Relajarse en momentos de tensión

En el artículo de hoy vamos a profundizar un pelin más en el Arte de no estresArte tratado de llevar ese autocontrol que logramos a través de la respiración a situaciones cotidianas del diario vivir, que es donde verdaderamente nos encontramos ante factores externos que nos generan una tensión real y es donde esta herramienta nos puede resultar de mayor utilidad.

Aunque suene a cliché, el hecho de dominar el arte de la relajación en momentos de tensión nos permite superar nuestros límites. Y nuevamente voy a utilizar el Yoga como ejemplo para poder entender de forma sencilla esta idea que ya abordamos un poco por encima encima en entradas anteriores; pero quiero aclarar que no es solo de Yoga que va el artículo, va más bien sobre un concepto imprescindible en dicha práctica y que podemos, o más bien deberíamos, llevar también a nuestra vida cotidiana como herramienta de autocontrol y superación personal, pero para poder hacerlo es necesario entenderlo de la forma más simple posible y el Yoga, la verdad sea dicha, ayuda mucho en este sentido.

Cuando ejecutamos una asana llevamos a nuestras articulaciones a ciertos rangos de movimiento que nos sacan de los comúnmente habituales que solemos realizar en nuestro día a día, entonces aparecen ciertos límites predeterminados tanto por las articulaciones como por la elasticidad muscular; mantenerse en una postura sin rebasar dichos límites te permitiría estar cómodo/a y sin tensión mientras la ejecutas, pero mantenerte para siempre en esa zona de confort donde te sientes cómodo/a, e incluso puedes relajarte, te impide evolucionar la postura, podrías pasarte una vida entera haciendo Yoga y si no entras en la zona de tensión, amplificando tu rango de movimiento, no habrá evolución alguna. La esencia del Yoga es esa, saber donde está tu límite, llegar cómodamente hasta él y una vez estás ahí ampliarlo un pelin, siempre vamos poquito a poquito, tratando de llevar a los músculos a ese punto de suave tensión que uno es capaz de soportar para que se produzca esa pequeña amplitud nuestro movimiento pero sin sobrepasarlo y tiene que ser algo sutil pero perceptible, eso también es un arte, porque hay un momento donde si te excedes puede ser lesivo y aparece justo el efecto contrario, una contracción que hará tu cuerpo pare evitar una posible rotura, entonces se acorta en vez de la elongarse y te lesionas. ¿Y cómo hacemos para ir sobrepasando nuestros límites sin lesionarnos?…¿dónde está exactamente ese punto de evolución no lesivo?…. Pues tienes que aprender a jugar con la relajación, a saber acomodarte primero en tu tope, en tu área de confort y buscar esa relajación de tensión 0 y una vez la localizas y y permaneces unos instantes ahí, entonces es el momento de dar el paso entrando en una zona de mayor tensión muscular y nuevamente te plantas ahí, hasta lograr convertir esa zona en tu nueva zona de confort, de relax o tensión 0 y no te mueves de ahí hasta que lo logras, no hay prisa, las prisas y el Yoga no casan, esta práctica milenaria requiere de muuuucha paciencia pues como ya he dicho, no se puede dar el segundo paso hasta haber convertido el primer avance en la nueva zona de confort, independientemente de que te lleve 1 sesión, 5 o 50, esto es algo progresivo y la clave es aprender a relajar esa nueva tensión que aparece y esto se logra siempre a través de la respiración. Nuestra herramienta de oro para todo, pero hay que saber utilizarla bien, no nos sirve una respiración clavicular superficial y rápida, esa respiración es la del modo supervivencia, que solo nos vale para echar a correr o realizar tareas que requieran de cierta velocidad, pero no para calmar los nervios y actuar desde el cerebro racional y sin estresarse. En el modo primitivo de supervivencia nunca puede haber evolución, por ende sin controlar la respiración profunda, donde verdaderamente inhalamos llenando los pulmones de aire, energía y vida, te limitas a sobrevivir. Para sobrepasar nuestros límites y mejorar nuestra práctica necesitamos hacer respiraciones largas, lentas y profundas. Inhalamos dirigiendo toda nuestra atención a la zona exacta donde se está generando esa suave tensión, donde aún estamos cómodos pues todavía permanecemos dentro de nuestra zona de confort y después exhalamos lentamente mientras vamos ampliando el rango de movimiento hasta un punto de tensión mayor pero siempre sin sobrepasar nuestro límite, hay que aprender a diferenciar entre una tensión suave, una tensión intensa donde estás haciendo el trabajo y la tensión dolorosa donde puedes lesionarte, siempre nos movemos entre estas tres zonas, la de confort, la del trabajo evolutivo y la zona de peligro donde si entras involucionas, si tu cuerpo detecta más tensión de la que puede soportar para protegerse se contrae y tus movimientos se van a ver mucho más limitados incluso que al principio, literalmente involucionas.

Hay que jugar moviéndonos entre estos dos puntos de seguridad, inhalando en el de mínima tensión y exhalando para dirigirnos hacia el de mayor tensión y nos vamos meciendo en ese ritmo de respiración lenta y calmada como las olas del mar, inhalas, retrocedes adentrándote en él, exhalas y llegas a la la orilla, a la orilla de tus límites, pero este movimiento apenas debe de ser apreciable, son movimientos muy muy sutiles, visto desde fuera debe parecer que estás en una postura estática donde permaneces en plena quietud estirando, pues ese mecerse con la respiración es un movimiento muy suave y sin embargo la diferencia es abismal, permanecer completamente estático no genera crecimiento, ni evolución, sin embargo, mecerse entre los mínimos y los máximos de nuestras posibilidades nos permite superarnos constantemente. Y como decíamos al principio, esto es aplicable tanto a la práctica de Yoga como a tu vida cotidiana. Todos los días nos enfrentamos a retos que ponen a prueba nuestros límites y el hecho de haber creado ese hábito con la práctica de Yoga te permite llevarlo después a cualquier situación en tu vida. Pero para ello necesitas practicar mucho, y me tengo que repetir como disco rallado, artículo tras artículo para crear conciencia, pero esto es así, para relajar tensiones tanto en tu práctica de Yoga como en tu vida cotidiana y controlar “el Arte de no estrsArte” necesitas entrenamiento; al principio someterte a un punto de tensión te genera más tensión, la primera vez que haces una asana, aunque el estiramiento principal esté solo en una zona de tu cuerpo, sostener esa tensión localizada te genera una tensión en todo tu cuerpo, pero con la práctica deja de ser una tensión general y se convierte en una tensión localizada y sobre esa tensión localizada es que realizamos el trabajo evolutivo, con paciencia y respiraciones profundas, todo lleva su tiempo. Y en la vida cotidiana funciona exactamente igual. Toda situación que te genere cierta tensión trae consigo un proceso evolutivo cuyo éxito dependerá de que seas capaz de moverte entre tus límites y llegar al punto de la relajación. Al principio uno pierde el control completo de su cuerpo y siente ansiedad, luego pasa a ser una tensión más localizable y cuando la puedes localizar la puedes dominar con tu respiración, solo te tienes que centrar en esa tensión y respirar y si ya lo traes trabajado de tu práctica en el Yoga te funcionará también el la vida cotidiana, pues toda tensión termina siendo somatizada por tu cuerpo, solo hay llevar la atención a esa zona y tratar de relajarla con un ritmo de respiración lento y calcado, como harías en una asana, y si la situación a la que te enfrentas no es algo demasiado grave, puedes evitarte un subidón de cortisol en sangre.

Pero aunque esta serie de artículos se llame el “Arte de no estresArte” también tengo que aclarar que no buscamos el relax absoluto todo el día, solamente aprender a lidiar con el estrés para que no resulte tóxico en nuestras vidas. Esta bien saber relajarse pero hay que saber cuando moverse para no quedar rezagado buscando el relax extremo en la zona de confort. Si no avanzamos la vida entonces nos da patadas en el trasero para que lo hagamos. El sentido que tiene la vida es justamente ese, que evoluciones a través de las experiencias y si te acomodas demasiado los problemas si van a tocarte la puerta de casa, nadie se escapa del proceso de evolución. Así que mejor enfrentarse a ellos con todas las herramientas que tengamos a nuestro alcance y utilizar la relajación como la parada en boxes que te permite recuperarte rápido y seguir avanzando hacia tu línea de meta, y ante cada nuevo reto que vaya apareciendo busca enfrentarlo, trascenderlo y transformarlo en una nueva zona de confort y así avanzaras en la vida como la misma facilidad que en una clase de Yoga, respiración a respiración. Y es cierto que si traes ya entrenado lo de relajar tensiones musculares en un plano puramente físico y libre de estrés, puedes utilizar esta técnica en cualquier ámbito de tu vida, pero si no lo has entrenado en lo simple, donde aún no toman demasiada importancia el cuerpo mental y el emocional, cuando estos entren en escena no vas a poder dominar la técnica y las emociones o pensamientos te van a llevar por delante y tomarán ellos el control de tu cuerpo. Mi recomendación si quieres que todo esto funciones, tanto los ejercicios de respiración para relajarte como lo de moverte entre tus límites buscando el crecimiento personal es …. PRACTICA YOGA Y MEDITACIÓN. NAMASTE🙏🏻

Un saludo!
Patricia Pérez.

Summary
Article Name
Relajarse en momentos de tensión
Description
En el artículo de hoy vamos a profundizar un pelin más en el Arte de no estresArte tratado de llevar ese autocontrol que logramos a través de la respiración a situaciones cotidianas del diario vivir, que es donde verdaderamente nos encontramos ante factores externos que nos generan una tensión real y es donde esta herramienta nos puede resultar de mayor utilidad. Aunque suene a cliché, el hecho de dominar el arte de la relajación en momentos de tensión nos permite superar nuestros límites. Y nuevamente voy a utilizar el Yoga como ejemplo para poder entender de forma sencilla esta idea que ya abordamos un poco por encima encima en entradas anteriores; pero quiero aclarar que no es solo de Yoga que va el artículo, va más bien sobre un concepto imprescindible en dicha práctica y que podemos, o más bien deberíamos, llevar también a nuestra vida cotidiana como herramienta de autocontrol y superación personal,...
Author
Publisher Name
La expansión de Ser
Publisher Logo
Compartir: