valores desde lo más básico hasta llegar a la AUTOESTIMA con mayúsculas.

Pero para poder llegar ahí hay que hablar primero de tu centro de poder, el tercer Chakra, Manipura o plexo solar, pues de ahí sale tu autoestima, tu fuerza de voluntad, tu vitalidad, tu alegría, entusiasmo y ganas de vivir, por supuesto si éste está armonizado y funciona debidamente, porque cuando se desarmoniza o se bloquea y no puede realizar bien su función principal que es la de trasformar las energías que te envuelven, adaptándolas a la frecuencia correcta que necesite esa parte de tu cuerpo, para poder nutrirse y elevar tu energía vital, entonces ya no se percibe la realidad del mismo modo y se pierde la alegría, el entusiasmo y las ganas de vivir, sintiendo más bien apatía, depresión y sobre todo baja autoestima. Así que tener este chakra armonizado es, nunca mejor dicho, de vital importancia para tu autoestima y evolución personal. Y hay muchas formas de trabajarlo para optimizar su rendimiento, a través del Yoga, el pranayama, la meditación, cuencos Tibetanos, Reiki,… pero lo más importante de todo es saber que hacer para que no se bloquee. El tercer chakra rige el aparato digestivo y todo lo que tiene que ver con digerir, pero ten en cuenta que no solo digerimos alimentos sólidos a nivel 3D sino que también digerimos o no digerimos a nivel energético, mental y emocional. Y estos últimos tienen mucha más relevancia pues es por ahí por donde se bloquea con mayor frecuencia; muchas veces nos cuesta digerir ciertas situaciones, lugares o personas y todas esas cosas que tanto cuestan de tragar hacen que el tercer chakra se vaya desequilibrando hasta llegar a bloquearse si esas situaciones se dan con bastante frecuencia en tu vida y si se hacen crónicas es cuando se somatizan en el cuerpo físico afectando a la salud y el buen funcionamiento de los órganos de la digestión, llegando a crear serias patologías.

En ese chakra estaba el cordón umbilical que te unía a tu madre, por donde te alimentabas en el vientre materno y a nivel energético ese cordón sigue existiendo y te conecta con el Universo y te permite nutrirte dentro de ese gran vientre divino en el que todos estamos contenidos y si se bloquea no puedes recibir de esa energía que necesitas para desarrollarte, igualito que en el vientre de de una madre. El hecho de trabajarlo de forma consciente y continua te permite por un lado hacerle una limpieza de mantenimiento para reequilibrarlo ante cualquier posible desajuste que se haya podido dar y por otro lado, a mayor entrenamiento, mayor tolerancia para digerir cualquier desavenencia y también más potente será tu campo protector energético para no verte afectado por energías de lugares o personas, o ambas, ya que cuando vamos a los centros comerciales o lugares con mucha concentración de personas, si nuestro campo no está fortalecido, los campos energéticos de otras personas se mezclan con el nuestro y pueden desarmonizar nuestro tercer chakra y hacernos sentir exhaustos, con apatía o con jaqueca, ¿no te ha pasado nunca?…. Pues un tercer chakra funcionando eficientemente hace que tú campo energético se vea fortalecido, haciéndote de burbuja protectora y te puedes evitar el llegar a casa con tu energía por los suelos y como si te hubieran dado una paliza.

Pero ya no solo nos afecta a nivel físico y energético sino que la autoestima puede verse dañaba o fortalecida según esté nuestro plexo solar. El hecho de trabajarlo y mantenerlo constantemente equilibrado nos va aportando cada vez más confianza en nosotros mismos y en todas las cosas que realizamos, permite que uno se acepte tal y como es, con todas esas virtudes y defectos que posee, con la anatomía y características físicas sean cuales sean, con todo los que se ha hecho o dejado de hacer a lo largo de la vida y de lo que nos podamos sentir orgullosos y de lo que no y eso es lo que llamamos autoestima en su forma más básica. Pero la cosa no acaba ahí, también en este aspecto de nuestra personalidad podemos evolucionar y mucho. Una vez que te sientes en paz con quien tú eres a nivel personal y también con tu personaje dentro de la sociedad, entonces es que podemos hablar de alcanzar esa “AUTOESTIMA” en mayúsculas. Y a por ello vamos en el artículo de hoy.

Todos conocemos muy muy bien la famosa “ley de la atracción” y que como hijos de Dios, creados a imagen y semejanza suya, somos capaces de co-cocrear la realidad que queremos, pero cuando llega la hora de aplicarlo resulta que no es tan sencillo como parece; todos hemos intentado manifestar ciertas cosas o situaciones en nuestra vida y a veces pasa que no terminan de darse como uno se había imaginado según sus expectativas, no?.. pues bien, eso es una cuestión de autoestima en la versión más tracendental de todas, la AUTOESTIMA con mayúsculas, y eso no viene por defecto, hay que currárselo. El mago tiene AUTOESTIMA, Jesucristo tenía AUTOESTIMA y fue él quien dijo “cosas más grandes que yo podéis hacer vosotros”… solo que no tenemos esa fe de la que él hablaba, sí sí!!! Esa fe que mueve montañas es en realidad AUTOESTIMA, resulta que ya nos dieron esa enseñanza hace más de 2000 años pero,…. tú aún no te crees que eres capaz de hacer las cosas que él hizo, y eso simplemente no es más que la señal de que no has llegado aun a la AUTOESTIMA con mayúsculas, a esa fe que mueve montañas, a pesar de que Jesús nos aseguró una y otra vez que sí que podíamos; cuando hacía sanciones lo dejaba bien claro: “No he sido yo sino tu fe lo que te ha curado”, es una simple cuestión de fe, lo que al humano corriente le cuesta menos poner esa fe que mueve montañas en agentes externos que en si mismo y esto sirve tanto para lo bueno como para lo malo, pues cuando se trata de buscar culpables siempre es el otro el que tiene la culpa, por lo que bien podemos afirmar, ya se trate de culpas o de méritos, que se le da más poder o incluso todo el poder a otros que no somos nosotros mismos. Y esto nos aleja enormemente de poder alcanzar la AUTOESTIMA. Mientras sigamos dando todo el poder a lo externo en vez de a uno mismo no llegaremos ni a rozarla. Todas las enseñanzas de Jesús giraban en torno a esa fe (AUTOESTIMA) y a cómo hay que comportarse para que podamos trascender nuestra conciencia y alcanzar ese nivel de conciencia donde él estaba, desde donde es posible manifestar esa realidad tan deseada simplemente porque la fe está fortalecida, simplemente porque hay AUTOESTIMA. El legado de Jesus es todo un compendio de Magia, ¿no me digas que andar sobre las aguas o transformar el agua en vino o resucitar a los muertos no es pura Magia? pero han sido una minoría de humanos los que han llegado a obrar lo que en aquella época denominaron milagros y eso que él insistía en que todos podríamos hacerlos. ¿Qué pasó?… pues a lo que se ve, solo el tiempo pasó y el problema está en que no hemos alcanzado aún la AUTOESTIMA, si muchos humanos ni siquiera tienen suficiente autoestima en su nivel más básico, ¿cómo llegar a ese nivel del que hablaba Jesus?, ¿cómo alcanzar esa fe que mueve montañas?… Que te puedo decir, que todo en la vida es progresivo y todo camino, por largo que sea, empieza por dar el primer paso en dicha dirección. Y el primer paso por supuesto es empezar a currarse el tercer chakra, ese centro de poder, que te va a permitir primero mejorar tu autoestima básica, la más elemental, sentir que realmente eres único y perfecto tal y como eres ahoramismo y que nadie más que tú pude saber cuánto valor tienes, olvida lo que piensen los demás, olvídate por completo de cualquier agente exterior, no te compares con nada ni con nadie, céntrate solo en lo piensas tú de ti mismo y si no te gusta algo, puedes esforzarte en cambiarlo, trabaja en ello, solo necesitas fuerza de voluntad (que depende de cuan potente sea tu tercer chakra) y constancia y paciencia, con esto todo se logra, la persistencia vence siempre a la resistencia. Ves poniéndote retos y ves superándote a ti mismo un poquito más cada día y eso cambiara tu visión de la vida por completo pues verás en cada día la oportunidad de trascendente a ti mismo, tu yo de ayer es el único con quien debes de compararte a diario e intentar superar y mejorar con auténtica deportividad y así tu autoestima se irá amplificando cada vez más y en la medida que vayas ganando fe y seguridad en ti mismo podrás seguir avanzando y probar con otro tipo de retos más complejos cómo pueden ser la autosanación. Y ahora vamos a seguir por ahí, dando por sentado los primeros pasos ya citados para poder continuar en nuestro viaje hacia la AUTOESTIMA o fe que mueve montañas.

Todo humano tiene la capacidad de sanarse a sí mismo e incluso sanar a otros. Pero también aquí hay que empezar siempre por el nivel más básico posible, hay que ser realistas y comenzar por algo que podamos realizar con éxito, algo sencillo como puede ser alguna molestia, un dolor leve de rodilla o de espalda, algo que no sea demasiado crónico. El hecho de ver que puedes erradicar un dolor leve te va a subir mucho la autoestima y te va a dar la confianza necesaria para poder pasar a trabajar otro tipo de dolores más crónicos, pero hay que ir paso a paso, con mucha paciencia y creyéndote que está dentro de tus posibilidades, porque si no te lo crees ni tú es imposible que veas el más mínimo indicio de recuperación. Así que si aún no te lo crees, vete al paso uno y deja las molestias para cuando subas de nivel y el nivel solo lo determinan tus logros personales y la confianza que vas adquiriendo en ti mismo, en esto no hay atajos, si verdaderamente lo quieres lograr… “pasito a pasito, suave suavesito”  no hay otro modo, pero continuemos,…

Una forma muy sencilla de trabajar molestias o dolores físicos es a través de la respiración, hay muchas otras formas, como el Reiki, poniendo las manos, u otras técnicas similares de sanación, pero ésta que quiero compartir hoy resulta bastante sencilla y está al alcance de todos, sin necesidad de iniciaciones. Solo tienes que sentarte y respirar, con toda tu atención puesta en la zona a trabajar y ahí inhalas profundamente y al soltar el aire imaginas que sale por tu zona de molestia como si fuera el humo de una chimenea, al principio más oscuro y conforme avanzas con tus respiraciones lo vas visualizando cada vez más trasparente, lo que quiera que sea ese dolor para poder trabajarlo lo tienes que visualizar como un humo negro y te tomas el tiempo que tú consideres necesario con las respiraciones para ir aclarando poco a poco la tonalidad de ese aire, pasando por grises hasta el traslúcido y lo realizas durante días hasta que notes algunas diferencia y no desistes nunca, persistencia vence a resistencia. Piensa una cosa, todas las células de tu cuerpo se regeneran constantemente y el hecho de que te siga doliendo es porque tú no cambias tu vibración ni tu patrón de pensamiento y las células simplemente se duplican adquiriendo la información actual de la célula a la que van a sustituir, si hay un daño y no se hace nada por repararlo, la información que toma esa célula incluirá dicho daño. Si quieres sanarte, si quieres regenerarte, tienes que cambiar esa información para que no la replique tal cual está perpetuando así tu dolencia o tu enfermedad o tu envejecimiento. Sanarse y rejuvenecerse no solo es posible, sino que empodera tu AUTOESTIMA y son cosas de nivel medio, no es caminar sobre las aguas, ni mucho menos, la sanación está al alcance de todos, solo tienes que cambiar la información, todas tus células te obedecen, lo que tú creas ellas duplicaran, si trabajas en ti aunque sea a través de este ejercicio de respiración, irás cambiando la información de dolencia que tus células andan replicando hasta ahora; lo que está determinantemente prohibido es afirmar tu dolencia, o tu lesión, pues ellas duplican esa información. ¡IMPORTANTE! Si estás trabajando esto tienes prohibido quejarte, tienes completamente prohibido hablar de algo que no sea tu progreso con tu dolencia, ¿entendido?… una queja tira por tierra todos tus esfuerzos, así que,…. REGLA NÚMERO 1: Están prohibidas todas las quejas y lamentos porque esa vibración es de muy baja frecuencia y anula todo tu trabajo y esfuerzo anterior. No tires piedras a tu tejado, tus células te obedecen, están a tu servicio, para ellas tú eres Dios y la palabra tiene muchísimo poder, cuidado! Ya lo decía Sócrates: “Si no puedes decir nada bueno, mejor no digas nada”; empieza por no autodestruirte y después ves revirtiendo el proceso de forma favorable para ti, con paciencia y persistencia pero sobretodo vigilando lo que sale por tu boca, las palabras dichas en tu contra por ti mismo son tu peor enemigo. Y recuerda empezar desde lo más básico posible, una simple dolencia y en uno mismo por supuesto, porque si no eres capaz de eliminar una leve molestia de tu cuerpo como vas a sanar a otro, esto no te lo dicen cuando haces el nivel 1 de Reiki y deberían, “oye, no vengas a por el nivel 2 hasta que hayas logrado con éxito la sanación en tu propio cuerpo, solo entonces estarás preparado para recibir el segundo nivel y curar a otros con éxito”; pero claro, a veces es más fácil ayudar a sanar a otros que a uno mismo porque la persona a la que ayudas tiene más fe en ti que tú mismo y por eso sana, como diría Jesus, es su fe la que los cura, no tu, si ellos creen que a través de ti se curan, lo harán porque así lo creen, igual que sucede con las pastillas placebo, está comprobado científicamente que funcionan por pura creencia. Pero el verdadero reto es creer en ti mismo y por eso debes empezar por ti y tu propio cuerpo. Y bueno, esto también lo puedes llevar a otras áreas de tu vida como tu economía, para sanarla y fortalecerla, igual te resulta más sencillo empezar por ahí y se trabajaría exactamente igual, te sientas cómodamente a pensar en tu economía y luego chequeas tu cuerpo a ver dónde se resiente, si te cuesta percibir las sensaciones de tu cuerpo puedes utilizar tu bajo vientre, visualizando como si tuvieras un cuenco lleno de monedas y desde esa zona visualizas como va saliendo el aire por tu ombligo, de más oscuro a más traslúcido, incluso puedes terminar visualizándolo color oro. Y de este mismo modo y a través de tu cuerpo, tu respiración y tu pensamiento puedes trabajar muchos otros asuntos de tu vida, siempre chequeando el cuerpo mientras sostienes en tu pensamiento lo que quieres ir mejorando en tu vida. También vale para sanar emociones, traumas del pasado o recuerdos dolorosos de los que te quieres liberar y haces exactamente lo mismo, piensa en la emoción, deja que se somatice en tu cuerpo, deja que duela y luego, con toda tu atención puesta en esa zona que tu cuerpo ha elegido para trabajar algo de origen sutil en el plano físico, lo trasmutas a través de tu respiración y puedes utilizar aquí el color rosa para tus últimas exhalaciones.

Que el cuerpo somatiza es algo que ya todos conocemos, este conocimiento es de dominio público desde hace rato, pero de que te sirve saber que somatiza si no lo utilizas como herramienta, no?…. todo está conectado y esa conexión tiene lugar en ti, dentro de ti y de cada uno de nosotros, todo es Dios en acción manifestándose en la materia, también tú eres parte de esa manifestación, un fractal de Dios, así que no te quedes solo con la frese de que el cuerpo somatiza para justificar tus dolencias porque eso es como creer que has leído un libro solo por leer el título de la portada, en realidad no tienes ni idea de su contenido, en realidad no sabes que profundidad alcanza esa somatización, puedes trabajar muchísimas cosas gracias a ella pero tienes que leer el libro completo, el titulo no te aporta mucho, a veces engaña más bien. Empieza a tomar más conciencia de tu cuerpo, trabaja mucho esa conciencia corporal, préstale toda tu atención mientras piensas algo a ver cómo te sientes, mientras comes algo, mientras escuchas música y aprende ese leguaje de la somatización pues es el lenguaje que utiliza tu cuerpo para comunicarse contigo, siempre te habla, lo que tú no te enteras porque no entiendes ese idioma, aunque sí que te suena un poco, sabes que muchas de tus dolencias son un aviso de tu cuerpo de que algo no estás haciendo bien. Pero en vez de escucharle a ver qué quiere decirte, lo silencias como a tu móvil, te tomas un ibuprofeno y lo pones en silencio, o no es cierto?… Entonces él intenta hablar más fuerte y sube la potencia del dolor hasta que el ibuprofeno no logre silenciarlo, pero de poco sirve si no entendemos su idioma, nos quedamos en la dolencia sin profundizar en su significado. El cuerpo nos habla constantemente y tiene muchísimas cosas interesantes que decir. En Kinesiologia el cuerpo es utilizado para testar y sacarle información a través de contracciones musculares. Según la kinesiología, el cuerpo humano tiene un lenguaje neurológico de tipo binario, claro y preciso (sí y no), que se manifiesta a través del músculo y sus mecanismos reactivo-musculares y esto se utiliza para preguntar y sacar información de ti que tú desconoces. Tu cuerpo sabe más cosas de ti que tú mismo y sabe más de todo porque él sí está conectado con el todo, porque es un fractal Dios y tiene AUTOESTIMA, pero tú estás desconectado de tu cuerpo y estás desconectado de la fuente y mientras lo estés no sabrás todo el potencial que hay en ti y en tu cuerpo. La palabra Yoga significa unión, la unión con el todo  a través de tu cuerpo; el yoga es un regalo dado a la humanidad precisamente para que pudiera reconectarse con la fuente, no es en absoluto un simple ejercicio para el mantenimiento del cuerpo físico, es una disciplina muchísimo más trascendental, pero para llegar ahí se necesita cierto tiempo de práctica y por supuesto, se empieza por lo puramente físico, por hacer posturas donde todo te duele, donde todo te tiembla, donde te sientes incómodo y con ganas de que se termine pronto y con el tiempo dejan de ser posturas incómodas para convertirse en asanas, donde empiezas a relajarte y a desconectar del mundo exterior y sin darte cuenta llegas a ese punto de trascendencia donde toda la práctica es casi una meditación en movimiento. Yo también empecé por lo físico pero poco a poco esa práctica fue convirtiéndose en algo más trascendental y empezó a convertirse en mi religión y filosofía principal, precisamente cuando descubrí por sensaciones propias el poder que tiene como herramienta de conexión, no es suficiente con que te lo cuenten, hay que vivirlo, hay que experimentarlo y sentirlo, pero solo se logra esa trascendencia sosteniéndolo en el tiempo. Y puedes empezar simplemente por sentir tu cuerpo en el día a día, en tus quehaceres mundanos y poco a poco ese resentir empezara a formar parte de tu vida cotidiana y lo demás ya va rodado, por inercia. Ves practicando, sin demasiadas expectativas, solo céntrate en sentir tu cuerpo, luego trabaja ligeras molestias y en la medida que acumules logros y aumente tu AUTOESTIMA podrás seguir avanzando.

Y por el momento esto es más que suficiente para empezar a trabajarse la fe de la que Jesús hablaba pero antes de finalizar quisiera hacer un pequeño inciso, aunque de vital importancia. En las enseñanzas de Jesús también encontramos muy a menudo la frase: “no soy yo, sino el padre a través de mi”… tienes que creer que puedes hacer grandes cosas pero siempre a través de una energía más elevada que te sostiene y lo hace posible, pensar que puedes hacerlo tú solito, eso es ego, no es lo que Jesús dijo. Puedes lograr grandes cosas pero siempre en comunión con Dios padre, con esa energía primigenia creadora del Universo, por eso hablan de co-creación, pues para ser exactos es lo que es! Y tienes que ser capaz de canalizar esa energía a través de tus canales energéticos humanos, todos tus chakras y nadis y luego redirigirla allá donde quieras cambiar la realidad y a través de la respiración lo logramos, como ya he citado antes, pues allá donde pones tu atención es que se dirige tu energía y esa energía es la que co-crea realidades. En Yoga se trabaja mucho el Pranayama, que precisamente significa el control de la energía. Prana es la energía Universal, la energía divina creadora, es Dios, y lo inhalas en cada respiración y no se le suele dar a ese gesto la verdadera importancia que tiene. Toda la creación es a su vez tanto la obra como el mismo creador. Si piensas que estás respirado esa energía creadora a través de tus fosas nasales y la diriges a un fin, empiezas a conectarte con el verdadero ser creado a imagen y semejanza de Dios, que posee el don de la creación, de co-crear con esa energía divina que a todos nos envuelve y que inhalas en cada respiración. Todos somos canales de energía en plenas facultades para redirigir ese Prana, esa energía divina creadora y a más pureza en el canal, energías de más elevada vibración podrás mover y por eso Jesús incidía tanto en la importancia de vivir con cierta ética y moral, con rectitud y pulcritud respecto al comportamiento humano, con impecabilidad en pensamiento, palabra y obra, de lo contrario todas esas directrices no funcionaran para co-crear simplemente porque andarás tirando piedras a tu propio tejado; conforme te comportas así vibras y según vibras así atraes y si vibras en baja frecuencia atraes más de esa energía y si te trasformas y elevas tu energía, cosas más grandes que Jesús podrás alcanzar, y eso lo dijo él mismo, ¿quien somos nosotros, humanos corrientes, para cuestionarlo?…no sé tú pero yo sí me lo creo, ¿por qué nos iba a mentir, no?… Y bueno, ahí te dejo con esta interesante reflexión para el día de hoy, e insisto, no es andar sobre las aguas, está dentro de tus posibilidades. TÚ PUEDES! Solo tienes que créelo!!!

NAMASTE🙏🏻
Patricia Pérez

Summary
Article Name
AUTOESTIMA con mayúsculas
Description
Cuando hablamos de autoestima solemos quedarnos en su concepto más básico, el valor que nos damos a nosotros mismos y que casi siempre suele ser resultado de comparaciones con terceros, sintiéndonos algunas veces por debajo, llegando a subestimar muchas de nuestras posibilidades, teniendo siempre en cuenta lo que otros puedan opinar de uno para entonces valorarse más o menos según sean tales opiniones. Y bueno no hace falta que siga, más o menos todos sabemos que es la autoestima, pero créeme que eso no es más que la base de la pirámide, hay mucha más profundidad en este tema y es algo imprescindible tanto en lo que se refiere al crecimiento personal como también a la hora de co-crear esa realidad que en verdad se desea. Y en el artículo de hoy vamos a centrarnos en eso, repasando un poco la escala de valores desde lo más básico hasta llegar a la AUTOESTIMA con mayúsculas...
Author
Publisher Name
La Expansión del Ser
Publisher Logo
Compartir: