Es algo que todos conocemos muy bien, “del dicho al hecho hay mucho trecho” una cosa es decirlo y otra muy distinta hacerlo, verdad?… Cuantas veces nos hemos propuesto hacer cambios importantes en nuestra vida, o simples cambios de hábitos en nuestra rutina diaria, pero luego nos cuesta mucho llevarlo a cabo y más aún sostenerlo en el tiempo. ¿Y por qué si nos proponemos algo que supuestamente es para mejorar nuestro estilo de vida, nos cuesta tanto llevarlo a cabo?… si a fin de cuentas es lo que queremos! Pues la respuesta es muy sencilla, simplemente porque nuestra vida rutinaria está controlada por nuestro subconsciente, y por eso nos cuesta tan poco ponernos en piloto automático y desconectar mientras realizarnos alguna tarea rutinaria sin que eso imposibilite el realizar dicha tarea. Y ahí está el secreto para que algo que queremos cambiar o incorporar en nuestro estilo de vida pueda llevarse a cabo con éxito, algo que controlan muy bien los expertos en publicidad y ponen en práctica para vendernos la moto, luego vas al súper o a otros establecimientos y te ves comprando productos porque ese mensaje quedó anclado en tu subconsciente. Y digo yo, si a ellos les funciona… ¿por qué no utilizar la misma técnica para vendernos la moto a nosotros mismos?, por qué no utilizar la reiteración de mensajes para insertar en el subconsciente la idea de ese nuevo propósito, ya que a fin de cuentas es éste quien controla nuestra vida rutinaria. Piensa que cuando tomas una decisión de forma consciente es una parte de tu personalidad quien la toma, pero en realidad tenemos una personalidad multifacética lo cual genera muchos yoes gobernando nuestra cabeza, y estas diferentes facetas de nuestra personalidad dependen en gran medida de cómo tengamos los astros en nuestra carta natal. El Sol en un signo te afecta de un modo muy particular, la Luna, que puede que esté en otro muy distinto, va a tirar de ti en otra dirección marcando otro aspecto diferente en tu personalidad, otro yo muy distinto y lo mismo ocurre con todos los demás planetas, asteroides, puntos matemáticos,…etc. Y claro está, según el día,  nos vamos a ver más influenciados por unos astros que por otros. Todo esto crea esa riqueza multifacética que nos caracteriza a todos los humanos y a la vez nos diferencia a unos de otros, pero todo esto también genera que se acueste a dormir un yo y se levante otro diferente según esté la bóveda celeste haciendo conjunciones planetarias con nuestra carta natal. Y como esperar entonces que ese otro yo quiera lo mismo que el yo que predominó días antes y tomó una decisión en particular, en base a sus peculiares características. Es muy compleja la cosa, si cada yo quiere algo distinto, no?…  Así que si verdaderamente quieres realizar un cambio de hábito en tu vida, no te queda otra que venderle la moto a todos ellos, o al menos a unos cuantos yoes.

Y la clave principal para poder lograr esos nuevos objetivos que te propones es conseguir que esa información quede bien grabada en el subconsciente en diferentes días, y bajo diferentes facetas de tu personalidad. Y por eso es que funciona tan bien la terapia de hipnosis, pues ésta trabaja directamente sobre el subconsciente, y una vez entra la información ahí ya puede formar parte de tu diario vivir sin que te cueste un mayor esfuerzo llevarlo a cavo. Para ello la mente consciente debe de aquietarse o permanecer pasiva. Cuando nos ponemos a ver la tele solemos estar en ese estado a menos que algo nos preocupe, claro está, pero como estemos tranquilos, despreocupados y desconectemos del mundo que nos rodea para meternos de lleno en el argumento de lo que estemos viendo, ya está!!!! Te la meten sin que te des cuenta de ello. Cuanto más cómodo y relajadito estés más fácil es el acceso a tu subconsciente. Y la autoridad del subconsciente está por encima de todos los yoes y sus diferentes personalidades. Yo me levanto por la mañana y me tomo un buen café recién molido desde hace ya muchos años, forma parte de mi rutina diaria, vamos! eso es sagrado y lo respetan todos mis yoes, se despierte ese día mi personalidad, Marciana, Jupiteriana, Saturnina o Mercuriana,… Da igual!… Eso va a misa. Luego una vez arranca la jornada igual me puedo ver dominada por por algún yo en concreto que me hace reaccionar de una manera o de otra, pero todas aquellas cosas que forman parte de nuestra rutina son respetadas y eso es lo que marca la estabilidad en nuestro diario vivir, sino sería tal locura que ni nosotros mismos nos conoceríamos de un día para otro. Así que cuando quieras cambiar algo en tu vida, introducir un nuevo hábito, como también desprenderte de algún viejo hábito insano, no es suficiente el hecho de proponérselo y ya, pues la mente consciente no acepta fácilmente la sugestión, sin embargo si la orden llega del subconsciente, el consciente la asume. Ahí está la clave del éxito, sembrar primero la idea en el subconsciente y luego ir regándola y abonándola, para que eche buenas raíces y podamos así sostenerla en el tiempo.

Si es una cuestión de salud puedes buscar a un buen terapeuta, pero si es un simple cambio de hábito o realizar algo que siempre decimos de hacer y luego no lo logramos, entonces puedes realizar el ejercicio tu mismo entrando en estado de relajación profunda, o sea, en estado alfa, donde la mente subconsciente está abierta a la sugestión. Se puede ayudar uno con una buena música relajante, y una vez tenemos el cuerpo relajado y la mente calmada podemos repetirnos una frase a modo de mantra, o como un eslogan publicitario y es muy importante también que una vez hayas terminado de recitar tu mantra personal, vayas saliendo de ese estado de forma lenta y progresiva, para que la información que estamos metiendo quede bien anclada y no se escape al pasar a estado Beta. Antes de hacer la relajación piensa bien una frase sencilla que resuma lo que quieres, por ejemplo: dejaré las llaves en la entrada de la casa, dejaré de fumar, comeré más sano, bajaré de peso, haré Biogimnasia para la salud y el bienestar de mi cuerpo? y bueno, cada cual que busque su propio eslogan según sus necesidades para poder venderse la moto a sí mismo, y para que del dicho al hecho haya mucho menos trecho.

 

Un saludo!

Patricia Pérez

Summary
Description
Es algo que todos conocemos muy bien, "del dicho al hecho hay mucho trecho" una cosa es decirlo y otra muy distinta hacerlo, verdad?... Cuantas veces nos hemos propuesto hacer cambios importantes en nuestra vida, o simples cambios de hábitos en nuestra rutina diaria, pero luego nos cuesta mucho llevarlo a cabo y más aún sostenerlo en el tiempo. ¿Y por qué si nos proponemos algo que supuestamente es para mejorar nuestro estilo de vida, nos cuesta tanto llevarlo a cabo?... si a fin de cuentas es lo que queremos! Pues la respuesta es muy sencilla, simplemente porque nuestra vida rutinaria está controlada por nuestro subconsciente, y por eso nos cuesta tan poco ponernos en piloto automático y desconectar mientras realizarnos alguna tarea rutinaria sin que eso imposibilite el realizar dicha tarea. Y ahí está el secreto para que algo que queremos cambiar o incorporar en nuestro estilo de vida pueda llevarse a cabo con éxito, algo que controlan muy bien los expertos en publicidad y ponen en práctica para vendernos la moto
Author
Publisher Name
La expansión del Ser
Publisher Logo
Compartir: